en­tre­vis­ta. Pie­rre Du­kan

El die­tis­ta de las celebrities

Tiempo - - News -

“En Es­pa­ña ca­da vez hay más ni­ños gor­dos y dia­bé­ti­cos” por ma­cu Llo­ren­te Foto: Án­gel Díaz/efe

Pie­rre Du­kan es des­de ha­ce años el die­tis­ta de las

celebrities. Su po­pu­lar ré­gi­men ha si­do ta­cha­do de frau­du­len­to por par­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Die­tis­tas-Nu­tri­cio­nis­tas. Ex­pul­sa­do del Co­le­gio de Mé­di­cos fran­cés, aho­ra vuel­ve a la car­ga con un nue­vo li­bro des­ti­na­do a las em­ba­ra­za­das y a lo que de­ben co­mer pa­ra no te­ner hi­jos obe­sos.

P_En su nue­vo li­bro, Los 6 me­ses que pue­den cam­biar el mun­do, (Cú­pu­la) ad­vier­te de que eli­mi­nan­do de­ter­mi­na­dos ali­men­tos en la die­ta de las em­ba­ra­za­das se aca­ba­ría con el so­bre­pe­so en nues­tra so­cie­dad...

R_Si du­ran­te el 4º y el 5º mes del em­ba­ra­zo, las mu­je­res eli­mi­nan los ali­men­tos glu­cí­di­cos (hi­dra­tos de car­bono) trans­for­ma­dos in­dus­trial­men­te, los ni­ños po­drían es­tar in­mu­ni­za­dos a te­ner so­bre­pe­so y dia­be­tes 40 años más tar­de.

P_¿Las em­ba­ra­za­das es­pa­ño­las co­men mal?

R_Co­men co­mo to­dos los es­pa­ño­les. Pe­ro una ma­dre em­ba­ra­za­da que to­ma re­fres­cos azu­ca­ra­dos, pan in­dus­trial o ga­lle­tas co­mer­cia­les, di­gie­re y asi­mi­la es­tos ali­men­tos que lle­gan en la san­gre de la ma­dre al be­bé. Y lle­gan tan de­pri­sa que ele­van la con­cen­tra­ción de glu­co­sa a un ni­vel to­le­ra­ble pa­ra las ma­dres pe­ro tó­xi­co pa­ra el pán­creas del be­bé.

P_Sus co­le­gas mé­di­cos pa­re­ce que tie­nen una gue­rra con­tra us­ted. ¿Es­tá pre­pa­ra­do pa­ra las crí­ti­cas a su nue­vo li­bro?

R_En Es­pa­ña no fue­ron los mé­di­cos quie­nes em­pren­die­ron una gue­rra con­tra mí sino los nu­tri­cio­nis­tas. Mi mé­to­do en Es­pa­ña tu­vo tal éxi­to que les dio mie­do. Hoy les pi­do que to­men en con­si­de­ra­ción que es­te año en Es­pa­ña, adul­tos y ni­ños que no eran grue­sos ni dia­bé­ti­cos se han con­ver­ti­do en gor­dos y dia­bé­ti­cos. El plan que pro­pon­go con­tra

azú­ca­res in­dus­trial­men­te trans­for­ma­dos es sim­plí­si­mo y so­lo du­ra 60 días.

P_Lo que no des­apa­re­ce son los de­trac­to­res. Ata­ca­do por sus co­le­gas, sin em­bar­go su die­ta es se­gui­da por mi­llo­nes de per­so­nas en dis­tin­tos paí­ses del mun­do. ¿Se sien­te in­jus­ta­men­te tra­ta­do?

R_Los co­le­gas me cri­ti­can que no sea un miem­bro del es­ta­blish­ment. Soy fun­da­men­tal­men­te un fa­cul­ta­ti­vo prác­ti­co y siem­pre bus­qué el contacto con el pa­cien­te, por­que es lo que me gus­ta más y lo que sé ha­cer me­jor.

P_¿Sir­ven pa­ra al­go las die­tas o lo que de­be­ría cam­biar es la so­cie­dad, tal y co­mo us­ted ex­pli­ca en su li­bro Los hom­bres las pre­fie­ren con cur­vas, don­de cri­ti­ca­ba la ti­ra­nía de la del­ga­dez?

R_Es­ta cues­tión es­tá en el co­ra­zón de mi fi­lo­so­fía. Exis­te una ley so­cio­ló­gi­ca que di­ce que un in­di­vi­duo des­gra­cia­do con­su­me más que un in­di­vi­duo fe­liz. Y cuan­do a un hu­mano le fal­ta fe­li­ci­dad, pro­cu­ra crear­la. Lo más sim­ple y me­nos cos­to­so es con­su­mir azú­ca­res y fa­ri­ná­ceas, que con­du­cen a en­gor­dar.

P_Pa­ra ter­mi­nar, de­le una ale­gría a aque­llos que desean adel­ga­zar pe­ro siem­pre ter­mi­nan ti­ran­do la toa­lla... ¿Exis­te la die­ta per­fec­ta? ¿Y se lla­ma Du­kan?

R_No, por­que las per­so­nas de­tes­tan en­gor­dar pe­ro sien­ten la ne­ce­si­dad de co­mer ali­men­tos que en­gor­dan. El me­jor ré­gi­men es el que se to­ma co­mo un pro­yec­to de vi­da. Mi ré­gi­men lo pres­cri­bo des­de ha­ce 40 años. Lo cons­truí ca­ra a ca­ra con pa­cien­tes que es­ta­ban mo­ti­va­dos y me pre­gun­ta­ban por un ré­gi­men que les hi­cie­ra adel­ga­zar rá­pi­da­men­te, sin

ham­bre.— con­tar las ca­lo­rías y sin te­ner

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.