por la es­cua­dra

Tiempo - - TIEMPO - LUIS AL­GO­RRI fa­ce­book.com/lui­sal­go­rri

Aho­ra que es­ta­mos to­dos tran­qui­los, que no pa­sa na­da, que no hay más motivo de preo­cu­pa­ción que la tar­dan­za en reanu­dar­se la li­ga y que no hay su­fri­res pro­pios ni aje­nos que nos in­quie­ten (¿ver­dad?), va don Ja­vier Ma­rías, luz de don­de el sol la toma, y es­cri­be un ar­tícu­lo de los su­yos. Los lec­to­res de Ma­rías sa­ben muy bien qué quie­re de­cir esa cur­si­va.

Em­pie­za don Ja­vier –el cle­men­te, el mi­se­ri­cor­dio­so– ex­po­nien­do que el ci­ne es­pa­ñol de ha­ce veinte o trein­ta años fue muy de­ma­sia­da­men­te elo­gia­do por ra­zo­nes más po­lí­ti­cas que ar­tís­ti­cas. Muy bien, pue­de ser, no en­tran mu­chas ga­nas de po­ner­se a dis­cu­tir­lo aho­ra. De ahí pa­sa a ase­ve­rar que, en con­tra de lo que im­pul­sa una co­rrien­te que aho­ra mis­mo es tui­te­ra­men­te muy po­de­ro­sa, las mu­je­res que es­cri­ben, com­po­nen, pin­tan o ha­cen cual­quier co­sa se­me­jan­te no son ge­nia­les por el he­cho de ser mu­je­res, y su fal­ta de re­co­no­ci­mien­to no siem­pre se ha de­bi­do al ava­sa­lla­mien­to del pa­triar­ca­do he­te­ro­se­xis­ta y tal: eran ma­las y na­da más, co­mo tan­ta gen­te que an­da por ahí.

Y lue­go, por fin, Ma­rías –ben­dí­ga­le Dios y le dé su paz– di­ce lo que en reali­dad que­ría de­cir: “Fran­ca­men­te, me re­sul­ta im­po­si­ble sus­cri­bir que Glo­ria Fuer­tes fuese una grandísima poe­ta a la que de­be­mos to­mar muy en se­rio”.

Ya es­tá. Ya lo ha di­cho. Eso era to­do. A Ma­rías –la paz y la ora­ción es­tén con él– no le gus­ta Glo­ria Fuer­tes. O a lo me­jor sí. Qué más da eso. Lo que el escritor pre­ten­día, des­de lue­go, no era abrir un de­ba­te so­bre la poe­sía es­pa­ño­la con­tem­po­rá­nea, ni so­bre la crea­ti­vi­dad fe­me­ni­na, ni so­bre na­da en ab­so­lu­to, sino al­go mu­cho más sen­ci­llo y di­ver­ti­do: liar­la. Ti­rar una pie­dra a un char­co o un pe­tar­do a la ho­ra de la pre­sun­ta siesta. En eso Ja­vier Ma­rías –el Ala­ba­do y el Ma­jes­tuo­so– es un au­tén­ti­co es­pe­cia­lis­ta. No es el úni­co, des­de lue­go, por­que tam­bién es­tá Pé­rez Re­ver­te –no hay di­vi­ni­dad sal­vo Él, y en Él con­fia­mos–, pe­ro Ma­rías es un maes­tro que dis­fru­ta ha­cién­do­se el mal­di­to, el in­có­mo­do, el dís­co­lo, el en­fa­dao, el “de qué se tra­ta que me opon­go”. Es un es­pe­cia­lis­ta in­su­pe­ra­ble en ir en con­tra de la co­rrien­te, al­go que sue­le tra­du­cir­se en el man­te­ni­mien­to del res­col­do de la po­pu­la­ri­dad y que se es­tá vol­vien­do una ten­ta­ción irre­sis­ti­ble pa­ra mu­chos; por­que las co­rrien­tes, aho­ra, se mue­ven en los tre­me­da­les ce­na­go­sos del Twit­ter, y en­re­dar ahí es al­go que, si uno no le tie­ne mie­do a los en­jam­bres de avis­pas, pues mo­la. Es ver­dad que hay que te­ner mu­cho tiem­po li­bre: tan­to co­mo los pro­pios tui­te­ros, que mu­chos de ellos de­ben de vi­vir del ai­re o de la pa­ga se­ma­nal que les pa­san sus pa­dres, pe­ro mo­la.

Lo ha con­se­gui­do, na­tu­ral­men­te. A Ja­vier Ma­rías –de Él pro­vie­ne el sue­ño pla­cen­te­ro; la pe­sa­di­lla, de Sa­ta­nás– lo han pues­to a es­cu­rrir en la red del cuer­vo azul y en otras se­me­jan­tes, pe­ro con eso ya con­ta­ba el escritor. De eso se tra­ta­ba. De qué si no.

¿Ha­bría si­do Glo­ria Fuer­tes ca­paz de pa­rir al­go tan gran­de co­mo los Veinte

poe­mas de amor de Ne­ru­da? Muy pro­ba­ble­men­te no. ¿Se­ría ca­paz de ha­cer­lo Ma­rías? Pues hom­bre, pues tam­po­co. ¿Es ma­la la poe­sía de Glo­ria Fuer­tes? Pues eso es im­po­si­ble de­cir­lo: ya se en­car­ga­rán los si­glos de cri­bar quién pa­sa a la his­to­ria y quién no, co­mo su­ce­dió con Mo­zart, Gón­go­ra, Cer­van­tes, Goet­he, Ne­ru­da y con to­do bicho vi­vien­te... sal­vo con Ja­vier Ma­rías –el gran­dio­so, el to­le­ran­te, el Se­ñor del Trono Mag­ní­fi­co–. Es­te ya tie­ne ase­gu­ra­da la glo­ria. Aun­que sea la Glo­ria Fuer­tes. Me­nu­do es.

Lo que el escritor pre­ten­día no era abrir un de­ba­te so­bre la poe­sía y la mu­jer, sino al­go mu­cho más sen­ci­llo: liar­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.