Al Ya­zi­ra y el em­bar­go

La pri­me­ra con­di­ción sau­dí pa­ra le­van­tar el blo­queo a Ca­tar es el cie­rre de la ca­de­na te­le­vi­si­va

Tiempo - - TIEMPO - Al­fon­so s. pa­lo­ma­res @as­pa­lo­ma­res

La de­ci­sión de Ara­bia Sau­dí, los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Bar­hein y Egip­to de rom­per las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas, eco­nó­mi­cas y co­mer­cia­les con Ca­tar en­ve­ne­nó to­da­vía más la ya de por sí irres­pi­ra-

Ara­bia Sau­dí pug­na por man­te­ner su he­ge­mo­nía en la zo­na fren­te a Irán, su enemi­go mor­tal

ble po­lí­ti­ca de Orien­te Me­dio. Se sus­pen­die­ron los vue­los co­mer­cia­les y los trans­por­tes ma­rí­ti­mos. Los mer­ca­dos que­da­ron pron­to des­abas­te­ci­dos por la an­sie­dad com­pra­do­ra que se pro­du­jo en los pri­me­ros días. Po­co a po­co fue­ron en­con­tran­do abas­te­ci­mien­to en otros mer­ca­dos, por aho­ra tie­nen di­ne­ro, pe­ro una cor­ti­na de hie­rro co­mo la que han pues­to so­bre el pe­que­ño país cau­sa­rá se­rios de­te­rio­ros.

Po­lí­ti­ca y re­li­gión

Una de­ci­sión tan agre­si­va por par­te de Ara­bia y El Cai­ro so­lo se com­pren­de si ana­li­za­mos el ten­so ma­pa po­lí­ti­co de la zo­na, don­de el Go­bierno sau­dí pug­na por la he­ge­mo­nía de la zo­na fren­te a su enemi­go mor­tal, Irán. Esta con­tien­da se mue­ve por cau­sas po­lí­ti­cas y sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos. Son dos teo­cra­cias, cada una a su ma­ne­ra, dos cen­tros de cada una de las dos gran­des ra­mas del is­lam, la chií y la su­ní: la su­ní tie­ne sus dos lu­ga­res sa­gra­dos en La Me­ca y Me­di­na; la chií, en la ciu­dad teo­ló­gi­ca de Qom, aun­que no se pue­da com­pa­rar su sa­cra­li­dad teo­ló­gi­ca con las dos ciu­da­des don­de pre­di­có y fun­dó el pro­fe­ta el is­lam. His­tó­ri­ca­men­te, en la cor­ta his­to­ria de la di­nas­tía Ara­bia Sau­dí mon­tó su po­der en una fe rí­gi­da ba­sa­da en el waha­bis­mo y ellos eran los de­po­si­ta­rios y cus­to­dios de la rec­ta in­ter­pre­ta­ción de Co­rán y los

ha­di­ches del pro­fe­ta. Aho­ra, a tra­vés de Ku­wait, los sau­díes y su blo­que le en­via­ron a Ca­tar las con­di­cio­nes pa­ra le­van­tar el blo­queo. Son tan dra­co­nia­nas que al­gu­nos por­ta­vo­ces ca­ta­ríes las con­si­de­ran to­tal­men­te inacep­ta­bles. A to­do es­to, les dan so­lo diez días pa­ra que pon­gan en prác­ti­ca sus des­me­su­ra­das exi­gen­cias. La pri­me­ra es el cie­rre de la ca­de­na de te­le­vi­sión Al Ya­zi­ra, el me­dio de co­mu­ni­ca­ción más po­ten­te que tie­ne el mundo árabe. Las otras son que rom­pa los la­zos con or­ga­ni­za­cio­nes is­la­mis­tas y que en­tre­gue a los opo­si­to­res po­lí­ti­cos de los paí­ses del blo­queo aco­gi­dos co­mo re­fu­gia­dos en Ca­tar. Tam­bién les exi­gen rom­per o por lo me­nos re­ba­jar sus re­la­cio­nes con Irán y ce­rrar la ba­se mi­li­tar cedida a Tur­quía. Rom­per re­la­cio­nes con Irán ten­dría con­se­cuen­cias muy le­si­vas pa­ra Ca­tar, ya que am­bos Es­ta­dos com­par­ten un im­por­tan­te ya­ci­mien­to de gas, una de las más importantes fuen­tes eco­nó­mi­cas del Emi­ra­to. un me­dio pro­pio Voy a de­te­ner­me en el sig­ni­fi­ca­do so­cial e in­for­ma­ti­vo de de Al Ya­zi­ra, ya que asis­tí a los pro­le­gó­me­nos de su na­ci­mien­to en unas reunio­nes de las Agen­cias Me­di­te­rrá­neas, don­de nos ex­pli­ca­ron las lí­neas bá­si­cas de lo que que­ría ha­cer el je­que Al Tha­ni en Ca­tar. El am­plio mundo árabe no te­nía nin­gún me­dio de co­mu­ni­ca­ción que ar­ti­cu­la­ra a to­dos los paí­ses ára­bes. So­lo las gran­des agen­cias in­ter­na­cio­na­les, en­tre ellas la es­pa­ño­la Efe, te­nían ca­pa­ci­dad de tras­la­dar una no­ti­cia de un país árabe a los otros. Es­tas gran­des agen­cias tam­bién les lle­va­ban a los ára­bes las noticias del res­to del mundo, unas noticias con­ta­das des­de la cul­tu­ra y vi­sión oc­ci­den­tal, por muy ob­je­ti­vos que qui­sie­ran ser.

Rom­per esta reali­dad fue el ob­je­ti­vo de Al Ya­zi­ra. Na­ció, se­gún ellos, pa­ra con­tar al mundo árabe las noticias que se pro­du­cían en sus geo­gra­fías y tam­bién al res­to del mundo. Ha­cían el re­la­to de los acon­te­ce­res del mundo árabe des­de el sen­ti­mien­to árabe y la cul­tu­ra mu­sul­ma­na. Con gru­pos te­rro­ris­tas tie­ne que ver mu­cho más Ara­bia Sau­dí que Ca­tar, sin de­cla­rar­la to­tal­men­te inocen­te a al­gu­nos ca­ta­ríes. Lo han con­ta­do des­de Al Ya­zi­ra, que tie­ne una vi­sión crí­ti­ca so­bre los Go­bier­nos ára­bes, es­pe­cial­men­te con el feu­da­lis­mo sau­dí.

Creo que Ca­tar no va a acep­tar el ul­ti­má­tum. Bus­ca­rá los abas­te­ci­mien­tos a tra­vés de Irán, Tur­quía y Ku­wait. Ve­re­mos.

Fo­to: NoUSHAD tek­kA­yil/eFe

Camellos blo­quea­dos en el pa­so de Abu Sam­ra, en­tre Ca­tar y Ara­bia Sau­dí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.