las con­fe­sio­nes del joven ne­rón

Tiempo - - Selector - por Luis Al­go­rri

Mar­ga­ret Geor­ge (B) Siem­pre nos ca­yó mal es­te ti­po y la culpa, apar­te de los cris­tia­nos, la tu­vo Pe­ter Us­ti­nov, que en Quo va­dis? hi­zo uno de los me­jo­res pa­pe­les de to­da su vi­da cuan­do creó no a un em­pe­ra­dor ro­mano sino a un cre­tino in­so­por­ta­ble y psi­có­pa­ta. Lue­go, los his­to­ria­do­res se fue­ron en­car­gan­do de des­cu­brir que la le­yen­da so­bre su cul­pa­bi­li­dad en el in­cen­dio de Ro­ma era un cuen­to chino, que sus per­se­cu­cio­nes a los cris­tia­nos ha­bían si­do mal­va­da y es­pan­to­sa­men­te exa­ge­ra­das y que aquel hom­bre no es­ta­ba, en lo esen­cial, más chi­fla­do que otros que ocu­pa­ron su pues­to. Clau­dio tu­vo a Ro­bert Gra­ves pa­ra sal­var­le la ca­ra (y era di­fí­cil); Adriano, a la in­men­sa Your­ce­nar. Ne­rón tie­ne a Mar­ga­ret Geor­ge, que re­crea sus pri­me­ros años en una mez­cla de do­cu­men­to y fic­ción au­to­bio­grá­fi­ca que se lee del ti­rón y de la que se apren­de mu­cho. A pe­sar de las vie­jas ma­le­di­cen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.