El CNI cum­ple 40 años

DE ES­PIO­NA­JE ES­PA­ñOl

Tiempo - - TIEMPO -

El 4 de ju­lio de 1977, ha­ce 40 años, na­ció el ser­vi­cio se­cre­to es­pa­ñol moderno. Tras las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, el pre­si­den­te Adol­fo Suá­rez creó el Cen­tro Su­pe­rior de In­for­ma­ción de la De­fen­sa (Ce­sid) con la ba­se del Ser­vi­cio Cen­tral de Do­cu­men­ta­ción (Se­ced) y la in­te­li­gen­cia mi­li­tar, ubi­ca­da en el Al­to Es­ta­do Ma­yor. la idea fue del vi­ce­pre­si­den­te pa­ra Asun­tos de De­fen­sa, el te­nien­te ge­ne­ral Ma­nuel Gu­tié­rrez Me­lla­do, cu­yo nom­bre pre­si­de una sa­la de la se­de de la Ca­sa, co­mo se co­no­ce al ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia es­pa­ñol.

los arran­ques del nue­vo ser­vi­cio fue­ron muy ne­gros. Jo­sé Ma­ría Bour­gón fue nom­bra­do pri­mer di­rec­tor por la obli­ga­ción de po­ner al fren­te un ge­ne­ral. In­ten­ta­ron crear un ser­vi­cio a la ima­gen y se­me­jan­za de los oc­ci­den­ta­les, pe­ro les sa­lió uno mi­li­tar, sin mu­je­res ni ci­vi­les, y que si­guió de­di­cán­do­se a lo mis­mo que en el fran­quis­mo: el es­pio­na­je in­te­rior.

Bour­gón nun­ca se en­ten­dió con Gu­tié­rrez Me­lla­do. la go­ta que col­mó el va­so del des­en­cuen­tro se pro­du­jo el 4 de enero de 1979, tras el fu­ne­ral por el ge­ne­ral Cons­tan­tino Or­tín, ase­si­na­do por ETA. Un gru­po de mi­li­ta­res in­sul­tó a gri­tos al Go­bierno y Gu­tié­rrez Me­lla­do le pi­dió que los iden­ti­fi­ca­ra. Bour­gón se ne­gó: “No es­toy pa­ra es­piar a mis com­pa­ñe­ros”. Me­ses des­pués, apro­ve­chan­do su as­cen­so a ge­ne­ral de di­vi­sión, fue sus­ti­tui­do por Ge­rar­do Ma­ri­ñas Ro­me­ro. Es­te ge­ne­ral pa­só por el car­go sin cam­biar na­da, sin en­ten­der la ne­ce­si­dad de mo­der­ni­za­ción. Seis me­ses an­tes del gol­pe de Es­ta­do del 23 de fe­bre­ro de 1981 aban­do­nó el car­go y fue sus­ti­tui­do en fun­cio­nes por el coronel de In­fan­te­ría de Ma­ri­na Nar­ci­so Ca­rre­ras, que no se

Emi­lio Alon­so Man­glano, con 500 agen­tes, di­se­ñó una se­de pa­ra más de 2.000. Ha­ce tiem­po que se que­dó pe­que­ña: aho­ra hay 3.600

en­te­ró de los pre­pa­ra­ti­vos de la in­ten­to­na. Aún peor, no de­tec­tó que al­gu­nos de sus hom­bres ha­bían co­la­bo­ra­do en ella.

El Ce­sid que­dó des­pres­ti­gia­do an­te la so­cie­dad. Pa­ra re­con­du­cir­lo, el pre­si­den­te leo­pol­do Cal­vo So­te­lo se sal­tó la nor­ma de po­ner al fren­te a un ge­ne­ral y de­sig­nó al co­man­dan­te Emi­lio Alon­so Man­glano, un mo­nár­qui­co con pe­di­grí de­mo­crá­ti­co. No vol­vió a ves­tir el uni­for­me mi­li­tar, una mues­tra de la ci­vi­li­za­ción que pen­sa­ba im­plan­tar, y de­pu­ró a los sim­pa­ti­zan­tes de la ex­tre­ma de­re­cha, al tiem­po que conseguía au­men­tos de pre­su­pues­to. la mo­der­ni­za­ción ha­bía co­men­za­do. Pu­so su con­fian­za en hom­bres co­mo San­tia­go Bas­tos, en­car­ga­do de lu­char con­tra el gol­pis­mo, que más tar­de, en 1985, im­pi­die­ron que ase­si­na­ran a la Fa­mi­lia Real du­ran­te el des­fi­le de las Fuer­zas Ar­ma­das en la Co­ru­ña.

Man­glano se dio cuen­ta de que el ser­vi­cio de­bía con­tar con ci­vi­les del mundo uni­ver­si­ta­rio y los con­tra­tó al mis­mo tiem­po que fi­cha­ba mu­je­res que ha­bla­ran idio­mas pa­ra cu­brir pues­tos en In­te­li­gen­cia Ex­te­rior, el gran re­to que se le ave­ci­na­ba. A par­tir de 1984, creó un des­plie­gue que po­co a po­co ha lle­ga­do a la ma­yor par­te del mundo –hoy, el CNI tie­ne 70 de­le­ga­cio­nes–.

Ami­gos hAs­tA en el in­fierno

En el te­rreno in­ter­na­cio­nal, la osa­día de Man­glano al­can­zó co­tas im­pre­vi­si­bles. Su le­ma era que ha­bía que te­ner ami­gos has­ta en el in­fierno. En 1989 via­jó a Moscú, don­de es­ta­ble­ció re­la­cio­nes con Vla­di­mir Kriu­chov, el je­fe del KGB. los ser­vi­cios de es­pio­na­je de la OTAN se opu­sie­ron y mon­ta­ron la ma­ri­mo­re­na sin con­se­guir evi­tar­lo. Des­de en­ton­ces, la in­for­ma­ción del ser­vi­cio se­cre­to so­bre el nor­te de Áfri­ca, la­ti­noa­mé­ri­ca y al­gu­nas zo­nas de Orien­te Me­dio go­za de enor­me pres­ti­gio y es re­que­ri­da por mu­chos de sus co­le­gas.

Man­glano con­si­guió re­unir a sus hom­bres en una úni­ca se­de ins­ta­la­da en Ma­drid, en las pro­xi­mi­da­des de la A-6. Tan pre­vi­sor fue que le­van­tó cua­tro edi­fi­cios y de­jó pre­pa­ra­da la es­truc­tu­ra pa­ra le­van­tar un quin­to. Em­pe­zó con 500 agen­tes pe­ro pre­veía que a me­dio pla­zo po­drían lle­gar a más de 2.000. Sus cálcu­los se que­da­ron cor­tos: ac­tual­men­te son 3.600. Otro

de sus éxi­tos fue dar­se cuen­ta de que ne­ce­si­ta­ban me­dios téc­ni­cos pa­ra ha­cer fren­te al es­pio­na­je del fu­tu­ro. la uni­dad ope­ra­ti­va, que en 1981 de­pen­día de EEUU pa­ra co­lo­car mi­cró­fo­nos en las em­ba­ja­das o de un ex­per­to del Mos­sad pa­ra vio­lar ca­jas fuer­tes, ter­mi­nó sien­do au­to­su­fi­cien­te.

Tam­bién creó una uni­dad pa­ra in­ter­cep­tar lla­ma­das te­le­fó­ni­cas. Es­te te­ma se le es­ca­pó de las ma­nos a Man­glano cuan­do el je­fe de la uni­dad ope­ra­ti­va, Al­ber­to Pe­ro­te, aban­do­nó el Ce­sid y se lle­vó 1.200 mi­cro­fi­chas, que de­mos­tra­ban que ha­bían es­pia­do al Rey, a po­lí­ti­cos, pe­rio­dis­tas y em­pre­sa­rios. Co­mo con­se­cuen­cia de la de­nun­cia en la pren­sa, Man­glano di­mi­tió en 1995. Tras mo­der­ni­zar el ser­vi­cio y po­ner­lo a la al­tu­ra de los oc­ci­den­ta­les, co­me­tió el error de par­ti­ci­par en los asun­tos tur­bios de la época, en­tre ellos la gue­rra su­cia de los GAl. Pe­ro tec­no­ló­gi­ca­men­te, na­da le im­pi­dió dar los pri­me­ros pasos pa­ra sen­tar las ba­ses de lo que años des­pués se­ría la im­por­tan­te Di­vi­sión Téc­ni­ca.

Asu­mió en­ton­ces el man­do Fé­lix Mi­ran­da, un ge­ne­ral ho­nes­to que no en­ca­jó en un mundo tan com­pli­ca­do. El Go­bierno del PP de­sig­nó en 1996 a un ex­per­to en la ma­te­ria, el ge­ne­ral Ja­vier Cal­de­rón, que se en­zar­zó con agen­tes a los que ex­pul­só sin motivo, lo que pro­vo­có de­nun­cias en pren­sa re­la­cio­nán­do­le con el gol­pe del 23-F. Hi­zo po­cos pro­gre­sos so­bre lo cons­trui­do por Man­glano y su eta­pa pa­só sin pe­na ni glo­ria.

del ce­sid Al cni

El si­guien­te avan­ce im­por­tan­te lo dio en 2001 el nue­vo di­rec­tor, Jor­ge Dez­ca­llar. El so­lo he­cho de po­ner a un em­ba­ja­dor, un ci­vil, al fren­te del ser­vi­cio, su­pu­so una re­vo­lu­ción. Des­pués, en 2002, le­van­tó el Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI) y

Se­de del CNI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.