Los pro­ble­mas del gi­ro a la iz­quier­da de Sán­chez

Tiempo - - LA CRONICA - @one­to_p

Es­te mar­tes ha te­ni­do lu­gar la pri­me­ra reunión en el Con­gre­so de los Dipu­tados en­tre el re­no­va­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE,

Pe­dro Sán­chez, y el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias, en lo que pa­re­ce ser un re­ma­ke de to­dos aque­llos en­cuen­tros a tres ban­das en­tre PSOE, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos, con los que Sán­chez, des­pués de la ofer­ta real, in­ten­tó for­mar Go­bierno, al­go que frus­tró Pa­blo Igle­sias, me­ti­do en ple­na ope­ra­ción Sor­pas­so, una ope­ra­ción frus­tra­da que, to­da­vía, no le ha pa­sa­do fac­tu­ra.

Aho­ra el que más ha pre­sio­na­do pa­ra que la reunión se con­cre­ta­se, ha si­do, des­pués del anun­cio de Sán­chez de que iba a in­ten­tar un acuer­do a tres ban­das pa­ra sa­car a Ma­riano Ra­joy de La Mon­cloa, pre­ci­sa­men­te Igle­sias, que ha ve­ni­do insistiendo en que ha­bía que re­unir­se cuan­to an­tes pa­ra ha­blar de eco­no­mía, de plu­ri­na­cio­na­li­dad, de co­rrup­ción y, so­bre to­do, de “una ho­ja de ru­ta pa­ra sa­car al PP de las ins­ti­tu­cio­nes”. La prio­ri­dad de Sán­chez es un plan de res­ca­te a jó­ve­nes, pa­ra el que ya ha­bía de­sig­na­do a sus in­ter­lo­cu­to­res en el PSOE y, co­mo anun­ció en su dis­cur­so de cie­rre del 39º Con­gre­so Fe­de­ral lle­gar a un acuer­do con Ciu­da­da­nos y Po­de­mos pa­ra echar aba­jo gran par­te de la le­gis­la­ción que ha ve­ni­do apro­ban­do el PP du­ran­te su pri­mer man­da­to de ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

An­te ese re­ma­ke, Albert Ri­ve­ra, que es in­com­pa­ti­ble con Po­de­mos, ya ha anun­cia­do (y se lo ha vuel­to a re­pe­tir al di­ri­gen­te so­cia­lis­ta) que no va a en­trar en el “bu­cle” de Sán­chez, ni tie­ne in­te­rés en vol­ver al pa­sa­do. Di­ce que es­tá dis­pues­to a ha­blar con el PSOE de al­gu­nas me­di­das, co­mo la li­mi­ta­ción de los man­da­tos, la eli­mi­na­ción de los afo­ra­mien­tos o la re­for­ma de la Ley Elec­to­ral, en­tre otras, pe­ro na­da de “mo­cio­nes de cen­su­ra-es­pec­tácu­lo”, co­mo la que pre­sen­tó Igle­sias con el apo­yo de Com­pro­mís y Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC) que, efec­ti­va­men­te, co­mo es­pec­tácu­lo me­re­ció la pe­na, pe­ro que no sir­vió pa­ra na­da.

En el en­cuen­tro en­tre Sán­chez e Igle­sias, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE in­sis­tió en que no hay un pro­ce­so de “po­de­mi­za­ción” en su par­ti­do, sino la recuperación de unas se­ñas de iden­ti­dad que se ha­bían per­di­do y de un dis­cur­so de iz­quier­das del que mu­chos di­ri­gen­tes del par­ti­do se ha­bían ol­vi­da­do. Lo des­ta­có el día de la clau­su­ra del con­gre­so, de­lan­te de gran­des pan­car­tas que re­cor­da­ban que el PSOE es la iz­quier­da (“So­mos la iz­quier­da”) y que su prin­ci­pal ob­je­ti­vo es ter­mi­nar con el Go­bierno de Ra­joy con la crea­ción de un nue­vo es­pa­cio con­tan­do con el apo­yo de Po­de­mos y Ciu­da­da­nos. Sán­chez, que ha pro­me­ti­do a los in­dig­na­dos del 15-M que sus pe­ti­cio­nes de re­ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca se­rán es­cu­cha­das, ha ase­gu­ra­do que ba­jo nin­gún con­cep­to apo­ya­rá el re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia ca­ta­lán. “Va­mos a ha­cer una opo­si­ción de Es­ta­do, va­mos a es­tar con el Es­ta­do, pe­ro no con es­te Go­bierno. Ra­joy de­be te­ner­lo cla­ro: es­ta­re­mos fren­te a es­te Go­bierno, que co­rrom­pe to­do lo que to­ca, em­pe­zan­do por la Cons­ti­tu­ción”. Su pro­pues­ta es la re­for­ma fe­de­ral, co­mo so­lu­ción al ac­tual con­flic­to: “De­fen­de­mos que España es una na­ción de na­cio­nes

el nue­vo dis­cur­so del se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Psoe des­con­cier­ta no so­lo a am­plios sec­to­res de su pro­pio par­ti­do, sino a des­ta­ca­dos lí­de­res eu­ro­peos

con una úni­ca so­be­ra­nía, la del con­jun­to del pue­blo es­pa­ñol”. Al­go di­fí­cil de ex­pli­car sin en­trar en con­flic­to con el es­pí­ri­tu de la pro­pia Cons­ti­tu­ción.

Ese dis­cur­so ha des­con­cer­ta­do al sec­tor his­tó­ri­co del par­ti­do, el que apos­tó por Su­sa­na Díaz en las pri­ma­rias pa­ra la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del par­ti­do y, tam­bién hay que de­cir­lo, a la ma­yo­ría del gru­po par­la­men­ta­rio, do­mi­na­do por el su­sa­nis­mo, pe­ro que, por dis­ci­pli­na, vo­ta­ba co­mo res­pon­sa­ble del gru­po par­la­men­ta­rio a la ma­gis­tra­da en ex­ce­den­cia Mar­ga­ri­ta Ro­bles, una de las per­so­nas más cer­ca­nas a Sán­chez, que se ha re­fu­gia­do en los que él con­si­de­ra más lea­les, los que le han acom­pa­ña­do en la tra­ve­sía del de­sier­to y los que, aun abs­te­nién­do­se en la in­ves­ti­du­ra de Ra­joy, si­guie­ron a su la­do, fren­te a los ba­ro­nes y al apa­ra­to que ter­mi­nó con él un 1 de oc­tu­bre na­da glo­rio­so en la his­to­ria del par­ti­do.

Es­te nue­vo dis­cur­so, que res­pon­de a un gi­ro a la iz­quier­da con el que Sán­chez pre­ten­de re­cu­pe­rar un mi­llón y me­dio de vo­tan­tes so­cia­lis­tas que se han pa­sa­do a Po­de­mos, ya ha pro­du­ci­do al­gún que otro con­flic­to al ir se­gui­do de de­ci­sio­nes co­mo el re­pen­tino gi­ro que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral ha da­do res­pec­to al tra­ta­do CECA, en­tre la UE y Ca­na­dá, que ha di­vi­di­do a los eu­ro­par­la­men­ta­rios es­pa­ño­les que ya ha­bían vo­ta­do a fa­vor, a los par­la­men­ta­rios que ha­bían da­do su vis­to bueno en la Co­mi­sión de Ex­te­rio­res en el Con­gre­so de los Dipu­tados y a los má­xi­mos res­pon­sa­bles de Bru­se­las, des­con­cer­ta­dos por un cam­bio de opi­nión que no lle­ga­ban a en­ten­der.

El des­con­cier­to era más que no­ta­ble en el co­mi­sa­rio de Asun­tos Eco­nó­mi­cos y Fi­nan­cie­ros, Pie­rre

Mos­co­vi­ci, que se tras­la­da­ba a Ma­drid pa­ra con­ven­cer a Sán­chez de que el CECA es el “acuer­do co­mer­cial más pro­gre­sis­ta que se ha fir­ma­do nun­ca”. Lo úni­co que conseguía Mos­co­vi­ci es que el vo­to no fuese un “no”, sino una sim­ple abs­ten­ción, en tan­to el res­pon­sa­ble so­cia­lis­ta si­gue des­con­fian­do de un tra­ta­do que se ha de­ba­ti­do muy en se­cre­to, en cu­yas 1.600 pá­gi­nas so­lo hay cua­tro so­bre nues­tros de­re­chos me­dioam­bien­ta­les y que con­tie­ne di­fe­ren­cias “en el mo­do de re­so­lu­ción de las dispu­tas, en el des­equi­li­brio en la pro­tec­ción de los de­re­chos la­bo­ra­les fren­te a los in­ver­so­res y en la au­sen­cia de pe­na­li­za­cio­nes en la vio­la­ción al tra­ta­do”.

Pe­ro co­mo ya ha anun­cia­do el por­ta­voz del par­ti­do, Ós­car Puen­te, al­cal­de de Va­lla­do­lid, ha­brá mu­chos más cam­bios... por­que es­to no ha he­cho más que em­pe­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.