Hi­tos de una vi­si­ta his­tó­ri­ca

El ce­re­mo­nial de la Cor­te de Saint Ja­mes es úni­co por su pom­pa y tra­di­ción. Des­ta­ca­mos los he­chos más lla­ma­ti­vos de la vi­si­ta

Tiempo - - Actualidad - por Luis Re­yes

EL RE­CI­BI­MIEN­TO

La rei­na de In­gla­te­rra da­rá la bien­ve­ni­da a Fe­li­pe VI y Le­ti­zia en Hor­se Guards Pa­ra­de, la gran ex­pla­na­da que hay en­tre Hor­se Guards (cuar­tel ge­ne­ral del ejér­ci­to) y el par­que de Saint Ja­mes, en cu­ya otra pun­ta es­tá el pa­la­cio de Buc­king­ham. Des­de tiem­pos de Jor­ge III, en el si­glo XVIII, se ce­le­bra aquí el cum­plea­ños del so­be­rano rei­nan­te con la ce­re­mo­nia mi­li­tar más bri­llan­te de la tem­po­ra­da, el Troo­ping the Co­lour. Lue­go Isa­bel II y los Re­yes de Es­pa­ña irán en ca­rro­za has­ta el pa­la­cio de Buc­king­ham, un re­co­rri­do cor­to –por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad– pe­ro muy hermoso, que atra­vie­sa to­do el par­que de Saint Ja­mes. Se­gu­ra­men­te usa­rán el “úl­ti­mo mo­de­lo” de las ca­rro­zas reales, la del Ju­bi­leo del Dia­man­te de 2012, un vehícu­lo re­la­ti­va­men­te so­brio den­tro del lu­jo, en cu­ya cons­truc­ción se ha uti­li­za­do des­de ma­de­ra del man­zano ba­jo el cual New­ton des­cu­brió la ley de gra­vi­ta­ción uni­ver­sal, has­ta par­tes de un bom­bar­de­ro de la Segunda Gue­rra Mun­dial, ta­pi­za­da con bro­ca­do dorado de se­da de Sud­bury y con una sus­pen­sión dig­na

Roy­ce.— de un Rolls

EL ALO­JA­MIEN­TO

Los Re­yes de Es­pa­ña van a ocu­par al­guno de los 52 “dor­mi­to­rios reales” del pa­la­cio de Buc­king­ham, aun­que no se es­pe­ci­fi­ca cuál por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad. An­tes de que el pa­la­cio se blin­da­se su se­gu­ri­dad era ri­dí­cu­la. En 1982 un lo­co lla­ma­do Mi­chael Fla­gan se in­tro­du­jo en el dor­mi­to­rio de Isa­bel II a me­dia­no­che, y el ser­vi­cio tar­dó 20 mi­nu­tos en acu­dir a las lla­ma­das de la rei­na, que con­tem­po­ri­zó con el in­tru­so con una char­la tri­vial.

El pa­la­cio fue com­pra­do por Jor­ge III al du­que de Buc­king­ham en el si­glo XVIII pa­ra su joven es­po­sa, por lo que fue co­no­ci­do co­mo pa­la­cio de la Rei­na. Aquí to­có el piano Mo­zart de ni­ño, aun­que es más co­no­ci­do co­mo es­ce­na­rio de mo­men­tos his­tó­ri­cos. En 1939 se mon­tó un es­tu­dio de ra­dio pa­ra que Jor­ge VI se di­ri­gie­se por pri­me­ra vez al país al de­cla­rar­se la gue­rra a Ale­ma­nia, y cuan­do ter­mi­nó la con­tien­da los re­yes, acom­pa­ña­dos por Chur­chill, sa­lie­ron a su gran bal­cón pa­ra ce­le­brar la vic­to­ria con el pue­blo de Lon­dres. La fu­tu­ra Isa­bel II, con su her­ma­na la prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta, re­ci­bió per­mi­so pa­ra mez­clar­se con la mul­ti­tud, la úni­ca oca­sión en que se le per­mi­tió ser una per­so­na co­rrien­te. Aun­que ese bal­cón es aho­ra más fa­mo­so por­que es don­de sa­lu­dan los no­vios de las bo­das reales.

Buc­king­ham, un ma­mo­tre­to de 775 ha­bi­ta­cio­nes, con 19 sa­lo­nes de Es­ta­do y 92 ofi­ci­nas de la ad­mi­nis­tra­ción real, es con­si­de­ra­do por la rei­na “su des­pa­cho” más que su ca­sa. Des­de ha­ce 64 años re­ci­be aquí al pri­mer mi­nis­tro to­das las se­ma­nas, ella sen­ta­da y el go­ber­nan­te de pie. Pa­ra los tu­ris­tas es el pun­to más im­por­tan­te de la vi­si­ta a Lon­dres, por el re­le­vo de la guar­dia, pe­ro tam­bién fue es­co­gi­do por el pue­blo in­glés pa­ra ren­dir ho­me­na­je a la prin­ce­sa Diana cuan­do mu­rió en ac­ci­den­te, en­te­rran­do sus ver­jas con flores y car­tas.

HO­ME­NA­JE DE LO­RES Y CO­MU­NES

El pa­la­cio de West­mins­ter que al­ber­ga la Cá­ma­ra de los Lo­res y la de los Co­mu­nes, es un edi­fi­cio neo­gó­ti­co del XIX, pe­ro el Par­la­men­to bri­tá­ni­co tie­nes orí­ge­nes me­die­va­les, y el par­la­men­ta­ris­mo in­glés es el sis­te­ma político que ha ser­vi­do de ejem­plo a to­das las de­mo­cra­cias del mun­do, al­can­zan­do su for­mu­la­ción ac­tual en el si­glo XVII. Don Fe-

li­pe ha­bla­rá a lo­res y co­mu­nes en la Ro­yal Ga­llery, la sa­la más es­pa­cio­sa del edi­fi­cio, lo que per­mi­te que asis­tan los miem­bros de las dos Cá­ma­ras.

Aquí se ce­le­bran las fies­tas, pe­ro tam­bién los jui­cios de los lo­res, co­mo el fa­mo­so del con­de Rus­sell por bi­ga­mia en 1901. La Ro­yal Ga­llery es­tá muy vin­cu­la­da a las dos gue­rras mun­dia­les, en ella se di­ri­gió a lo­res y co­mu­nes Jor­ge V al ter­mi­nar la Pri­me­ra, y Jor­ge VI al fi­nal de la Segunda. Hay una vi­tri­na con los nom­bres de los 408 lo­res caí­dos en am­bos con­flic­tos, y un blo­que de ma­de­ra del em­bar­ca­de­ro de eva­cua­ción de Dun­quer­que.

El Rey de Es­pa­ña lle­ga­rá por el Pór­ti­co Nor­man­do, la puer­ta es­pe­cial que uti­li­za Isa­bel II cuan­do pre­si­de la aper­tu­ra de una le­gis­la­tu­ra, y se­rá re­ci­bi­do por el lord Gran Cham­be­lán, el mar­qués de Chol­mon­de­ley. La Hou­sehold Ca­valry (guar­dia real a ca­ba­llo) cu­bri­rá la es­ca­le­ra de en­tra­da, y sus trom­pe­tas to­ca­rán una fan­fa­rria cuan­do don Fe­li­pe ac­ce­da a la Ro­yal Ga­llery, pre­ce­di­do por el lord Can­ci­ller en to­ga de ra­so y gran pe­lu­ca del si­glo XVII. Es­col­ta­do por los Yeo­men of the Guard, un cuer­po de veteranos que lu­cen las mis­mas li­breas ro­jas de tiem­pos de En­ri­que VIII y van ar­ma­dos de ala­bar­das, don Fe­li­pe di­ri­gi­rá la pa­la­bra a sus se­ño­rías en es­pa­ñol y en in­glés.

VI­SI­TAS DE COR­TE­SÍA

La pri­me­ra vi­si­ta que ha­gan los Re­yes de Es­pa­ña se­rá a un

a so­lo unos cien­tos de me­tros del pa­la­cio de Buc­king­ham, el prín­ci­pe Carlos de Ga­les, que vi­ve en Cla­ren­ce Hou­se. Es­ta man­sión real del XIX, más fa­mi­liar que un pa­la­cio, fue re­si­den­cia de la rei­na Ma­dre has­ta que fa­lle­ció con 102 años en 2002, y fue ele­gi­da por Carlos pa­ra ho­gar de su se­gun­do ma­tri­mo­nio con Ca­mi­lla Par­ker-Bow­les por­que no tie­ne nin­gu­na vin­cu­la­ción con Diana, con quien vi­vió en el pa­la­cio de Ken­sing­ton.

Al día si­guien­te Fe­li­pe y Le­ti­zia le ren­di­rán ho­me­na­je al Sol­da­do Des­co­no­ci­do, cu­ya tum­ba es una lá­pi­da bor­dea­da de ama­po­las ro­jas en el sue­lo de la aba­día de West­mins­ter. Apro­ve­cha­rán pa­ra vi­si­tar el más his­tó­ri­co tem­plo del país, don­de se co­ro­na a los re­yes de In­gla­te­rra des­de ha­ce ca­si mil años. Des­de allí se irán a al­mor­zar con la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May al cer­cano nú­me­ro 10 de Dow­ning Street, el pe­que­ño edi­fi­cio que es re­si­den­cia y ofi­ci­na de los pri­me­ros mi­nis­tros des­de 1732, que no ha cam­bia­do ca­si na­da des­de el si­glo XVIII.

EL BAN­QUE­TE

Los pre­pa­ra­ti­vos del ban­que­te en el pa­la­cio de Buc­king­ham em­pe­za­ron ha­ce un año, con la lis­ta de 150 in­vi­ta­dos, ca­da uno de los cua­les re­ci­bi­rá un li­bri­to con el me­nú, el pro­gra­ma mu­si­cal y su lu­gar en la me­sa en for­ma de he­rra­du­ra. Ha­ce cua­tro me­ses co­men­zó a lim­piar­se el grand ser­vi­ce de Jor­ge IV, 5.500 pie­zas de pla­ta do­ra­da, y la cris­ta­le­ría de la co­ro­na­ción de Isa­bel II, 2.500 co­pas en cris­tal de Stour­brid­ge, una fá­bri­ca que pro­du­ce el me­jor cris­tal de In­gla­te­rra des­de el si­glo XVII. Ca­da co­pa lle­va gra­ba­do el mo­no­gra­ma de la rei­na “EIIR” (Eli­za­beth II Regina).

Cin­co días an­tes del ban­que­te se po­ne la me­sa, con man­te­les de lino, y el lu­nes el Yeo­man of the Glass and

Chi­na Pantry (Guar­dia de la des­pen­sa del cris­tal y la por­ce­la­na) em­pe­za­rá a do­blar ser­vi­lle­tas. La va­ji­lla de por­ce­la­na de Tour­nay del si­glo XVIII, co­pas y cu­bier­tos se co­lo­ca­rán a par­tir de las 8 de la ma­ña­na del mis­mo día. Sie­te cu­bier­tos do­ra­dos por co­men­sal, mi­dien­do con una re­gla es­pe­cial que ha­ya 18 pul­ga­das exac­tas en­tre el cu­chi­llo y el te­ne­dor. El mis­mo ri­gor se si­gue en la co­lo­ca­ción de la si­lle­ría del XVIII. El pun­to fi­nal se­rá la ins­pec­ción de Isa­bel II, que tie­ne ojo de lin­ce pa­ra cual­quier pie­za mal co­lo­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.