por la es­cua­dra

Tiempo - - News - Luis aL­go­rri fa­ce­book.com/lui­sal­go­rri

Chu­le­tón: pos­ver­du­ra, por­que la va­ca co­me hier­ba y, por la pro­pie­dad tran­si­ti­va, cuen­ta co­mo en­sa­la­da

Don Darío Vi­lla­nue­va, un gran ti­po, di­rec­tor de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, ha anun­cia­do que no lle­ga­re­mos a San­ta Pris­ca sin que en el Dic­cio­na­rio se in­clu­ya el tér­mino pos­ver­dad. El anun­cio ha pro­vo­ca­do cier­to re­vue­lo y yo no sé por qué: en el DRAE anidan pa­la­bros co­mo al­món­di­ga, mur­cié­ga­lo, otu­bre, to­ba­lla, al­be­ri­co­que, blu­yín, pa­pahue­vos y la mis­ma “pa­la­bro”, en­tre otros ape­chus­ques (que tam­bién vie­ne), y na­die se ata­ra­za por ello las lú­nu­las ni los pa­dras­tros, así que a ver.

Vea­mos, ¿qué es la pos­ver­dad? Pues una for­mu­la­ción en la cual los he­chos tie­nen mu­cha me­nos im­por­tan­cia que las emo­cio­nes. O, por de­cir­lo con al­go más de cla­ri­dad, que la ver­dad va­le me­nos que aque­llo que uno quie­re creer, o que quie­re que otros crean.

To­do es­to se lla­mó, de to­da la vi­da de Dios, men­ti­ra, em­bus­te, tro­la, fal­se­dad, pa­pa­rru­cha, cuen­to chino, fal­si­fi­ca­ción, ca­lum­nia, ca­me­lo, chis­me, in­fun­dio y co­sas pa­re­ci­das, pe­ro aho­ra se lla­ma pos­ver­dad. ¿Y por qué? Pues por­que sue­na más lim­pio, hue­le me­jor, es un tér­mino aún sin des­pres­ti­giar y los sin­ver­güen­zas pue­den usar­lo sin des­com­po­ner la fi­gu­ra. Pon­ga­mos al­gu­nos ejem­plos, que­ri­dos ni­ños.

Cuan­do éra­mos pe­que­ños, el día de la fiesta, apar­ca­ba en la era el ca­rro­ma­to del se­ñor Au­re­lio, un tío muy sim­pá­ti­co que aca­bó pro­gre­san­do y cam­bió el ca­rro­ma­to por la fre­go­ne­ta. El se­ñor Au­re­lio, que lle­va­ba un bi­so­ñé que can­ta­ba más que el Or­feón Do­nos­tia­rra, sa­ca­ba unos fras­cos y ase­gu­ra­ba con mu­chí­si­mo sa­le­ro que, si te lo echa­bas por la ca­be­za, aquel lí­qui­do pro­di­gio­so ha­cía que el pe­lo vol­vie­se a cre­cer (a to­dos me­nos a él, es­ta­ba cla­ro); y, si te lo be­bías y re­za­bas no sé qué, de­vol­vía el amor per­di­do, cu­ra­ba del mal fran­cés, asen­ta­ba los in­tes­ti­nos, des­hin­cha­ba las va­ri­ces, blan­quea­ba los dien­tes y eva­po­ra­ba las al­mo­rra­nas.

To­dos sa­bía­mos que be­ber aque­llo po­día te­ner a un mi­ne­ro de cien ki­los co­rrien­do a sen­tar­se en el re­tre­te ca­da diez mi­nu­tos du­ran­te tres días, pe­ro los ma­yo­res lo com­pra­ban por lás­ti­ma, por sim­pa­tía y al­gu­nos por de­ses­pe­ra­ción. No ven­día mu­cho el se­ñor Au­re­lio por­que to­dos te­nía­mos cla­ro que lo su­yo era char­la­ta­ne­ría. Si nos hu­bie­se di­cho que lo que él ha­cía se lla­ma­ba pos­ver­dad, se­gu­ra­men­te se ha­bría fo­rra­do.

De­cir, co­mo di­ce el tío Trump, que él ga­nó las elec­cio­nes o que Oba­ma es mu­sul­mán, ya no es men­ti­ra: es pos­ver­dad. Es de­cir, una men­ti­ra bien plan­cha­da.

Dos y dos su­man cua­tro: ver­dad. Dos y dos su­man lo que te dic­te tu co­ra­zón si de­jas que flu­yan de él las bue­nas ener­gías y le po­nes mu­cho reiki: pos­ver­dad. Las pi­rá­mi­des las cons­tru­ye­ron los ex­tra­te­rres­tres: pos­ver­dad. La Coca-Co­la di­suel­ve los me­ta­les: pos­ver­dad. Un chu­le­tón de Ávila al la­do de una le­chu­ga: pues eso es una pos­ver­du­ra, por­que la va­ca se ali­men­ta de hier­ba; así que, por la pro­pie­dad tran­si­ti­va, el chu­le­tón cuen­ta co­mo en­sa­la­da. ¿Lo en­tien­den?

De­cía Ber­trand Rus­sell que, cuan­do es­tés es­tu­dian­do cual­quier ma­te­ria, la que sea, de­bes ate­ner­te a los he­chos y na­da más. So­lo a los he­chos, sin de­jar­te dis­traer por lo que tú quie­res creer o por lo que su­po­nes que te cau­sa­ría be­ne­fi­cio si otros lo cre­ye­sen. Po­bre lord Ber­trand, que se re­fe­ría se­gu­ra­men­te a las re­li­gio­nes. Qué an­ti­guo se nos ha que­da­do. Por cier­to: Darío Vi­lla­nue­va anun­cia que la pos­ver­dad en­tra­rá en el DRAE, pe­ro aún no tie­ne ni idea de cuál se­rá su de­fi­ni­ción. Eso es pos­ver­dad en es­ta­do puro. Y les de­jo: me es­pe­ran unas pos­ver­du­ras de cordero con pre­pi­mien­tos. Bue­nas tar­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.