emi­lio sa­ra­cho

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

El que ha si­do bre­ví­si­mo pre­si­den­te del Ban­co Po­pu­lar, Emi­lio Sa­ra­cho, no tu­vo tiem­po en sus tres me­ses al fren­te de la en­ti­dad de vi­si­tar per­so­nal­men­te nin­gu­na ofi­ci­na ni tam­po­co tra­tar con el per­so­nal de la red ban­ca­ria, más allá de su má­xi­mo res­pon­sa­ble. Sa­ra­cho, ade­más, ad­mi­tía sin nin­gún ti­po de ru­bor su fal­ta de co­no­ci­mien­to es­pe­cí­fi­co so­bre la ban­ca co­mer­cial. Sor­pren­den­te, por­que el ne­go­cio cen­tral del Ban­co Po­pu­lar siem­pre fue la ban­ca co­mer­cial y, den­tro de ella, la de em­pre­sas –so­bre to­do py­mes– que es lo que ha­cía a la en­ti­dad atrac­ti­va pa­ra otros ban­cos, so­bre to­do pa­ra el San­tan­der, que fue quien se lo que­dó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.