El úl­ti­mo pri­vi­le­gio de la Igle­sia

El epis­co­pa­do te­me que la po­lé­mi­ca so­bre la exen­ción que dis­fru­ta en el im­pues­to de obras pre­sio­ne ha­cia la re­vi­sión de los acuer­dos con la San­ta Se­de

Tiempo - - News - por Javier ote­ro jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

la po­lé­mi­ca so­bre si la Igle­sia ca­tó­li­ca de­be pa­gar tri­bu­tos co­mo el im­pues­to so­bre cons­truc­cio­nes y obras (ICIO) se su­ma a las an­te­rio­res so­bre el im­pues­to de bie­nes in­mue­bles (IBI). Aho­ra, el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea con­si­de­ra que la exen­ción del pri­me­ro po­dría ser con­tra­ria al de­re­cho co­mu­ni­ta­rio. Sin em­bar­go, el au­tén­ti­co pro­ble­ma del cues­tio­na­mien­to del pa­go del ICIO no es tan­to el cos­te real que po­dría te­ner pa­ra las ar­cas de la Igle­sia ca­tó­li­ca en Es­pa­ña (in­clu­yen­do con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas, co­le­gios, hos­pi­ta­les...) co­mo el he­cho de que, de se­guir ade­lan­te, ten­dría que desem­bo­car en una mo­di­fi­ca­ción de los acuer­dos del Es­ta­do con la San­ta Se­de.

Los ci­ta­dos acuer­dos in­clu­yen uno re­la­cio­na­do con los asun­tos eco­nó­mi­cos. Las pe­ti­cio­nes pa­ra la mo­di­fi­ca­ción o anu­la­ción de es­tos acuer­dos son re­cu­rren­tes a lo lar­go del tiem­po por par­te de al­gu­nos par­ti­dos po­lí­ti­cos y han si­do desecha­das por los di­fe­ren­tes Go­bier­nos, in­clui­do el so­cia­lis­ta. Aho­ra, el nue­vo se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia y Li­ber­ta­des del PSOE, An­drés Perelló, se ha de­cla­ra­do par­ti­da­rio de de­nun­ciar los acuer­dos con la San­ta Se­de, que con­si­de­ra “ob­so­le­tos”. El cues­tio­na­mien­to de la exen­ción del im­pues­to so­bre cons­truc­cio­nes de que dis­fru­ta la Igle­sia po­dría abrir un me­lón que la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca in­ten­ta evi­tar.

En el epis­co­pa­do no ha sen­ta­do bien la aper­tu­ra de es­te nue­vo fren­te. Los obis­pos ha­bían te­ni­do que res­pon­der an­tes a los que cri­ti­ca­ban las exen­cio­nes que disfrutan so­bre el IBI. El ICIO era has­ta el mo­men­to un asun­to mar­gi­nal en com­pa­ra­ción con el Im­pues­to so­bre Bie­nes In­mue­bles. Sin em­bar­go, una obra en un sa­lón de ac­tos en un co­le­gio de los Es­co­la­pios en Ge­ta­fe (Ma­drid) ha pro­vo­ca­do que ten­ga que li­diar de nue­vo con los que ar­gu­men­tan que la Igle­sia ca­tó­li­ca dis­fru­ta de pri­vi­le­gios eco­nó­mi­cos.

Es­ta si­tua­ción lle­vó al epis­co­pa­do a re­co­men­dar a los Es­co­la­pios que zan­ja­ran el asun­to pa­gan­do el im­pues­to y aban­do­nan­do la pe­ti­ción de exen­ción del mis­mo, del que disfrutan las obras rea­li­za­das por la Igle­sia. Efec­ti­va­men­te, así lo hi­cie­ron y pa­ga­ron los 23.730 eu­ros de ICIO so­bre los que se ba­sa­ba la con­tro­ver­sia. Sin em­bar­go, el juez es­pa­ñol que lle­va­ba el li­ti­gio so­bre si te­nían que pa­gar el im­pues­to, si­guió ade­lan­te y pre­sen­tó una cues­tión pre­ju­di­cial al Tri­bu­nal de la Unión Eu­ro­pea. Lo hi­zo a pe­sar de que no exis­tía ca­so des­de el mo­men­to en que

la ar­chi­dió­ce­sis de ma­drid ten­dría que pa­gar 360.000 eu­ros si se eli­mi­na la exen­ción del iCio

el epis­co­pa­do cal­cu­la que el im­pac­to de un hi­po­té­ti­co pa­go del iCio por dió­ce­sis y ór­de­nes re­li­gio­sas se­ría de seis mi­llo­nes de eu­ros

la or­den re­li­gio­sa pa­gó el im­pues­to. Sin em­bar­go, se aco­gió a una fi­gu­ra ju­rí­di­ca, lo que se lla­ma “en in­te­rés de ley”, pa­ra lle­var el asun­to a Eu­ro­pa.

El epis­co­pa­do cal­cu­la que el im­pac­to eco­nó­mi­co de una hi­po­té­ti­ca pér­di­da de la exen­ción del ICIO se­ría re­du­ci­do des­de un pun­to de vis­ta glo­bal, aun­que si se es­tu­dia obra por obra, el mon­tan­te eco­nó­mi­co pue­de ser im­por­tan­te, co­mo por ejem­plo los más de 20.000 eu­ros que pa­ga­ron los Es­co­la­pios de Ge­ta­fe. En lo re­fe­ri­do a las obras que rea­li­zan las dió­ce­sis y pa­rro­quias, los nú­me­ros que ma­ne­ja la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal se­ña­lan que se gas­tan anual­men­te 55 mi­llo­nes de eu­ros en cons­truc­cio­nes y 25 mi­llo­nes en obras de reha­bi­li­ta­ción. Es di­fí­cil es­ti­mar las obras que rea­li­zan el res­to de en­ti­da­des de la Igle­sia ca­tó­li­ca en Es­pa­ña, co­mo po­drían ser los co­le­gios, hos­pi­ta­les o re­si­den­cias de con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas. En el epis­co­pa­do ma­ne­jan un cálcu­lo es­ti­ma­do de unos 50 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. Su­ma­das to­das es­tas ci­fras, con­si­de­ran que se tra­ta­ría de unos 140 mi­llo­nes de eu­ros al año so­bre los que ten­drían que tri­bu­tar por el ICIO.

es­ti­mA­cio­nes eco­nó­mi­cAs

La can­ti­dad en jue­go se­ría por lo tan­to, (si se tie­ne en cuen­ta que es­te im­pues­to tie­ne un ti­po má­xi­mo del 4%) de unos seis mi­llo­nes de eu­ros al año. Se tra­ta­ría de una can­ti­dad re­la­ti­va­men­te pe­que­ña que ha pro­vo­ca­do un fuer­te do­lor de ca­be­za a los obis­pos. Sin em­bar­go, hay que sub­ra­yar que se tra­ta de es­ti­ma­cio­nes. En lo que se re­fie­re a las obras que pue­den rea­li­zar las en­ti­da­des re­li­gio­sas que no son las dió­ce­sis y pa­rro­quias, las ci­fras po­drían ser otras. Hay que te­ner en cuen­ta que una so­la obra, co­mo es el ca­so de la de Ge­ta­fe, que ha lle­ga­do a la Unión Eu­ro­pea, po­dría ron­dar el mi­llón de eu­ros. En Es­pa­ña hay un to­tal de 2.593 cen­tros edu­ca­ti­vos ca­tó­li­cos, 15 uni­ver­si­da­des, unos 9.000 cen­tros so­cia­les y asis­ten­cia­les, en­tre los que se en­cuen­tran 65 hos­pi­ta­les, 56 ambulatorios y 773 ca­sas pa­ra an­cia­nos, en­fer­mos cró­ni­cos y per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. En el epis­co­pa­do ad­mi­ten que el cos­te in­di­vi­dual pa­ra ca­da uno de es­tos cen­tros sí es im­por­tan­te. Así lo se­ña­ló en un pri­mer mo­men­to Es­cue­las Ca­tó­li­cas, la aso­cia­ción que reúne a es­tos cen­tros edu­ca­ti­vos, aun­que pos­te­rior­men­te se re­mi­te a un es­tu­dio en pro­fun­di­dad de la sen­ten­cia an­tes de trans­mi­tir su pos­tu­ra de­fi­ni­ti­va. Es­ta en­ti­dad se­ña­ló que el fin de la exen­ción so­bre el ICIO su­pon­dría una “di­fi­cul­tad aña­di­da” pa­ra rea­li­zar las ne­ce­sa­rias re­for­mas en sus ins­ta­la­cio­nes.

Otro ejem­plo po­dría en­con­trar­se en obras tan im­por­tan­tes co­mo las de reha­bi­li­ta­ción de ca­te­dra­les co­mo la de San­tia­go. So­lo la res­tau­ra­ción del fa­mo­so Pór­ti­co de la Gloria ten­drá un cos­te de 1,7 mi­llo­nes de eu­ros. La dió­ce­sis de Cá­diz ha lle­ga­do a gas­tar 4,2 mi­llo­nes de eu­ros en un ejer­ci­cio en con­ser­va­ción de edi­fi­cios, la ar­chi­dió­ce­sis de Se­vi­lla ha gas­ta­do al­gu­nos años ca­si cin­co mi­llo­nes de eu­ros; la de To­le­do, se de­jó 2,2 mi­llo­nes en un año pa­ra la cons­truc­ción de nue­vos tem­plos, la de Ma­drid gas­tó 5,9 mi­llo­nes en con­ser­va­ción de edi­fi­cios y 3,2 mi­llo­nes en in­ver­sión en nue­vos tem­plos, se­gún los úl­ti­mos da­tos eco­nó­mi­cos co­no­ci­dos, con lo que pa­gar el ti­po má­xi­mo del ICIO po­dría su­po­ner un gas­to adi­cio­nal de 360.000 eu­ros anua­les . La cons­truc­ción de un nue­vo tem­plo, se­gún quie­nes co­no­cen es­tas in­ver­sio­nes, sue­le sig­ni­fi­car un gas­to de en­tre uno y tres mi­llo­nes de eu­ros, con lo

que pa­gar el ICIO de los más ca­ros al ti­po más al­to (4%) su­pon­dría 120.000 eu­ros adi­cio­na­les. Pa­ra el 53% de las dió­ce­sis, los gas­tos en con­ser­va­ción de edi­fi­cios y fun­cio­na­mien­to han su­pues­to más de un ter­cio de sus gas­tos or­di­na­rios. La dió­ce­sis de Má­la­ga ha lle­ga­do a te­ner que afron­tar 6,5 mi­llo­nes de eu­ros anua­les en es­ta par­ti­da, lo que su­po­ne el 37% de su pre­su­pues­to.

Ayu­das Es­ta­ta­les

La in­ter­ven­ción del Tri­bu­nal Eu­ro­peo de Jus­ti­cia se ha pro­du­ci­do en tan­to que la exen­ción de es­te im­pues­to po­dría ser con­si­de­ra­da una ayu­da es­ta­tal, que al­te­ra­ra la com­pe­ten­cia en su sec­tor. La sen­ten­cia tie­ne, no obs­tan­te, unos efec­tos li­mi­ta­dos al he­cho de que pa­ra que se con­si­de­ra­ran ayu­das pú­bli­cas, es­tas (y por lo tan­to la exen­ción del ICIO) ten­dría que al­can­zar los 200.000 eu­ros en tres años. Por lo tan­to, el pro­ble­ma de fon­do no es que no se pu­die­ra dis­fru­tar de la exen­ción de­bi­do a que co­li­sio­na­ra con las nor­mas eu­ro­peas, sino que la po­lé­mi­ca pro­vo­ca­ra el re­plan­tea­mien­to de los acuer­dos eco­nó­mi­cos en­tre Es­pa­ña y la San­ta Se­de. Los efec­tos de la sen­ten­cia de la Gran Sa­la del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea es­tá sien­do es­tu­dia­do con de­te­ni­mien­to en la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal por un gru­po téc­ni­co de cua­tro per­so­nas (tres de ellos ex­per­tos en fis­ca­li­dad) y ha si­do es­tu­dia­do tam­bién por la Nun­cia­tu­ra Apos­tó­li­ca de Su San­ti­dad en Es­pa­ña.

Un pre­ce­den­te de es­ta si­tua­ción se en­cuen­tra en el mo­men­to en el que la Igle­sia ya no pu­do dis­fru­tar de la exen­ción del IVA. Tam­bién tu­vo que ver con Eu­ro­pa, aun­que el mo­ti­vo no fue el mis­mo. La Unión Eu­ro­pea, se­gún los Tra­ta­dos, es la úni­ca que pue­de es­ta­ble­cer las exen­cio­nes a es­te im­pues­to, y en­tre ellos no se en­con­tra­ba la que dis­fru­ta­ba la Igle­sia ca­tó­li­ca en Es­pa­ña. Las obli­ga­cio­nes con Eu­ro­pa ha­cían in­elu­di­ble el fin de la exen­ción del IVA. El asun­to se re­sol­vió fi­nal­men­te en el mar­co de la re­for­ma del sis­te­ma de fi­nan­cia­ción de Igle­sia que acor­da­ron los obis­pos es­pa­ño­les con el Go­bierno, en­ton­ces pre­si­di­do por Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Es­te acuer­do ter­mi­nó con la ga­ran­tía que te­nía la Igle­sia de re­ci­bir unos fon­dos mí­ni­mos, in­de­pen­dien­te­men­te del re­sul­ta­do de la cam­pa­ña de la asig­na­ción tri­bu­ta­ria des­ti­na­da a sus fi­nes en el IRPF. Es­to se tra­du­jo en la me­jo­ra del por­cen­ta­je de es­te im­pues­to que va a pa­rar a ma­nos de la Igle­sia, que pa­só del 0,5% al 0,7%. La par­tes acor­da­ron que en es­ta me­jo­ra es­ta­ba in­clui­da una com­pen­sa­ción por el fin de la exen­ción del IVA. Los ex­per­tos del epis­co­pa­do cal­cu­lan que el im­pac­to del fin de es­ta exen­ción pu­do al­can­zar los 30 mi­llo­nes de eu­ros anua­les.

La exen­ción del IVA tu­vo una tra­yec­to­ria di­fe­ren­te a la del ICIO. Es­te úl­ti­mo im­pues­to su­frió su­ce­si­vas adap­ta­cio­nes le­ga­les que sir­ven pa­ra en­ten­der has­ta qué pun­to es­tá blin­da­do por los acuer­dos con la San­ta Se­de. Es­te im­pues­to no exis­tía cuan­do se fir­ma­ron los acuer­dos en 1979. El ICIO se in­tro­du­jo en la Ley de Ha­cien­das Lo­ca­les de 1988. Cu­rio­sa­men­te, la Igle­sia ca­tó­li­ca (y los co­le­gios, hos­pi­ta­les, et­cé­te­ra de su ór­bi­ta) pa­ga­ban el que era el an­te­ce­den­te de es­te im­pues­to. Se tra­ta­ba de una ta­sa de li­cen­cia de obras. Co­mo la Igle­sia no es­ta­ba exen­ta de ta­sas, te­nía que pa­gar es­ta. Sin em­bar­go, cuan­do se pa­só de ta­sa a im­pues­to (un cam­bio que se reali­zó por ra­zo­nes ju­rí­di­cas y que además

la eli­mi­na­ción de la exen­ción del im­pues­to so­bre cons­truc­cio­nes y obras exi­ge re­for­mar los acuer­dos con la san­ta se­de

FOTO: javier eTXeZarreTa/eFe

El vi­ce­se­cre­ta­rio pa­ra asun­tos eco­nó­mi­cos de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, Fer­nan­do Gi­mé­nez Ba­rrio­ca­nal (con cor­ba­ta).

2 — Edi­fi­cio de los Es­co­la­pios en Ge­ta­fe (Ma­drid).

—2

1 — El res­pon­sa­ble de Jus­ti­cia del PSOE, An­drés Perelló. FOTO: mi­gueL án­geL pO­LO/eFe

— 1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.