Turno de pa­la­bra

Tiempo - - TIEMPO - @ga­brie­lo­rria­ga

Ala sa­li­da del úl­ti­mo Con­se­jo Eu­ro­peo, una fo­to inusual sir­vió co­mo re­su­men icó­ni­co de la ac­tual si­tua­ción de la Unión. An­ge­la Merkel y Em­ma­nuel Ma­cron, po­san­do jun­tos, qui­sie­ron ex­pre­sar el re­lan­za­mien­to del eje fran­co-ale­mán y su vo­lun­tad de im­pul­sar al uní­sono los pró­xi­mos pasos del pro­yec­to de in­te­gra­ción eu­ro­peo. Sin em­bar­go, más allá de la ima­gen, las pre­ci­sio­nes fue­ron más que es­ca­sas. Que­dó apa­ren­te­men­te cla­ra la vo­lun­tad de mar­char de la mano pe­ro mu­cho me­nos la di­rec­ción en la que pre­ten­den avan­zar.

En bue­na me­di­da, la ima­gen de pa­re­ja se ex­pli­ca me­jor si nos fi­ja­mos en las au­sen­cias: la del Reino Unido, la del ami­go ame­ri­cano y, có­mo no, la de otros paí­ses cen­tra­les pa­ra el pro­yec­to eu­ro­peo, co­mo España e Ita­lia. Tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la re­cons­truc­ción de una Eu­ro­pa de­vas­ta­da fue pa­ra EEUU un ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas y de se­gu­ri­dad. En su di­se­ño ori­gi­nal, el Reino Unido es­ta­ba lla­ma­do a ser el mo­tor de ese pro­ce­so, pe­ro la úni­ca na­ción eu­ro­pea ver­da­de­ra­men­te alia­da y ven­ce­do­ra no qui­so, sin em­bar­go, asu­mir esa res­pon­sa­bi­li­dad. Las re­la­cio­nes bri­tá­ni­cas con la Eu­ro­pa con­ti­nen­tal han si­do siem­pre com­ple­jas, tu­mul­tuo­sas, en cier­ta me­di­da trá­gi­cas. Pe­ro, gus­te o no, la UE no es tal sin el ve­cino in­su­lar. Tras el bre­xit que­da una Eu­ro­pa mu­ti­la­da, co­ja en equi­li­brios in­ter­nos y dé­bil en su pro­yec­ción atlán­ti­ca. Ha­rá fal­ta mu­cha se­re­ni­dad, as­tu­cia e in­te­li­gen­cia pa­ra evi­tar que las ne­go­cia­cio­nes so­bre la sa­li­da del Reino Unido se con­vier­tan en un es­car­nio. Na­da nos per­ju­di­ca­ría más que un mal acuer­do de sa­li­da. No es por ellos, es por no­so­tros y por nuestro pro­yec­to eu­ro­peo.

La se­gun­da cla­ve pa­ra en­ten­der el mo­men­to que vi­ve Eu­ro­pa es la ac­ti­tud nor­te­ame­ri­ca­na, fra­gua­da mu­cho an­tes de la lle­ga­da del his­trió­ni­co Do­nald Trump. Mu­chos quie­ren ver en su ac­tual fal­ta de com­pro­mi­so un es­tí­mu­lo pa­ra la in­te­gra­ción, pe­ro sien­do un po­co sin­ce­ros y cau­tos po­co ca­be es­pe­rar de lo que se pue­da ha­cer so­bre la ba­se del aban­dono ajeno y no de las con­vic­cio­nes pro­pias. Ha­cer de la ne­ce­si­dad vir­tud es un vie­jo ada­gio no siem­pre po­si­ble. Por úl­ti­mo, re­sul­ta evi­den­te que pa­ra relanzar el pro­yec­to eu­ro­peo no ca­be ig­no­rar a la in­men­sa ma­yo­ría de sus protagonistas y de sus opi­nio­nes pú­bli­cas. Por pri­me­ra vez, el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo es un ac­tor po­lí­ti­co re­le­van­te en la ma­yor par­te de los paí­ses de la Unión. El eu­ro­peís­mo se per­ci­be có­mo una op­ción iz­quier­dis­ta en el nor­te del con­ti­nen­te y de­re­chis­ta en el Sur. Don­de la in­mi­gra­ción preo­cu­pa cre­ce la ex­tre­ma de­re­cha, pe­ro allí don­de la cri­sis ha te­ni­do un ma­yor cos­te so­cial el an­ti­eu­ro­peís­mo im­preg­na a la iz­quier­da. El PSOE de Pe­dro Sán­chez ilus­tra bien ese fe­nó­meno que rom­pe los con­sen­sos de la pos­gue­rra mun­dial y obli­ga­rá a re­for­mu­lar al­gu­nos ob­je­ti­vos.

El pro­yec­to eu­ro­peo de­be se­guir ocu­pan­do un lu­gar cen­tral en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, pe­ro eso so­lo se­rá po­si­ble si es­ta­ble­ce­mos al­gu­nos ob­je­ti­vos na­cio­na­les am­plia­men­te com­par­ti­dos. El fu­tu­ro de la Unión pa­sa por una Eu­ro­pa más in­te­gra­da en torno a un nú­me­ro me­nor de com­pe­ten­cias com­par­ti­das, más sen­si­ble a las opi­nio­nes pú­bli­cas na­cio­na­les, con una más in­ten­sa pro­yec­ción glo­bal, en lo eco­nó­mi­co y en las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad y de­fen­sa. Y re­quie­re mu­cho más una po­lí­ti­ca co­ral que fotos de pa­re­ja.

el pro­yec­to eu­ro­peo re­quie­re mu­cho más una po­lí­ti­ca co­ral que fotos de pa­re­ja co­mo la de Ma­cron y Merkel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.