His­to­rias. La pri­me­ra de los po­cos

Co­mien­za la Ba­ta­lla de In­gla­te­rra, en la que la Luft­waf­fe ale­ma­na se­rá de­rro­ta­da por la ve­lo­ci­dad del Spit­fi­re in­glés, un avión que exis­te gra­cias a Lady Hous­ton

Tiempo - - News - Luis Re­yes

Una de las más gran­des pa­trio­tas de In­gla­te­rra, pro­cla­ma una tum­ba del apa­ci­ble ce­men­te­rio de St Ma­ri­le­bo­ne, en Lon­dres. Allí, en­tre aris­tó­cra­tas, po­lí­ti­cos y gen­te del es­pec­tácu­lo, es­tá en­te­rra­da Lucy Rad­mall, una mu­jer que par­ti­ci­pó de to­das esas con­di­cio­nes, co­no­ci­da en la al­ta so­cie­dad co­mo Lady Hous­ton, y en el am­bien­te de ca­ba­ret co­mo Poppy la co­ris­ta, pe­ro que ha pa­sa­do a la his­to­ria de Gran Bretaña co­mo “la sal­va­do­ra del Spit­fi­re” y “la pri­me­ra de los Po­cos” (pa­ra los bri­tá­ni­cos “los Po­cos” son, en cé­le­bre de­fi­ni­ción de Chur­chill, los he­roi­cos avia­do­res que ven­cie­ron a la Luft­waf­fe en la Ba­ta­lla de In­gla­te­rra).

Lucy na­ció en la In­gla­te­rra po­bre de me­dia­dos del XIX, hi­ja de un tra­pe­ro que te­nía diez ni­ños. Al cre­cer re­sul­tó ser una be­lle­za, y pa­ra sa­lir de la mi­se­ria de­ci­dió ex­plo­tar sus en­can­tos en el mun­do del es­pec­tácu­lo, con­vir­tién­do­se en Poppy. Sien­do una ado­les­cen­te de 16 años se fu­gó a Pa­rís con un atrac­ti­vo se­ño­ri­to que la do­bla­ba en edad y es­ta­ba ca­sa­do. Po­día ha­ber si­do la tí­pi­ca his­to­ria de mu­cha­cha po­bre y gua­pa a la que los hom­bres usan y ti­ran, pe­ro Poppy te­nía ca­be­za y ca­rác­ter. No se fu­gó con cual­quie­ra, sino con Fre­de­rick Gret­ton, mi­llo­na­rio cu­ya fa­mi­lia po­seía la ma­yor fá­bri­ca de cer­ve­za del mun­do, la Bass. Y lo­gró con­ver­tir una aven­tu­ra en una re­la­ción de diez años, en la que él la pre­sen­ta­ba an­te la so­cie­dad pa­ri­si­na co­mo “la se­ño­ra Gret­ton”. Era, se­gún el Dic­cio­na­rio Bio­grá­fi­co de Oxford, “una joven bo­ni­ta y co­que­ta, de cin­tu­ra de avis­pa y des­ca­ra­da for­ma de ha­blar, que se con­vir­tió en experta en la mo­da y el es­ti­lo pa­ri­si­nos”. Su ex­cen­tri­ci­dad que­da­ba bien en Pa­rís, era nu­dis­ta y afir­ma­ba te­ner vi­sión pro­fé­ti­ca.

Des­de lue­go te­nía una bue­na vi­sión de la ju­ga­da. Gret­ton la cu­brió de re­ga­los y al mo­rir tras una dé­ca­da de re­la­cio­nes, le de­jó una ren­ta anual de 6.000 li­bras (una for­tu­na en 1882). Ella pro­cla­mó siem­pre a Gret­ton “el au­tén­ti­co amor de mi vi­da”. La fi­de­li­dad ha­cia ese pri­mer amor no le im­pi­dió ca­sar­se al po­co de su muer­te, co­sa que ha­ría tres ve­ces y siem­pre con aris­tó­cra­tas. El pri­me­ro fue sir Theo­do­re Fran­cis Brinck­man, un dan­di que apa­re­cía en las por­ta­das de Va­nity Fair, aun­que al po­co se di­vor­cia­ron. El si­guien­te ma­ri­do fue Geor­ge Fre­de­rick Wi­lliam, IX ba­rón Byron of Roch­da­le, más co­no­ci­do por Red No­se Geor­ge (Na­riz Roja) por sus afi­cio­nes etí­li­cas. Era un no­ble arrui­na­do, pe­ro Poppy se con­vir­tió en ba­ro­ne­sa y tu­vo ac­ce­so a las al­tas es­fe­ras so­cia­les, a la vez que se con- ver­tía en una ac­ti­va su­fra­gis­ta. Co­mo era ri­ca gra­cias al le­ga­do de su pri­mer amor, fue tam­bién una ge­ne­ro­sa fi­lán­tro­pa, lo que en 1917 le va­lió en­trar en la no­ble­za por de­re­cho pro­pio y no vía tá­la­mo con­yu­gal, cuan­do el rey le otor­gó el tí­tu­lo de

Da­me com­man­der (da­ma co­men­da­do­ra) del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co.

Tras en­viu­dar se ca­só en 1924 con sir Ro­bert Hous­ton, mag­na­te na­vie­ro y dipu­tado con­ser­va­dor, a quien el Dic­cio­na­rio Bio­grá­fi­co de Oxford de­fi­nía co­mo “du­ro, des­pia­da­do y des­agra­da­ble”, pe­ro mul­ti­mi­llo­na­rio. Da­me Lucy sa­bía no obs­tan­te lo que que­ría de su ter­cer es­po­so y có­mo tra­tar­lo. Cuan­do un día le mos­tró su tes­ta­men­to de­ján­do­le la as­tro­nó­mi­ca su­ma de un mi­llón de li­bras, rom­pió el do­cu­men­to y se lo arro­jó a la ca­ra gri­tan­do “¡No es su­fi­cien­te! ¡Si so­lo me­rez­co un mi­llón, no me­rez­co na­da!”. Hous­ton rehi­zo el tes­ta­men­to y le de­jó cin­co mi­llo­nes, lo que no es­tá mal por un ma­tri­mo­nio que so­lo du­ra­ría año y me­dio, por in­aguan­ta­ble que fue­se el es­po­so. La más ri­ca del país Hous­ton se vol­vió pa­ra­noi­co, lle­va­ba a to­das par­tes un ca­ta­ve­ne­nos pa­ra que pro­ba­se su co­mi­da, pues te­mía mo­rir en­ve­ne­na­do. Ese mie­do se al­ter­na­ba con una to­tal en­tre­ga a Da­me Lucy, pues sos­te­nía que su in­tui­ción –re­cuér­de­se que ella de­cía ser adi­vi­na– “me ha sal­va­do la vi­da en dos oca­sio­nes, cuan­do los mé­di­cos me da­ban por muer­to”. Pe­se a ello mu­rió en­se­gui­da y la viu­da con­vir­tió en la mu­jer más ri­ca de In­gla­te­rra.

Lady Hous­ton cri­ti­có la po­lí­ti­ca de desar­me de “Ma­cDo­nald el trai­dor” y fi­nan­ció el ca­za Spit­fi­re

Des­de esa po­si­ción pu­do en­trar en po­lí­ti­ca ar­man­do mu­cho rui­do, con­ver­ti­da en la peor crí­ti­ca del lí­der la­bo­ris­ta Ram­say Ma­cDo­nald y su “Go­bierno Na­cio­nal”, una coa­li­ción de to­dos los par­ti­dos for­ma­da a raíz de la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial del 29. Lady Hous­ton con­si­de­ra­ba que ese ga­bi­ne­te era “an­ti­pa­trió­ti­co”, por su po­lí­ti­ca de desar­me en el mo­men­to en que Hitler es­ta­ba crean­do su for­mi­da­ble apa­ra­to mi­li­tar.

Da­me Lucy se con­vir­tió en “una ami­ga pa­ra to­dos los sol­da­dos del rey, y es­pe­cial­men­te pa­ra to­dos los bar­cos de gue­rra y los avio­nes”, afir­ma­ba Ti­me, pues efec­ti­va­men­te ella te­nía cla­ro –qui­zá por su ca­pa­ci­dad adi­vi­na­to­ria– que la pró­xi­ma gue­rra se de­ci­di­ría en el ai­re, opi­nión en la que la an­ti­gua co­ris­ta coin­ci­día con al­guien con la ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca y ran­cio abo­len­go de Wins­ton Chur­chill. Pe­ro mien­tras que Chur­chill es­ta­ba en aque­llos años ais­la­do en el os­tra­cis­mo político, los mi­llo­nes de la viu­da Hous­ton le per­mi­tían fi­nan­ciar a can­di­da­tos elec­to­ra­les con­tra­rios al Go­bierno Na­cio­nal, o com­prar la Sa­tur­day Re­view, ve­te­ra­na re­vis­ta po­lí­ti­ca que con­vir­tió en tribuna de acu­sa­ción.

La prin­ci­pal ba­ta­lla en­tre Lady Hous­ton y Ma­cDo­nald se li­bró al­re­de­dor de una prue­ba de­por­ti­va aé­rea, el Tro­feo Sch­nei­der, crea­do por un mag­na­te fran­cés y que des­de ha­cía 20 años era un es­tí­mu­lo pa­ra el desa­rro­llo téc­ni­co de la avia­ción. Un in­ge­nie­ro ae­ro­náu­ti­co ge­nial, Re­gi­nald Mit­chell, ha­bía di­se­ña­do el Spit­fi­re (Es­cu­pe­fue­go), un avión re­vo­lu­cio­na­rio, más ve­loz que cual­quier otro, con vis­ta a ga­nar el Tro­feo Sch­nei­der, pe­ro el Go­bierno Na­cio­nal no so­lo les ne­gó los fon­dos pa­ra fa­bri­car­lo, sino que prohi­bió a los pi­lo­tos de la RAF que lo pi­lo­ta­sen, y a los con­tro­la­do­res aé­reos que le die­sen asis­ten­cia de vue­lo.

“Cual­quier au­tén­ti­co bri­tá­ni­co ven­de­ría su úl­ti­ma ca­mi­sa an­tes de ad­mi­tir que In­gla­te­rra no es ca­paz de de­fen­der­se”, di­jo Lady Hous­ton a la vez que po­nía 100.000 li­bras pa­ra fa­bri­car el Spit­fi­re, que ga­nó el Tro­feo Sch­nei­der. Ofre­ció otras 200.000 pa­ra re­for­zar el Ejér­ci­to y la Ro­yal Navy, y cuan­do el Go­bierno Na­cio­nal las re­cha­zó Da­me Lucy apos­tro­fó a Ma­cDo­nald: “Yo, so­la, he acep­ta­do el re­to de afron­tar la te­rri­ble ne­ce­si­dad de la de­fen­sa aé­rea de Lon­dres, y us­ted tra­ta mi ges­to con des­pre­cio”. A con­ti­nua­ción ins­ta­ló un le­tre­ro lu­mi­no­so en el pa­lo ma­yor de su so­ber­bio ya­te, “Aba­jo Ma­cDo­nald el trai­dor”, y na­ve­gó al­re­de­dor de Gran Bretaña. Una for­ma de ma­ni­fes­ta­ción que so­lo po­día ocu­rrír­se­le a la mu­jer más ri­ca del país.

Ocho años des­pués, tras con­quis­tar Fran­cia, Hitler or­de­nó la in­va­sión de In­gla­te­rra, pe­ro pa­ra eso te­nía que ase­gu­rar­se el do­mi­nio aé­reo. La in­ven­ci­ble Luft­waf­fe se lan­zó con­tra la is­la en lo que se lla­mó la Ba­ta­lla de In­gla­te­rra, pe­ro la en­dia­bla­da ve­lo­ci­dad de los Spit­fi­re de­rro­tó a los ale­ma­nes. Lady Hous­ton ya ha­bía muer­to, pe­ro los pi­lo­tos de Spit­fi­re sa­bían que Da­me Lucy ha­bía si­do “la pri­me­ra de los Po­cos”.

Foto: na­tio­nal Por­trait ga­llery lon­don

Lady Hous­ton, activista po­lí­ti­ca con­tra el “apa­ci­gua­mien­to” fren­te a los na­zis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.