Las en­tra­ñas del con­tra­pro­cés

Los con­tra­rios a la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña co­mien­zan a or­ga­ni­zar­se an­te la in­mi­nen­cia del re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre

Tiempo - - News - por An­to­nio Fer­nán­dez

du­ran­te los úl­ti­mos años, las ca­lles de Ca­ta­lu­ña han si­do in­va­di­das por cien­tos de mi­les o mi­llo­nes de ciu­da­da­nos con ban­de­ras es­te­la­das (la ban­de­ra in­de­pen­den­tis­ta), re­cla­man­do un re­fe­rén­dum pa­ra de­ci­dir si rom­pen o no con el res­to de Es­pa­ña. Ha si­do una ima­gen po­ten­te y sos­te­ni­da en el tiem­po que ha pro­yec­ta­do la ima­gen de una Ca­ta­lu­ña des­con­ten­ta (y en­fren­ta­da) con Es­pa­ña. Pe­ro Ca­ta­lu­ña es más que eso: en los úl­ti­mos años, han na­ci­do va­rias en­ti­da­des cí­vi­cas que pre­go­nan pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio: re­nie­gan del se­pa­ra­tis­mo y abo­gan por con­ti­nuar en Es­pa­ña. Y mu­chas de las or­ga­ni­za­cio­nes ya exis­ten­tes se han re­for­za­do mien­tras el su­flé in­de­pen­den­tis­ta re­ba­ja su tono.

“Hay un efec­to ac­ción-reac­ción. Cuan­ta más fuer­za ha­gan los in­de­pen­den­tis­tas, más fuer­za ha­re­mos tam­bién no­so­tros”, di­ce a TIEM­PO Juan Carlos Gi­rau­ta, por­ta­voz de Ciu­da­da­nos en el Con­gre­so de los Dipu­tados. Y es que las co­sas han cam­bia­do mu­cho. “Ha­ce unos años, era im­pen­sa­ble que al­gu­nos co­lec­ti­vos co­mo los ac­tua­les se po­si­cio­na­sen co­mo lo han he­cho aho­ra. Un ejem­plo es Lli­ber­tats, que aco­ge a ju­ris­tas ca­ta­la­nes”, aña­de el di­ri­gen­te de C’s. Fue una reac­ción al he­cho de que el pro­pio Co­le­gio de Abo­ga­dos de Bar­ce­lo­na se su­mó al Pac­to Na­cio­nal por el De­re­cho a De­ci­dir, una pla­ta­for­ma so­be­ra­nis­ta mon­ta­da por la Ge­ne­ra­li­tat.

Pa­ra lle­gar a la mo­vi­li­za­ción del an­ti­in­de­pen­den­tis­mo so­lo ha­ce fal­ta echar la mi­ra­da un po­co ha­cia atrás. “Du­ran­te mu­cho tiem­po, co­mo la in­de­pen­den­cia no se ha­bía si­tua­do en la agen­da po­lí­ti­ca, se ha­bía per­mi­ti­do ca­si to­do a los na­cio­na­lis­tas. En la Tran­si­ción, el na­cio­na­lis­mo con­tri­bu­ye al pac­to cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro lue­go una par­te de

so­cie­dad ci­vil ca­ta­la­na, crea­da en abril de 2014, se ha con­ver­ti­do en el bu­que in­sig­nia con­tra el in­de­pen­den­tis­mo

ese na­cio­na­lis­mo rom­pe ese pac­to y nos pi­llan a mu­chos y a la so­cie­dad con el pa­so cam­bia­do”, ad­mi­te Ale­jan­dro Fer­nán­dez, por­ta­voz par­la­men­ta­rio del PP. Pa­ra el di­ri­gen­te po­pu­lar, en 2012 cam­bia el es­ce­na­rio, pe­ro tam­bién hay una reac­ción. “Aho­ra, el nú­me­ro de in­de­pen­den­tis­tas ba­ja y la má­qui­na de crear es­pa­ño­lis­tas son ellos. Hay gen­te que nun­ca se ha­bía ma­ni­fes­ta­do po­lí­ti­ca­men­te y que aho­ra se po­si­cio­na en con­tra de la rup­tu­ra. A par­tir de ahí, co­mien­zan a apa­re­cer en­ti­da­des ci­vi­les co­mo Es­pa­ña i Ca­ta­lans, o Em­pre­sa­ris de Ca­ta­lun­ya, o So­cie­dad Ci­vil Ca­ta­la­na (SCC). No es­tán tan or­ga­ni­za­das co­mo los in­de­pen­den­tis­tas, pe­ro sí son en­ti­da­des im­por­tan­tes y eso va a te­ner re­per­cu­sio­nes en el pa­no­ra­ma político fu­tu­ro de Ca­ta­lu­ña”.

Gi­rau­ta, por su par­te, ad­mi­te que “CiU co­men­zó el adoc­tri­na­mien­to. Se han pa­sa­do mu­chos años sem­bran­do odio, men­ti­ras y re­in­ter­pre­ta­ción his­tó­ri­ca. En Ca­ta­lu­ña ha­bía un par­ti­do de cen­tra­li­dad, que era CiU y cuan­do ese par­ti­do ha­ce un plan­tea­mien­to se­ce­sio­nis­ta, se em­pie­zan a oír vo­ces que an­tes no se oían”.

Jo­sé Do­min­go, vi­ce­pre­si­den­te de SCC re­cal­ca tam­bién que “la ac­ti­tud de los in­de­pen­den­tis­tas ha crea­do an­ti­in­de­pen­den­tis­tas. Mu­cha gen­te que co­que­tea­ba con el na­cio­na­lis­mo ya se ha ido apar­tan­do y asu­me aho­ra un pa­pel activista. An­tes no ha­bía un es­pe­cial mo­ti­vo pa­ra que flo­re­cie­se un mo­vi­mien­to an­ti­in­de­pen­den­tis­ta, pe­ro en el mo­men­to en que la in­de­pen­den­cia se con­vier­te en el mo­no­te­ma, mu­cha gen­te se ale­ja y otra to­ma par­ti­do pre­ci­sa­men­te en con­tra”.

Lo cier­to es que en el 2012, cuan­do CiU apo­ya abier­ta­men­te la se­ce­sión, el su­flé so­be­ra­nis­ta sube a má­xi­mos. Además, se fi­ja co­mo fe­cha de la in­de­pen­den­cia el 2014, año en el que de­be­ría ha­ber un

Los con­tra­rios a la rup­tu­ra han ela­bo­ra­do un in­for­me de 200 pá­gi­nas con los “dé­fi­cits de­mo­crá­ti­cos” de ca­ta­lu­ña

re­fe­rén­dum (en reali­dad, hu­bo una con­sul­ta po­pu­lar y por la que es­tán con­de­na­dos Ar­tur Mas, Joana Ortega, Irene Ri­gau y Fran­cesc Homs). En ese clí­max, apa­re­ce SCC. Se pre­sen­tó en so­cie­dad el 23 de abril de 2014, con una nu­tri­da re­pre­sen­ta­ción so­cial y po­lí­ti­ca. “Fui­mos una aso­cia­ción muy trans­ver­sal con un men­sa­je cla­ro y ro­tun­do: ni que­re­mos ni nos con­vie­ne la se­ce­sión. Me­jor jun­tos”, di­ce a es­te se­ma­na­rio Joa­quim Coll, ex­vi­ce­pre­si­den­te y uno de los his­tó­ri­cos de la en­ti­dad. Al año si­guien­te de su na­ci­mien­to, SCC re­ci­bió el pre­mio Ciu­da­dano Eu­ro­peo, que otor­ga el Par­la­men­to Eu­ro­peo a las en­ti­da­des que desa­rro­llan una im­por­tan­te la­bor so­cial.

Coll re­co­no­ce que “no fue fá­cil nues­tra ta­rea. Aho­ra se asu­me que hay un dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co en Ca­ta­lu­ña y se han vis­to al­gu­nas de las tram­pas del de­re­cho a de­ci­dir, pe­ro en­ton­ces aún no”. Y re­me­mo­ra que el 2014 fue el año más du­ro “por­que pa­re­cía que el in­de­pen­den­tis­mo lo te­nía to­do a su fa­vor: la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC) y Òm­nium Cul­tu­ral sa­ca­ban mu­cha gen­te a la ca­lle con un dis­cur­so que pa­re­cía in­con­tes­ta­ble. Y era el año del tri­cen­te­na­rio y el año en que ha­bía con­vo­ca­do un re­fe­rén­dum, con un Go­bierno in­de­pen­den­tis­ta y una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria fa­vo­ra­ble a la se­ce­sión”.

FAL­TA DE LI­BER­TA­DES

Jo­sé Do­min­go, ac­tual vi­ce­pre­si­den­te de SCC, se­ña­la a TIEM­PO que es­ta en­ti­dad “na­ce con vo­ca­ción de con­cien­cia­ción, no tan­to de mo­vi­li­za­ción. Se tra­ta de dar ar­gu­men­tos y de ser ac­ti­vis­tas. El de­to­nan­te del na­ci­mien­to de SCC fue la fal­ta de li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas”. Do­min­go sub­ra­ya que “en los úl­ti­mos me­ses ha ha­bi­do un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la ba­ta­lla con­tra el se­ce­sio­nis­mo”. En­fa­ti­za el vi­ce­pre­si­den­te de SCC que con­vo­ca­ron la ma­ni­fes­ta­ción del pa­sa­do 19 de mar­zo ba­jo el le­ma Pa­re­mos el gol­pe de Es­ta­do.

Aún así, co­mo des­ta­ca Ale­jan­dro Fer­nán­dez, del PP, “el in­de­pen­den­tis­mo ha per­di­do fue­lle: en el 2014, apo­ya­ban la se­ce­sión el 56% de la po­bla­ción y en el 2017 so­lo la apo­ya el 42%”. En es­te con­tex­to, sub­ra­ya el dipu­tado po­pu­lar que “la la­bor de las en­ti­da­des cí­vi­cas es cru­cial, por­que han ro­to la idea de asi­mi­lar los mo­vi­mien­tos an­ti­in­de­pen­den­tis­tas con la dic­ta­du­ra de Fran­co”.

En reali­dad, en los úl­ti­mos años han flo­re­ci- do o se han for­ta­le­ci­do di­ver­sas en­ti­da­des cí­vi­cas de un am­plio abanico de sec­to­res: la Asam­blea por una Es­cue­la Bi­lin­güe, Im­pul­so Ciu­da­dano, So­ma­temps, la Aso­cia­ción por la To­le­ran­cia, Con­vi­ven­cia Cí­vi­ca Ca­ta­la­na, Fe­de­ra­lis­tes d’Es­que­rra (vin­cu­la­da a los so­cia­lis­tas), Es­pa­ña i Ca­ta­lans, la men­cio­na­da Lli­ber­tats o Em­pre­sa­ris de Ca­ta­lun­ya. En el ám­bi­to pe­rio­dís­ti­co, ca­be re­sal­tar la apa­ri­ción del Gru­po de Pe­rio­dis­tas Pi i Mar­gall (GPPiM).

“Na­ci­mos pa­ra con­tra­rres­tar la ola de pe­rio­dis­mo pro­pa­gan­dís­ti­co fa­vo­re­ci­do por el Go­bierno ca­ta­lán y las fuer­zas se­ce­sio­nis­tas. No­so­tros pro­po­ne­mos un pe­rio­dis­mo ba­sa­do en he­chos y con pro­fe­sio­na­li­dad, no con­ce­bi­do co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra ha­cer país y de pro­pa­gan­da”, di­ce a es­te se­ma­na­rio Ser­gi Fidalgo, pre­si­den­te del GPPiM. Fidalgo re­co­no­ce que “se tar­dó de­ma­sia­do en res­pon­der. Des­de el Go­bierno cen­tral hu­bo mu­cha ti­bie­za.

No que­rían ver lo que es­ta­ba pa­san­do por in­tere­ses elec­to­ra­les. Y aho­ra re­co­ge­mos lo que se sem­bró en la épo­ca de Jor­di Pujol”.

Fidalgo tam­bién es de la creen­cia de que “el mun­do in­de­pen­den­tis­ta no es­tá tan mo­vi­li­za­do co­mo ha­ce un tiem­po. En el aque­la­rre de Mont­juïc [el ac­to ma­si­vo ce­le­bra­do el 11 de ju­nio por el in­de­pen­den­tis­mo], con un Pep Guar­dio­la di­cien­do men­ti­ras, hu­bo so­lo unas 25.000 per­so­nas, cuan­do ellos di­cen que el 80% de la po­bla­ción es­tá a fa­vor del re­fe­rén­dum. Eso es po­ca gen­te. Son los es­pec­ta­do­res de un Ba­rça-Ses­tao de Co­pa del Rey”. Y aña­de:“el in­de­pen­den­tis­mo se mo­vi­li­za por­que no tie­ne una res­pues­ta que le con­tra­rres­te. Por eso, si no nos ca­lla­mos, ga­na­re­mos se­gu­ro”.

Tam­bién Juan Carlos Gi­rau­ta es de esa opi­nión. “El apa­ci­gua­mien­to nun­ca fun­cio­na. Siem­pre fa­vo­re­ce al que desafía. La in­de­fi­ni­ción co­bar­de hi­zo que se aguan­ta­se mu­chos años un ré­gi­men”.

IN­FOR­MES CON­TUN­DEN­TES

Qui­zá por no ca­llar­se, SCC, en su cor­ta tra­yec­to­ria, se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal re­fe­ren­te del an­ti­in­de­pen­den­tis­mo. “Los in­de­pen­den­tis­tas nos re­tan a par­ti­ci­par en la cam­pa­ña por el no. Lo ha­cen pa­ra jus­ti­fi­car­se. Pe­ro no­so­tros ne­ga­mos la pre­via, es de­cir, el pro­ce­so en sí. No va­mos a ser par­ti­da­rios del no por­que no cree­mos en el pro­cés. Y un re­fe­rén­dum que no ten­ga par­ti­ci­pa­ción del no ca­re­ce de seriedad”, afir­ma Jo­sé Do­min­go.

El di­ri­gen­te de SCC de­ta­lla que las ini­cia­ti­vas de es­ta en­ti­dad se han mul­ti­pli­ca­do. “El pa­sa­do mes de ma­yo, pre­sen­ta­mos en el Con­gre­so de los Dipu­tados un in­for­me con los dé­fi­cits de­mo­crá­ti­cos de Ca­ta­lu­ña. No­so­tros es­ta­mos en con­tra del pa­pel que es­tá te­nien­do la Ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na en to­do el

pro­cés. La Ge­ne­ra­li­tat y los ayun­ta­mien­tos han de ser neu­tra­les. No pue­den ser in­de­pen­den­tis­tas. En Ca­ta­lu­ña exis­te una evi­den­te pér­di­da de las li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas y de los de­re­chos de los ciu­da­da­nos. Cu­rio­sa­men­te, ese in­for­me fue con­tes­ta­do in­me­dia­ta­men­te por el Sín­dic de Greu­ges [el De­fen­sor del Pue­blo ca­ta­lán], que se de­di­ca pre­fe­ren­te­men­te a de­fen­der al in­de­pen­den­tis­mo en lu­gar de de­fen­der a los ciu­da­da­nos, co­mo de­be­ría”.

En el ci­ta­do in­for­me, de 200 pá­gi­nas, se de­nun­cian ca­sos muy con­cre­tos de dé­fi­cits de­mo­crá­ti­cos. Por ejem­plo, el “adoc­tri­na­mien­to na­cio­na­lis­ta en los li­bros de tex­to”, ca­sos in­di­vi­dua­les de “aco­so al di­si­den­te en la es­cue­la”, pre­sio­nes a fa­mi­lias, la vul­ne­ra­ción de la ley de ban­de­ras col­gan­do la es­te­la­da en las fa­cha­das de con­sis­to­rios o el ve­to de TV3 a un li­bro del so­cia­lis­ta Jo­sep Bo­rrell que ne­ga­ba las con­sig­nas in­de­pen­den­tis­tas con da­tos.

foto: andreu dal­mau/efe

so­cios Car­les Puig­de­mont y Oriol Jun­que­ras, en­tre otros, mo­men­tos an­tes de par­ti­ci­par en un ac­to a fa­vor del re­fe­rén­dum.

fo­tos: to­ni al­bir/ efe, fer­nan­do al­va­ra­do/efe y mar­ta pé­rez/efe

A la iz­quier­da, Ser­gi Fidalgo, pre­si­den­te del GPPiM. Arri­ba, Juan Carlos Gi­rau­ta (Ciu­da­da­nos). Aba­jo, Jo­sé Do­min­go, vi­ce­pre­si­den­te de SCC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.