Car­ta del di­rec­tor 4

Tiempo - - TIEMPO - Je­sús ri­va­sés di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Pe­dro Arrio­la, el pro­to­ase­sor de Ma­riano Ra­joy, es­tu­dió to­dos los de­ta­lles de la cam­pa­ña elec­to­ral que lle­vó a Bill Clin­ton a la Ca­sa Blan­ca en 1992, de don­de des­alo­jó a

Geor­ge Bush, el pri­mer Bush, que con sus éxi­tos en el fi­nal de la Gue­rra Fría y de la Gue­rra del Gol­fo Pér­si­co lle­gó a un his­tó­ri­co 90% de acep­ta­ción po­pu­lar y pa­re­cía im­ba­ti­ble en las ur­nas. Ja­mes Car­vi­lle, es­tra­te­ga de Clin­ton, dio con la cla­ve pa­ra de­rro­tar a Bush. Car­vi­lle lle­gó a la con­clu­sión de que su candidato de­be­ría cen­trar­se en asun­tos más re­la­cio­na­dos con la vi­da de los ciu­da­da­nos y sus ne­ce­si­da­des in­me­dia­tas y así na­ció el fa­mo­so es­lo­gan “¡la eco­no­mía, es­tú­pi­do!”, que co­lo­có en un car­tel en el cuar­tel elec­to­ral de Clin­ton.

Arrio­la, cuan­do la Gran Re­ce­sión aco­rra­ló al Go­bierno de un Jo­sé Luis

Ro­drí­guez Za­pa­te­ro que du­ran­te me­ses se em­pe­ñó en ne­gar­la, re­cor­dó a Ra­joy el es­lo­gan de Car­vi­lle y le con­ven­ció de que le lle­va­ría a La Mon­cloa, co­mo así fue. El lí­der del PP apos­tó to­do su ca­pi­tal po­lí­ti­co a “¡la eco­no­mía, es­tú­pi­do!” y el tiem­po y la per­se­ve­ran­cia le han da­do la ra­zón. La eco­no­mía es­pa­ño­la, en 2017, pue­de ro­zar un 4% de cre­ci­mien­to del PIB, al­go que ni los más op­ti­mis­tas hu­bie­ran aven­tu­ra­do ha­ce un par de años. La cri­sis em­pie­za a ser pa­sa­do, aun­que no to­dos la han su­pe­ra­do igual y mu­chos ha­yan per­di­do al­go por el ca­mino. El pa­ro se re­sis­te co­mo el pri­mer problema del país, pe­ro el nú­me­ro de des­em­plea­dos ha caí­do en ca­si dos mi­llo­nes de per­so­nas y España es pre­sen­ta­da aho- ra co­mo ejem­plo de su­pera­ción de la cri­sis en Eu­ro­pa, co­mo aca­ba de ha­cer­lo en Ma­drid el co­mi­sa­rio eu­ro­peo Pie­rre Mos­co­vi­ci, so­cia­lis­ta, que apro­ve­chó pa­ra en­tre­vis­tar­se con Pe­dro

Sán­chez y acon­se­jar­le que mi­da su gi­ro a la iz­quier­da pa­ra “no se­guir los pasos del so­cia­lis­mo fran­cés”, la­mi­na­do en las ur­nas.

Ra­joy es­tá or­gu­llo­so de sus éxi­tos eco­nó­mi­cos y con­fía en otro par de años de bo­nan­za co­mo ac­ti­vo con el que el PP –con él o con otro candidato– acu­da a las ur­nas. Vein­ti­cin­co años des­pués de la estrategia idea­da por Car­vi­lle pa­ra Clin­ton, ana­lis­tas y ex­per­tos no es­tán con­ven­ci­dos de que to­da­vía fun­cio­ne cuan­do los vien­tos eco­nó­mi­cos so­plan a fa­vor. Los vo­tan­tes es­pa­ño­les die­ron la ma­yo­ría a Ra­joy pa­ra sa­lir de la cri­sis, aun­que lue­go re­ne­ga­ran de las re­ce­tas apli­ca­das que, qui­zá, no eran las es­pe­ra­das. Aho­ra, con me­nos preo­cu­pa­cio­nes eco­nó­mi­cas –o con otras in­quie­tu­des, co­mo la ca­li­dad del em­pleo–, los éxi­tos eco­nó­mi­cos no ga­ran­ti­zan la vic­to­ria elec­to­ral.

Arrio­la lo sa­be y en el PP ha­ce tiem­po que al­gu­nos ya lo han per­ci­bi­do.

La European So­cial Sur­vey (SSS), una de las en­cues­tas eu­ro­peas más com­ple­tas pa­ra ana­li­zar las in­cli­na­cio­nes po­lí­ti­cas de los eu­ro­peos, y que en su úl­ti­ma olea­da en­tre­vis­tó a 40.185 per­so­nas en 21 paí­ses eu­ro­peos, ofre­ce da­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos ana­li­za­dos en España por Cai­xabank Re­search, el in­for­me eco­nó­mi­co de Cai­xabank, di­ri­gi­do por el eco­no­mis­ta je­fe de la en­ti­dad, En­ric Fer­nán­dez. El 51% de los en­cues­ta­dos que apo­yan op­cio­nes po­lí­ti­cas ex­tre­mas lo ha­cen por “fac­to­res so­cio­cul­tu­ra­les y de­mo­grá­fi­cos, co­mo por ejem­plo, el va­lor que da ese gru­po a los va­lo­res tra­di­cio-

na­les, la ac­ti­tud an­te los in­mi­gran­tes, la edad o la educación”. Y ape­nas un 20% ape­la a ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, al­go que co­lo­ca en cua­ren­te­na, pri­me­ro “la teo­ría de que la de­sigual­dad es la prin­ci­pal cau­sa del po­pu­lis­mo-ex­tre­mis­mo”, di­cen los ex­per­tos de Cai­xabank y, se­gun­do, que qui­zá lo de “¡la eco­no­mía, es­tú­pi­do!” ha de­ja­do de ser la re­ce­ta má­gi­ca de

Car­vi­lle un cuar­to de si­glo des­pués de su in­ven­ción, al me­nos en­tre vo­tan­tes cu­yos prin­ci­pa­les pro­ble­mas no son –o no lo per­ci­ben– los eco­nó­mi­cos. Mu­chos en el PP, pe­ro so­bre to­do sus ad­ver­sa­rios, des­de

Albert Ri­ve­ra has­ta Pe­dro Sán­chez o Pa­blo Igle­sias es­tán con­ven­ci­dos de que aho­ra se tra­ta de “¡la po­lí­ti­ca, es­tú­pi­do!”, otra vez. La prue­ba del al­go­dón es que to­dos cri­ti­can la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Ra­joy por­que es­tá en el ma­nual, pe­ro car­gan las tin­tas en otros asun­tos, co­mo la co­rrup­ción, con­ven­ci­dos de que las cri­sis eco­nó­mi­cas de­rri­ban Go­bier­nos, pe­ro que las épo­cas de bo­nan­za –más o me­nos per­ci­bi­da– no ga­ran­ti­zan vic­to­rias en las ur­nas, por­que en­ton­ces los ciu­da­da­nos vo­tan me­nos con la car­te­ra.

Los éxi­tos eco­nó­mi­cos –cre­cer al 4% es una ha­za­ña– de Ra­joy aca­ban de tro­pe­zar con un problema im­por­tan­te, la en­tra­da en es­ce­na de la que al­gu­nos lla­man, por su po­der efec­ti­vo, la Ter­ce­ra

Cá­ma­ra: el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que aho­ra, por una­ni­mi­dad, ha li­qui­da­do con una sen­ten­cia la uni­dad de mer­ca­do es­pa­ñol, al fa­llar con­tra el sis­te­ma de li­cen­cia úni­ca que per­mi­tía que las em­pre­sas ins­ta­la­das en una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma pue­dan ofre­cer sus ser­vi­cios o ven­der sus pro­duc­tos en otra sin so­me­ter­se a nue­vas exi­gen­cias bu­ro­crá­ti­cas. No ha pa­sa­do inad­ver­ti­da, pe­ro tam­po­co ha re­ci­bi­do mu­cha aten­ción. Los ma­gis­tra­dos del tri­bu­nal que pre­si­de Juan Jo­sé Gon­zá­lez Ri­vas sin du­da han si­do es­cru­pu­lo­sos en la in­ter­pre­ta­ción cons­ti­tu­cio­nal. Sin em­bar­go al­go chi­rría, por­que la sen­ten­cia es un torpe­do en la lí­nea de flo­ta­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, in­clu­so pa­ra Ca­ta­lu­ña, que fue la co­mu­ni­dad que pre­sen­tó el re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad con­tra la Ley de Uni­dad de Mer­ca­do, por­que aho­ra los pro­duc­tos y ser­vi­cios ca­ta­la­nes ne­ce­si­ta­rán au­to­ri­za­cio­nes en el res­to de España, su pri­mer mer­ca­do. “¡La po­lí­ti­ca, es­tú­pi­do!”, que ca­si siem­pre es eco­no­mía. “O no”, co­mo di­ría Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.