EL JOVEN NIETZS­CHE

Tiempo - - Mundo - Juan Bo­lea

En los tex­tos de Nietzs­che ca­si siem­pre hay al­go con­mo­ve­dor, que tal vez, no sé, ten­ga que ver con su lu­ci­dez, des­me­su­ra, in­de­fen­sión o arro­gan­cia. Pe­ro de una ma­ne­ra mu­cho más inocen­te aún que su utó­pi­co su­per­hom­bre me han con­mo­vi­do las pri­me­ras y un tan­to tó­pi­cas pá­gi­nas que es­cri­bió, sus tem­pra­nos dia­rios, pen­sa­mien­tos y poe­mas re­co­gi­dos por el se­llo Val­de­mar (con pró­lo­go, tra­duc­ción y no­tas de Luis Fer­nan­do Mo­reno) en el vo­lu­men ti­tu­la­do De mi vi­da. Es­cri­tos au­to­bio­grá­fi­cos de ju­ven­tud (18561869), que aca­ba de re­edi­tar­se, de­bi­do a su in­te­rés.

“Na­cí en Röc­ken, jun­to a Lüt­zen, el 15 de oc­tu­bre de 1844, y en san­to bau­tis­mo re­ci­bí el nom­bre de Fie­drich Wil­hem. Mi pa­dre era pre­di­ca­dor de es­te lu­gar, y tam­bién de los pue­blos ve­ci­nos de Mi­chlitz y Both­feld. ¡El mo­de­lo per­fec­to de un clé­ri­go ru­ral!”. De es­te mo­do, con el fil­tro de una pro­sa in­ge­nua y lim­pia fluían los sen­ti­mien­tos hu­ma­nos y di­vi­nos de un jo­ven­cí­si­mo Nietzs­che, un ni­ño, prác­ti­ca­men­te, muy dis­tan­te aún de la ilu­mi­na­ción de fi­lo­so­fía sal­va­je que alum­bra­ría su sen­da has­ta Za­ra­tus­tra o Ec­ce Ho­mo. Su pre­coz e ins­pi­ra­da sen­si­bi­li­dad po­dría es­tar aún, a la ma­ne­ra de Dau­det, re­fle­jan­do el hu­ma­ni­ta­rio co­ra­zón de un Dic­kens.

En la reali­dad, los ele­men­tos me­lo­dra­má­ti­cos abo­na­rían muy pre­ma­tu­ra­men­te la vi­da de Fie­drich. Cuan­do so­lo con­ta­ba cua­tro años, una do­len­cia ce­re­bral obli­ga­ba a su pa­dre a aban­do­nar es­te mun­do. El fu­tu­ro fi­ló­so­fo echó mu­cho en fal­ta al pas­tor so­brio y se­rio que fue su digno pro­ge­ni­tor, sin que nos sea po­si­ble elu­ci­dar si pen­só en él cuan­do en sus es­cri­tos de madurez arre­me­te­ría con­tra la cas­ta re­li­gio­sa, con­tra los sa­cer­do­tes ado­ra­do­res del Cru­ci­fi­ca­do, ba­jo cu­yo le­ño­so sím­bo­lo aca­ba­ría pren­dien­do la ho­gue­ra de sus ideas.

La muer­te del pa­dre lo mar­có tan freu­dia­na­men­te que Fie­drich tu­vo un mons­truo­so sue­ño: el pas­tor sa­lía de la tum­ba en­vuel­to en su mor­ta­ja, rap­ta­ba a su hi­jo me­nor, al pe­que­ño Jo­seph, her­mano de Fie­drich, y se lo lle­va­ba al se­pul­cro. Trá­gi­ca pre­mo­ni­ción: al día si­guien­te, su her­ma­ni­to Jo­seph fa­lle­ce­ría de un sín­co­pe, de­ján­do­le a so­las en la vi­da con su her­ma­na Lis­beth y su ma­dre, quie­nes le acom­pa­ña­rían el res­to de su exis­ten­cia en su triple fun­ción de pa­rien­tes, en­fer­me­ras y cen­so­ras.

Tras la in­fan­cia en Naum­burg ven­drían la rí­gi­da es­cue­la de Pfor­ta y la ex­qui­si­ta Uni­ver­si­dad de Leipzig, dos cen­tros de for­ma­ción que vie­ron pa­sar al Nietzs­che es­tu­dian­te y ar­ti­lle­ro, buen na­da­dor, me­jor ale­mán, poe­ta a ra­tos y fre­cuen­ta­dor de ca­fés y de la mú­si­ca de Wag­ner, al fi­ló­lo­go, es­pe­cia­lis­ta en Teog­nis de Me­ga­ra, Es­qui­lo y tan­tos otros au­to­res clá­si­cos, y al ex­tra­or­di­na­rio es­cri­tor, ému­lo de Emer­son y Scho­pen­hauer, cu­yos en­sa­yos le in­flu­ye­ron de­ci­si­va­men­te, tan­to co­mo su bá­si­co y ju­ve­nil amor ha­cia Goet­he y Schi­ller.

Un tes­ti­mo­nio au­to­bio­grá­fi­co im­pres­cin­di­ble pa­ra co­no­cer me­jor a quie­nes mu­chos si­guen lla­man­do An­ti­cris­to.—

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.