Via­jes. Na­tu­ra­le­za sal­va­je

Tiempo - - News - por Flo­rian Sankt­johan­ser

La par­te nor­te del par­que na­cio­nal De­na­li, en el Es­ta­do de Alas­ka (Es­ta­dos Uni­dos), cuen­ta con al­gu­nos sen­de­ros bien tra­za­dos, se pue­de lle­gar allí en au­to­bús y tren y, co­mo con­se­cuen­cia, sus cam­pings sue­len es­tar muy fre­cuen­ta­dos. En la par­te Sur, en cam­bio, no hay ca­mi­nos ni cam­pings, so­lo un cam­pa­men­to ba­se si­tua­do en lo al­to en un la­go gla­ciar. La aven­tu­ra co­mien­za en An­cho­ra­ge, la ciu­dad más gran­de de Alas­ka. Via­ja­mos ha­cia el Nor­te por ca­rre­te­ra. El pi­lo­to, un hom­bre con una pe­ri­lla y ga­fas de sol, nos es­tá es­pe­ran­do en Fish La­ke. El hi­dro­avión zum­ba cuan­do so­bre­vo­la­mos Ruth Gla­cier, una co­rrien­te de hie­lo de cin­co ki­ló­me­tros de an­cho que ser­pen­tea mon­ta­ña aba­jo. Al fon­do se al­za, siem­pre blan­co, el De­na­li, el mon­te más al­to de Nor­tea­mé­ri­ca, de 6.190 me­tros. La vis­ta es in­des­crip­ti­ble. El hi­dro­avión en­tra en un va­lle de mon­ta­ña si­tua­do a gran al­tu­ra y ate­rri­za en el Back­si­de La­ke, un la­go de co­lor gris le­cho­so, el más al­to don­de pue­de ate­rri­zar. Subimos por la cues­ta de­trás del gla­ciar y em­pe­za­mos a atra­ve­sar el pai­sa­je sal­va­je, sin sen­de­ros.

Esa no­che co­me­mos en pla­tos de plás­ti­co. El cie­lo noc­turno es im­pre­sio­nan­te, con es­tre­llas que bri­llan en el ho­ri­zon­te y la Vía Lác­tea res­plan­de­cien­do so­bre no­so­tros. De re­pen­te, al­guien sa­cu­de mi tien­da de cam­pa­ña. “¡Vá­mo­nos. Au­ro­ras bo­rea­les!”. Un des­te­llo ver­de atra­vie­sa el cie­lo. Apa­re­ce una es­pi­ral roja. Des­pués de un lar­go ra­to nos ren­di­mos an­te el frío y el sue­ño. A la ma­ña­na si­guien­te ca­mi­na­mos so­bre la cres­ta de una mo­rre­na. Al­re­de­dor de me­dia ho­ra des­pués lle­ga­mos a las bo­ni­tas cas­ca­das de Cook’s Creek. Es­ta es la ru­ta es­tán­dar.

Al lle­gar a la ci­ma, el mon­te De­na­li se al­za de­lan­te de no­so­tros en to­do su es­plen­dor. Gra­ni­to gris co­ro­na­do por hie­lo blan­co. El pi­co era co­no­ci­do ofi­cial­men­te co­mo Mon­te McKin­ley has­ta 2015, cuan­do el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma lo re­bau­ti­zó con el nom­bre tra­di­cio­nal en len­gua ata­bas­ca­na. A la ma­ña­na si­guien­te em­pren­de­mos la úl­ti­ma ca­mi­na­ta, a lo lar­go de un río sin nom­bre ha­cia Ruth Gla­cier. Allí, a una dis­tan­cia se­gu­ra, ve­mos un oso ne­gro en la ma­le­za. Le­van­ta bre­ve­men­te la ca­be­za mi­ran­do ha­cia no­so­tros an­tes de ale­jar­se. [DPA]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.