La de­ri­va de Ma­du­ro

Los ve­ne­zo­la­nos lle­van tres me­ses lle­nan­do las ca­lles de ma­ni­fes­tan­tes

Tiempo - - News - Alfonso s. pa­lo­ma­res @as­pa­lo­ma­res

Po­cas ve­ces la pa­la­bra cri­sis tu­vo un sig­ni­fi­ca­do tan exac­to y múl­ti­ple co­mo aho­ra en la Ve­ne­zue­la de Ma­du­ro. En ese des­ven­tu­ra­do y rico país po­de­mos ver to­dos los ros­tros de la cri­sis, de las cri­sis. Cri­sis ali­men­ta­ria, eco­nó­mi­ca y so­cial. Cri­sis hu­ma­ni­ta­ria al bor­de de la de­ses­pe­ra­ción. Fal­ta de to­do, se­ría un ro­sa­rio in­ter­mi­na­ble enu­me­rar las ca­ren­cias que tie­nen los de­ses­pe­ra­dos

los pe­rio­dis­tas de­nun­cian las re­pre­sio­nes con­tra los pro­fe­sio­na­les crí­ti­cos con ni­co­lás Ma­du­ro

ciu­da­da­nos. Y lo que es peor, la cons­tan­te pre­sen­cia re­pre­so­ra de la Po­li­cía cha­vis­ta que ha de­ja­do, al me­nos por aho­ra, 76 muer­tos y un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de de­te­ni­dos, apar­te de los en­car­ce­la­dos en­ca­be­za­dos por el clá­si­co Leo­pol­do López, del que hay una pre­sun­ta gra­ba­ción de sus gri­tos mien­tas es­ta­ba sien­do tor­tu­ra­do. Los ve­ne­zo­la­nos lle­van tres me­ses lle­nan­do las ca­lles de ma­ni­fes­tan­tes ca­si a dia­rio, una prue­ba de que les po­see una ra­bia in­ter­mi­na­ble fren­te al ré­gi­men.

Hay ti­ros y muer­tos, pe­ro el mie­do no les fre­na. Ma­du­ro pro­nun­cia unos dis­cur­sos de­li­ran­tes y pri­ma­rios. Ha di­cho que si no les lle­gan los vo­tos acu­di­rán a las ar­mas, es de­cir, que es­tá dis­pues­to a se­guir ma­tan­do pa­ra de­fen­der su re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na. Muy de­mó­cra­ta el tío. Po­cas ve­ces hu­bo un pre­si­den­te con unas aris­tas tan ru­di­men­ta­rias. Cha­ves era otra co­sa. Te­nía un gran ca­ris­ma ver­bal.

La cri­sis se agu­di­zó y las manifestaciones se mul­ti­pli­ca­ron cuan­do a pri­me­ros de abril dio un gol­pe de Es­ta­do con­tra la Cons­ti­tu­ción.

Ma­yo­ría arro­lla­do­ra

Fue cuan­do le qui­tó los po­de­res a la Asam­blea Na­cio­nal pa­ra que fue­ran asu­mi­dos por el Tri­bu­nal Su­pre­mo, el Su­pre­mo ava­ló la ma­nio­bra, pe­ro pron­to tu­vie­ron que vol­ver­se atrás an­te las pre­sio­nes de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. La Asam­blea Na­cio­nal, se­gún la Cons­ti­tu­ción, es el ór­gano le­gis­la­ti­vo le­gí­ti­mo. En las úl­ti­mas elec­cio­nes la opo­si­ción ob­tu­vo una ma­yo­ría arro­lla­do­ra, pe­ro sis­te­má­ti­ca­men­te Ma­du­ro vie­ne im­pi­dien­do que ejer­za sus fun­cio­nes. Los pe­rio­dis­tas de­nun­cian las pre­sio­nes y las re­pre­sio­nes con­tra los pro­fe­sio­na­les crí­ti­cos con Ma­du­ro y con­tra las em­pre­sas pe­rio­dís­ti­cas que ata­can al sis­te­ma. El pe­rio­dis­ta Tu­lio Her­nán­dez, co­la­bo­ra­dor del Na­cio­nal, se vio obli­ga­do a huir y re­fu­giar­se en Es­pa­ña por ha­ber pe­di­do a los jó­ve­nes que se de­fen­die­ran de los ata­ques. El pro­pio Ma­du­ro alen­tó pú­bli­ca­men­te a la Po­li­cía que lo bus­ca­ra y en­car­ce­la­ra. La fis­cal Ge­ne­ral del Es­ta­do, Lui­sa Ortega, se ha con­ver­ti­do en el blan­co de las iras del ré­gi­men por re­con­ve­nir­le que res­pe­ta­ra las le­yes. Lui­sa Ortega, era una re­co­no­ci­da cha­vis­ta, pe­ro no qui­so co­la­bo­rar con las ve­lei­da­des an­ti­de­mo­crá­ti­cas de Ma­du­ro. En me­dio de ese caos es­qui­zo­fré­ni­co, Óscar Pé­rez, un pi­lo­to de pe­lí­cu­la, se apo­de­ró de un he­li­cóp­te­ro de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca y des­de el ai­re se de­di­có a bom­bar­dear el Mi­nis­te­rio del In­te­rior y el edi­fi­cio del Tri­bu­nal Su­pre­mo, mien­tras su co­pi­lo­to ex­hi­bía una ins­crip­ción con­tra el ré­gi­men. Trá­gi­có­mi­co.

Ma­du­ro mon­tó en una de sus tí­pi­cas có­le­ras y acu­só a los Es­ta­dos Uni­dos y a la em­ba­ja­da de ese país de apo­yar ese vue­lo y un gol­pe de Es­ta­do. En es­te pai­sa­je tan de­sola­dor, Ma­du­ro quie­re per­pe­tuar­se y le­gi­ti­mar­se en el po­der y pa­ra lo­grar­lo ha con­vo­ca­do las elec­cio­nes a una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te pa­ra que ela­bo­re una Cons­ti­tu­ción que le blin­de a él y a su re­vo­lu­ción que se sus­tan­cia en un cha­vis­mo adul­te­ra­do. Esa Asam­blea ten­drá 545 miem­bros de los cua­les 364 se­rán ele­gi­dos de for­ma te­rri­to­rial y 173 sal­drán de los ám­bi­tos sec­to­ria­les; es de­cir cam­pe­si­nos, pes­ca­do­res, es­tu­dian­tes, dis­ca­pa­ci­ta­dos, em­pre­sa­rios, em­plea­dos y co­mu­nes. Más ocho in­dí­ge­nas.

La cir­cuns­crip­ción se­rá mu­ni­ci­pal y to­dos los mu­ni­ci­pios es­ta­rán re­pre­sen­ta­dos por un miem­bro. De es­te mo­do ten­drá el mis­mo va­lor un mu­ni­ci­pio ha­bi­ta­do por 1.000 ha­bi­tan­tes que el po­bla­do por 300.000 o 500.000. Lo que tra­ta es de res­tar­le po­der a las ciu­da­des en don­de fron­tal.— tie­ne un re­cha­zo

foto: mi­guel gu­tié­rrez/efe

Ma­ni­fes­tan­tes opo­si­to­res par­ti­ci­pan en una mar­cha con­tra Ma­du­ro en Caracas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.