En­tre la inocui­dad y la des­con­fian­za

Las en­cues­tas re­fle­jan las du­das que des­pier­tan los par­ti­dos de iz­quier­da en su teó­ri­co elec­to­ra­do

Tiempo - - News - Agus­tín Va­lla­do­lid @agus­tin2666

Las en­cues­tas po­lí­ti­cas son la fo­to­gra­fía de un ins­tan­te. Al me­nos la le­tra gor­da, sus con­clu­sio­nes prin­ci­pa­les, que unos y otros uti­li­zan a con­ve­nien­cia. Los ex­per­tos de­mos­có­pi­cos siem­pre ha­cen hin­ca­pié en que lo im­por­tan­te no es una al­te­ra­ción más o me­nos pun­tual de los re­sul­ta­dos, sino la ten­den­cia que se­ña­la la su­ce­sión de son­deos, la otra le­tra, la pe­que­ña, la que ras­trea e iden­ti­fi­ca las ra­zo­nes de as­cen­sos y retrocesos.

En los úl­ti­mos días se han pu­bli­ca­do va­rios son­deos que lle­van el se­llo de em­pre­sas de­mos­có­pi­cas sol­ven­tes. Se tra­ta por tan­to de es­tu­dios a te­ner en cuen­ta, pe­ro que ca­da cual ses­ga en fun­ción de sus in­tere­ses. No voy a en­trar en esa pe­lea. En el pre­sen­te mo­men­to político, ca­si to­do es sus­cep­ti­ble de trans­mu­tar ace­le­ra­da­men­te. Sí me in­tere­sa lo que no apa­re­ce en los ti­tu­la­res, aque­llos da­tos cu­ya com­ple­ji­dad no es fá­cil de tra­du­cir en fra­ses más o me­nos con­clu­yen­tes, pe­ro que in­di­can un es­ta­do de áni­mo que aca­ba em­pu­jan­do al ciu­da­dano-elec­tor en una u otra di­rec­ción.

Es en es­ta cla­ve en la que, con cau­te­la y ana­li­zan­do con neu­tra­li­dad los cru­ces de in­for­ma­ción, sí se pue­den ex­traer al­gu­nas con­clu­sio­nes de in­te­rés. De he­cho, es en es­te ni­vel en el que los par­ti­dos es­tu­dian a fon­do el com­por­ta­mien­to del cen­so y to­man de­ci­sio­nes que afec­tan al dis­cur­so y a la es­tra­te­gia. Y los úl­ti­mos son­deos pu­bli­ca­dos des­ve­lan sig­ni­fi­ca­ti­vas to­mas de po­si­ción ciu­da­da­na que van a in­ci­dir, sin du­da en el cor­to pla­zo, en esas es­tra­te­gias.

Hay una pri­me­ra con­clu­sión que se ex­trae de una lec­tu­ra so­se­ga­da de los es­tu­dios de opi­nión rea­li­za­dos en la úl­ti­ma se­ma­na de ju­nio: la cre­cien­te vo­la­ti­li­dad del vo­to de iz­quier­das, acre­cen­ta­da tras las pri­ma­rias so­cia­lis­tas y la mo­ción de cen­su­ra de Po­de­mos; ni­ve­les de in­se­gu­ri­dad des­co­no­ci­dos la ho­ra de ele­gir a qué car­ta que­dar­se; du­das que se trans­for­man en po­ten­cia­les va­sos co­mu­ni­can­tes en­tre PSOE y Po­de­mos y que apa­re­cen re­fle­ja­dos en la en­cues­ta de Me­tros­co­pia en for­ma de des­con­fian­za as­cen­den­te.

Me es­toy re­fi­rien­do al muy lla­ma­ti­vo dato de es­te son­deo que in­di­ca el ele­va­do re­cha­zo de los vo­tan­tes de PSOE y Po­de­mos a la po­lí­ti­ca que es­tos dos par­ti­dos lle­van a ca­bo en el Par­la­men­to. Ni más ni me­nos que el 41% de los que con­fie-

san sus sim­pa­tías por el PSOE desaprue­ban la ac­tua­ción de los so­cia­lis­tas en el Con­gre­so de los Dipu­tados; en el ca­so de Po­de­mos, los crí­ti­cos al­can­zan el 34%. Es­tas im­pre­sio­nes, re­cuer­den, se re­co­gie­ron tras la vic­to­ria de Pedro Sán­chez en las pri­ma­rias y des­pués de la mo­ción de cen­su­ra de Pa­blo Igle­sias con­tra Ma­riano Ra­joy.

En­cues­tas pre y post Sán­chez

Pe­ro no con­vie­ne con­fun­dir­se. Ese 41% de an­ti­guos vo­tan­tes so­cia­lis­tas no es­tán en el mar­gen fron­te­ri­zo del PSOE con Po­de­mos. Es­tán ma­yo­ri­ta­ria­men­te al otro la­do, más cer­ca de Ciu­da­da­nos. Y el 34% de los que no com­par­ten la po­lí­ti­ca de Igle­sias no mi­ran ne­ce­sa­ria­men­te ha­cia el PSOE. Tam­bién los hay más ra­di­ca­les, só­li­dos can­di­da­tos a nu­trir las fi­las de la fu­tu­ra abs­ten­ción. No son bue­nas no­ti­cias pa­ra la iz­quier­da. Lo que di­bu­jan las en­cues­tas en ese la­do de la opi­nión pú­bli­ca es des­con­cier­to, desa­so­sie­go an­te un Po­de­mos que cre­cien­te­men­te se per­ci­be co­mo una he­rra­mien­ta ino­cua, in­ca­paz de acor­dar con ter­ce­ros, de ha­cer po­lí­ti­ca en se­rio, al me­nos a ni­vel na­cio­nal, y un PSOE des­di­bu­ja­do, al que no pa­re­ce ha­ber­le sen­ta­do del to­do bien el re­torno de Sán­chez, di­gan lo que di­gan sus es­cu­de­ros más fie­les. Y si no, com­pá­re­se la en­cues­ta del CIS co­no­ci­da en ma­yo –con la Ges­to­ra y Javier Fer­nán­dez al fren­te del par­ti­do–, en la que el PP so­lo le sa­ca­ba 1,3 pun­tos al PSOE (25,6% con­tra 24,3%) y con Po­de­mos muy atrás (16,5%), con las pu­bli­ca­das es­ta úl­ti­ma se­ma­na por El País y El Con­fi­den­cial, en las que las di­fe­ren­cias en­tre los dos gran­des par­ti­dos, siem­pre a fa­vor de los po­pu­la­res, se am­plían a un 3,9% en la del dia­rio de Pri­sa y un 5,9% en la de DYM rea­li­za­da pa­ra el di­gi­tal.

Es la ra­dio­gra­fía que, hoy, ha­cen de la iz­quier­da es­pa­ño­la sus vo­tan­tes: desacuer­do, des­orien­ta­ción, es­cep­ti­cis­mo de ca­ra al fu­tu­ro. En el otro la­do de la me­dia­na, y a pe­sar de la co­rrup­ción, el cen­tro-de­re­cha evo­lu­cio­na sin con­tra­tiem­pos, con es­ca­sa con­tes­ta­ción in­ter­na (17% Par­ti­do Po­pu­lar y 14% Ciu­da­da­nos), subidos en el cohe­te de una economía en cre­ci­mien­to y dan­do la gra­dual im­pre­sión de ser la úni­ca al­ter­na­ti­va fren­te el des­ba­ra­jus­te de los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.