Ro­bots: ami­gos y enemi­gos

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

lo sen­sa­to es pen­sar que se­re­mos ca­pa­ces de uti­li­zar la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en nuestro be­ne­fi­cio

Les su­gie­ro una vi­si­ta a la ex­po­si­ción so­bre ro­bots que per­ma­ne­ce­rá to­da­vía un tiem­po en el Par­que de las Cien­cias de Gra­na­da. A lo lar­go de un su­ge­ren­te re­co­rri­do po­drán com­pro­bar que, des­de ha­ce mu­cho tiem­po, no so­lo es­ta­mos ro­dea­dos de má­qui­nas ro­bó­ti­cas, sino que las lle­va­mos en el in­te­rior de nuestro cuer­po. Des­de sus orí­ge­nes el ser hu­mano in­ven­tó he­rra­mien­tas pa­ra cor­tar, gol­pear o ca­zar. Se hi­cie­ron más so­fis­ti­ca­das cuan­do los grie­gos, ha­ce más de 2.000 años, in­ves­ti­ga­ban con la fuer­za del va­por del agua, aun­que las pri­me­ras má­qui­nas em­pe­za­ron a fun­cio­nar en el si­glo XVIII. Mu­cho an­tes, Leo­nar­do da Vin­ci ya so­ña­ba con vo­lar e ins­pi­rán­do­se en el mundo na­tu­ral in­ven­tó un pla­nea­dor cu­yo mo­de­lo apa­re­ce en esta ex­po­si­ción. Te­lé­gra­fos, re­lo­jes, im­pre­so­ras, fo­nó­gra­fos, mo­to­res di­ver­sos, ar­mas bé­li­cas... has­ta que apa­re­cen los pri­me­ros ro­bots in­dus­tria­les que sus­ti­tu­yen el tra­ba­jo de las per­so­nas. A par­tir de ese mo­men­to nos entra el pá­ni­co. Re­sul­ta in­quie­tan­te la ame­na­za que su­po­ne el avan­ce im­pa­ra­ble de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial por­que pue­de aca­bar con mi­llo­nes de em­pleos. En la so­cie­dad fic­ti­cia que se ha re­crea­do en no­ve­las, có­mics, se­ries te­le­vi­si­vas, vi­deo­jue­gos o pe­lí­cu­las fan­tás­ti­cas ca­si siem­pre se con­tem­pla que los ro­bots hu­ma­noi­des o al­go más com­ple­jos aún co­mo son los cí­borg, cria­tu­ras com­pues­tas por ele­men­tos or­gá­ni­cos y me­ca­nis­mos ci­ber­né­ti­cos, lle­guen a do­mi­nar lo que que­de de nues­tra es­pe­cie. So­mos ya un po­co mez­cla de am­bas co­sas. Cual­quier per­so­na que lle­ve un mar­ca­pa­sos o un brazo ro­bó­ti­co es ya un cí­borg.

De no­so­tros de­pen­de que el fu­tu­ro in­me­dia­to se con­vier­ta en dis­to­pía o en uto­pía. Si no so­mos pre­ca­vi­dos y de­ja­mos que au­men­ten las ti­ra­nías más di­ver­sas, es po­si­ble que la so­cie­dad in­vo­lu­cio­ne, se vuel­va dis­tó­pi­ca, in­de­sea­ble y se con­vier­ta en un mundo or­we­lliano don­de el gran her­mano nos vi­gi­la, ma­ne­ja y es­cla­vi­za. Al con­tra­rio, si nos es­for­za­mos en me­jo­rar, lo pro­ba­ble es que la uto­pía se ha­ga reali­dad y cada vez exis­tan más li­ber­ta­des y de­re­chos con­so­li­da­dos. Lo sen­sa­to es pen­sar que se­re­mos ca­pa­ces de uti­li­zar la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en nuestro pro­pio be­ne­fi­cio, pa­ra que los in­ven­tos ci­ber­né­ti­cos nos li­be­ren de los tra­ba­jos más pe­sa­dos, mo­nó­to­nos y pe­li­gro­sos, que nos sir­van de entretenimiento y nos pro­por­cio­nen las so­lu­cio­nes te­ra­péu­ti­cas más avan­za­das. Ten­dre­mos jor­na­das la­bo­ra­les re­du­ci­das y mu­cho tiem­po li­bre, no hay du­da, pe­ro ese era el sue­ño de men­tes pri­vi­le­gia­das. El fi­ló­so­fo Ber­trand Rus­sell es­ta­ba con­ven­ci­do de que si la jor­na­da la­bo­ral fue­ra de cua­tro ho­ras, el tra­ba­jo se re­par­ti­ría en­tre to­dos, no ha­bría pa­ro, apren­de­ría­mos a dis­fru­tar del ocio y se­ría­mos más fe­li­ces. Lean su Elo­gio de la ocio­si­dad. Mu­chos di­rán que la gen­te no sa­be có­mo em­plear el tiem­po li­bre, pe­ro ese de­fec­to se podría re­me­diar con una educación ade­cua­da des­de la in­fan­cia. So­lo aña­dir dos pe­que­ños de­ta­lles: ten­dría­mos que dis­fru­tar de una ren­ta bá­si­ca y pen­sar en la po­si­bi­li­dad de que los ro­bots pa­guen im­pues­tos a tra­vés de las em­pre­sas que se be­ne­fi­cian de ellos. La mag­ní­fi­ca ex­po­si­ción a la que me re­fe­ría en las pri­me­ras lí­neas da pa­ra pen­sar to­do es­to y mu­cho más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.