Na­ti­vel Pre­cia­do

Tiempo - - News - na­ti­vel pre­cia­do

Apro­pó­si­to de las re­cien­tes con­me­mo­ra­cio­nes, lo úl­ti­mo que he­mos oí­do es que es­ta de­mo­cra­cia cua­ren­to­na y des­gas­ta­da ne­ce­si­ta una re­for­ma pro­fun­da y ur­gen­te. No per­da­mos la es­pe­ran­za de que el sis­te­ma político ha­ya co­rre­gi­do sus erro­res pa­ra la pró­xi­ma ce­le­bra­ción. Me re­fie­ro al aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción del 78, que ya es­tá próximo, y que ser­vi­rá de dis­cul­pa pa­ra vol­ver a las an­da­das, re­pe­tir ar­gu­men­tos y tó­pi­cos si­mi­la­res so­bre mé­ri­tos y de­mé­ri­tos de aque­llos per­so­na­jes que tran­si­ta­ron de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia. Lo pre­vi­si­ble es que a los pa­dres de la Cons­ti­tu­ción se les cuel­guen más me­da­llas de las que ya tie­nen y vuel­va a ce­le­brar­se otra se­sión so­lem­ne en las Cor­tes pre­si­di­da por el Rey. Tam­bién lo es que los más ra­di­ca­les les juz­guen otra vez con se­ve­ri­dad, por­que con­si­de­ran que no hi­cie­ron lo su­fi­cien­te, e in­clu­so al­go peor, una cha­pu­za cons­ti­tu­cio­nal pa­ra sa­lir del pa­so. A pro­pó­si­to de me­da­llas, no se de­be­rían col­gar más de las de­bi­das, pa­ra no so­li­vian­tar los áni­mos de las víc­ti­mas que aún tie­nen mo­ti­vos pa­ra sen­tir­se agra­via­das.

La ley de am­nis­tía de 1977 que aún si­gue vi­gen­te y que IU, en­tre otros, quie­re de­ro­gar, no pue­de bo­rrar la me­mo­ria his­tó­ri­ca. Hay que re­cor­dar que al­guno de los que se ca­mu­fla­ron en las lis­tas ce­rra­das de los par­ti­dos y lo­gra­ron el ac­ta de dipu­tado, so­lo eran de­mó­cra­tas aco­mo­da­ti­cios y opor­tu­nis­tas. A los que se cam­bia­ron de cha­que­ta o se pu­sie­ron ba­jo el sol que más ca­lien­ta, se les iden­ti­fi­ca fá­cil­men­te por­que su for­ma de pen­sar era in­cohe­ren­te con su for­ma de ac­tuar. De­fien­do a los que tie­nen la lu­ci­dez o la hu­mil­dad de ad­mi­tir los erro­res del pa­sa­do y cam­bian de opi­nión y has­ta de ideo­lo­gía, pe­ro no a los far­san­tes que se ca­mu­fla­ron en los es­ca­ños pa­ra pro­lon­gar su ca­rre­ra po­lí­ti­ca o pa­ra sal­var el pe­lle­jo. Cam­biar de ideas pue­de ser una far­sa o una evo­lu­ción y al­gu­nos, co­mo Adol­fo Suá­rez, no fue­ron far­san­tes y es evi­den­te que evo­lu­cio­na­ron. Otros, sin em­bar­go, bas­tan­te me­nos. Del cues­tio­na­do Mar­tín Vi­lla, que tu­vo car­gos relevantes en to­dos los Go­bier­nos de la Tran­si­ción (más allá de que una jue­za ar­gen­ti­na ha­ya dic­ta­do or­den de bus­ca y cap­tu­ra in­ter­na­cio­nal al con­si­de­rar­le co­rres­pon­sa­ble de la ma­tan­za de Vi­to­ria de 1976, don­de ase­si­na­ron a cin­co tra­ba­ja­do­res e hi­rie­ron a 150) no hay que ol­vi­dar que en 1977 con­ce­dió la sen­das me­da­llas al Mé­ri­to Po­li­cial a dos po­li­cías tor­tu­ra­do­res, al tris­te­men­te cé­le­bre Ro­ber­to Co­ne­sa y a Billy el Ni­ño, ya es­tas al­tu­ras se nie­ga a dar ex­pli­ca­cio­nes so­bre el asun­to. En la con­me­mo­ra­ción del 15-M, dos her­ma­nos de las víc­ti­mas de Vi­to­ria re­cla­ma­ron a Mar­tín Vi­lla que, al me­nos, pi­die­ra per­dón, a lo que res­pon­dió: “No ten­go que pe­dir per­dón. No ten­go na­da que ver con nin­gu­na ma­sa­cre”.

Pa­ra evi­tar que en unos me­ses se re­pi­ta una his­to­ria si­mi­lar, es ur­gen­te que los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas pue­dan sa­car sus res­tos de las cu­ne­tas. Que se rin­da un ho­me­na­je ofi­cial a los de­rro­ta­dos en la Gue­rra Ci­vil re­pre­sa­lia­dos por la dic­ta­du­ra. Que no se co­bi­je a los tor­tu­ra­do­res alu­di­dos a quie­nes le­jos de juz­gar­los se les re­ga­ló, en­tre otros pre­mios, un buen sa­la­rio en va­rias em­pre­sas pri­va­das. Una co­sa es el per­dón y otra el ol­vi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.