Gen­te. La cró­ni­ca se­ma­nal de Irene Por­te­ro

Tiempo - - News - Irene Por­te­ro

Ca­sar­se es una co­sa ca­ra que es­tá muy bien por­que sir­ve pa­ra sa­lir en las revistas, a po­co fa­mo­se­te que seas. Por eso hay gen­te que lo ha­ce mu­cho: te ca­sas, ven­des las­clu­si­va, lue­go te des­ca­sas, la vuel­ves a ven­der, lue­go te vuel­ves a ca­sar y así va pa­san­do la vi­da, tan ca­llan­do, que el di­rec­tor de tu ban­co sa­le a sa­lu­dar­te a la puer­ta, con­ten­tí­si­mo, cuan­do lle­gas. Quie­ro de­cir con es­to que pa­ra ca­sar­se hay que te­ner cier­ta vi­sión co­mer­cial y Leo Mes­si, pues mi­ren us­te­des, pa­ra es­to no la tie­ne. Pa­ra otras co­sas sí pe­ro pa­ra es­to, pues co­mo que le fal­ta in­tui­ción. Si de­ci­des ca­sar­te con una chi­ca ar­gen­ti­na (pon­ga­mos

An­to­ne­la Roc­cuz­zo), no va­yas a ca­sar­te a Ro­sa­rio, con la ras­ca que hay allí aho­ra, por­que a las revistas les pi­lla le­jos y mu­chas no irán. Si eres Mes­si, no te pue­des po­ner un terno gris ma­ren­go, co­mo los po­bres, des­pués de ha­ber re­ci­bi­do pre­mios con es­mó­qui­nes dig­nos de Re­sa­cón en Las Ve­gas. Tie­nes que con­ven­cer a Ney­mar de que no se pei­ne co­mo una de Las chi­cas de oro o co­mo mi tía To­ñi, que siem­pre fue muy mo­der­na pa­ra su edad. Tie­nes que ha­blar con Samuel Eto’o por­que con esos za­pa­tos nooo se va a una bo­da. Tie­nes que ex­pli­car­les a Xa­vi Her­nán­dez y a Car­les

Pu­yol que, con esos dos es­mó­qui­nes prác­ti­ca­men­te igua­les, lo más fá­cil que les pue­de pa­sar es que los in­vi­ta­dos les pi­dan una co­pa. No co­mo Luis Suá­rez y Jor­di Al­ba, que iban co­rrec-

tí­si­mos. Y tie­nes que re­cor­dar­le a Cesc Fá­bre­gas, que es un amor, que en la bo­da de Mes­si la úni­ca de­lan­te­ra que pue­de lla­mar la aten­ción es la del Ba­rça; no la de tu se­ño­ra, Da­nie­lla See­man, por­que la no­via se pue­de sen­tir co­mo en Segunda B y con ra­zón. En fin. No pa­sa na­da, Leo. La pró­xi­ma vez lo ha­rás me­jor. Bo­da de al­tu­ra Mahón es un si­tio mu­cho más apa­ña­do pa­ra ca­sar­se, ¿ver­dad? Allí lo hi­cie­ron Ser­gio Llull y su no­via, la gua­pí­si­ma Almudena

Cá­no­vas. Ser­gio es ju­ga­dor de ba­lon­ces­to. Mu­chos de los in­vi­ta­dos tam­bién, co­mo Pau Ga­sol, Rudy Fer­nán­dez y Fe­li­pe Re­yes (el úni­co que se pu­so una cor­ba­ta a jue­go con el ves­ti­do

de su es­po­sa, Ki­re­nia Cabrera). Eso pro­du­jo una bo­da cu­rio­sí­si­ma, por­que mu­chos in­vi­ta­dos no te­nían más re­me­dio que mi­rar por en­ci­ma del hom­bro a los de­más, co­mo Da­ni Mar­tí­nez, Can­co Ro­drí­guez, An­drea

Sesma (es­pec­ta­cu­lar) o su ma­ri­do Íker Mu­niain, que se pu­so un es­mo­quin azu­le­te de je­fe de pis­ta ma­ra­vi­llo­so. Muy di­ver­ti­do tam­bién el Or­gu­llo Gay. En el des­fi­le, por la ca­lle o por lo al­to de los ca­mio­nes an­du­vo mu­cha gen­te: Ca­ye­ta­na Guillén Cuer­vo con su Omar, Al­bert Ri­ve­ra, las can­tan­tes Ba­rei y So­ra­ya Ar­ne­las, So­fía Cris­to y, ai­dios­mío, Íñigo Erre­jón. Es­tu­vo to­da la tar­de son­rien­do. Va­mos a ver, ca­ri: has­ta que no va­yas al den­tis­ta, tú ponte se­rio. De­ver­dá te lo di­go. Se­rio.

Leo Mes­si y An­to­ne­la Roc­cuz­zo

Luis Suá­rez con So­fía Bal­bi

Car­les Pu­yol con su no­via,Va

Fe­li­pe Re­yes con Ki­re­nia Cabrera

Ba­rei y So­ra­ya

Al­bert Ri­ve­ra con una ami­ga en el Or­gu­llo Gay

Íni­go Erre­jón con ami­gos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.