Je­sús Ri­va­sés

Tiempo - - News - Je­sús ri­va­sés di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ma­riano Ra­joy no uti­li­za­rá el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción co­mo sa­li­da al lío ca­ta­lán. El pre­si­den­te no quie­re dar ar­gu­men­tos pa­ra que

Puig­de­mont, Jun­que­ras y los de­más in­de­pen­den­tis­tas -so­bre to­do los an­ti­sis­te­ma de la CUP de An­na

Ga­briel– ca­bal­guen más a lo­mos del vic­ti­mis­mo. El Go­bierno, an­te el pe­núl­ti­mo ór­da­go in­de­pen­den­tis­ta ba­ra­ja otras fór­mu­las. Pue­den ser igual de efi­ca­ces y hay al­gu­nas que ya es­tán ava­la­das in­clu­so por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que pre­si­de Jo­sé Gon­zá­lez Ri­vas, en una sen­ten­cia que des­es­ti­ma por una­ni­mi­dad un re­cur­so que ha­bía in­ter­pues­to la Ge­ne­ra­li­tat. En la épo­ca de la post­ver­dad el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción se aso­cia a sus­pen­sión de la au­to­no­mía. Fal­so. El tex­to, en sus dos apar­ta­dos no la pre­vé en nin­gún ca­so y so­lo ha­bla de que “el Go­bierno po­drá adop­tar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra obli­gar” a una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma a cum­plir las le­yes. Ser­vi­ría, ob­via­men­te, pa­ra evi­tar es­per­pen­tos co­mo la far­sa de­mo­crá­ti­ca idea­da por Puig­de­mont y

Jun­que­ras pa­ra el 1 de oc­tu­bre (1-O), pe­ro Ra­joy, con So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría de ade­lan­ta­da y tam­bién Jor­ge Mo­ra­gas, han pre­vis­to otras fór­mu­las, a pe­sar de que mu­chos, en­tre ellos Alfonso Gue­rra (ver Turno de pa­la­bra “El mo­men­to de ac­tuar en el nú­me­ro 1.798 de TIEM­PO), ha­yan lle­ga­do a plan­tear “¿por qué no se apli­ca el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción? La res­pues­ta es sim­ple: no hay que dar ba­zas al vic­ti­mis­mo.

Puig­de­mont, con un Jun­que­ras que siem­pre es­tá al­go de per­fil, y Ar­tur Mas en la tras­tien­da, han ri­za­do el ri­zo con el anun­cio de que el pre­si­dent de­cla­ra­ría la in­de­pen­den­cia en dos días si triun­fa­ra el sí por un so­lo vo­to el 1-O. To­da una pro­vo­ca­ción, ja­lea­da por los an­ti­sis­te­ma, que, aho­ra sí, pa­re­ce con­du­cir a un inevi­ta­ble “cho­que de tre­nes”. Puig­de­mont y quie­nes le empujan han arro­ja­do a la pa­pe­le­ra la lla­ma­da vía Tor­cua­to y pre­fie­ren una con­fron­ta­ción que no pue­den ga­nar y que, con to­da pro­ba­bi­li­dad des­tro­za­rá de­fi­ni­ti­va­men­te al PDeCAT, el par­ti­do he­re­de­ro de Con­ver­gèn­cia, ya hun­di­do en las en­cues­tas. La des­ti­tu­ción ful­mi­nan­te del con­se­ller de Em­pre­sa Jor­di Bai­get por sus du­das so­bre la con­sul­ta del 1-O ha he­cho tem­blar los ci­mien­tos del pe­rí­me­tro ex­con­ver­gen­te. Bai­get, des­de un sen­ti­mien­to con­ser­va­dor, te­mía por su pa­tri­mo­nio –po­dría ser san­cio­na­do y mul­ta­do si fir­ma­ba la con­vo­ca­to­ria de la con­sul­ta–, y ese te­mor por la ha­cien­da pro­pia lo com­pren­de muy bien la clien­te­la elec­to­ral que en otros tiem­pos dio ma­yo­rías ab­so­lu­tas a los con­ver­gen­tes.

el Go­bierno des­car­ta apli­car el ar­tícu­lo 155 en Ca­ta­lu­ña. Hay más op­cio­nes le­ga­les, mien­tras que­da la es­pe­ran­za de que si lle­ga el cho­que de tre­nes sea sua­ve y se que­de en cha­pa y pin­tu­ra

Tor­cua­to Fer­nán­dez Mi­ran­da –qui­zá las hues­tes de la CUP no lo re­cuer­den– fue el hom­bre ele­gi­do por el rey

Juan Carlos pa­ra pi­lo­tar los pri­me­ros pa­sos de la Tran­si­ción co­mo pre­si­den­te de las en­ton­ces Cor­tes Es­pa­ño­las. Fér­nan­dez Mi­ran­da, que po­nía la le­tra a los de­seos del rey, ideó una fór­mu­la que él mis­mo de­fi­nió co­mo “de la ley a la ley”. Es de­cir, uti­li­zó las nor­mas le­ga­les de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta pa­ra des­mon­tar­la – de­ro­ga­ción de la ma­yo­ría de las le­yes in­clui­da– y dar pa­so a la le­ga­li­dad de­mo­crá­ti­ca, al­go que ha si­do re­co­no­ci­do en

to­do el mun­do co­mo una de las gran­des ha­za­ñas po­lí­ti­cas del si­glo XX, aun­que aho­ra ha­ya quié­nes co­mo Pa­blo Igle­sias en­tre otros la pon­gan en sol­fa.

Puig­de­mont y Jun­que­ras no es­tá cla­ro que lo ha­yan in­ten­ta­do, pe­ro es ob­vio que han ele­gi­do una vía que no va pre­ci­sa­men­te “de la ley –de­mo­crá­ti­ca– a la ley”, y que eso es lo que los co­lo­ca fue­ra de la le­ga­li­dad. La his­to­ria no se re­pi­te, pe­ro ca­si to­do es­tá es­cri­to. En 1932, en un ar­tícu­lo, Jo­sep Pla afir­ma­ba que “la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na tie­ne des­de ha­ce años un as­pec­to caó­ti­co. Fue­ra del ám­bi­to ca­ta­lán di­fí­cil­men­te se com­pren­de. Su com­ple­ji­dad se de­be más que na­da a la acu­mu­la­ción de pro­ble­mas, por­que apar­te de los de­ri­va­dos de la po­lí­ti­ca ge­ne­ral, hay en Ca­ta­lu­ña pro­ble­mas de po­lí­ti­ca par­ti­cu­la­ris­ta”.

Ra­joy tam­bién em­pie­za a te­mer que el cho­que de tre­nes sea inevi­ta­ble y, por eso, tra­ba­ja pa­ra que si lle­ga se que­de en un gol­pe sua­ve, un asun­to de cha­pa y pin­tu­ra que se pu­die­ra arre­glar tras un pa­so por el ta­ller, en es­te ca­so elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. Des­car­ta­da la op­ción de apli­car el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, y des­pre­cia­da por Puig­de­mont la “vía Tor­cua­to” –de la ley a la ley– el Go­bierno pre­pa­ra sus op­cio­nes pa­ra ac­tuar en 24 ho­ras, co­mo ha su­ge­ri­do la vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de San­ta­ma­ría. En La Mon­cloa re­pa­san, por ejem­plo, la “Ley 36/2015, de 28 de sep­tiem­bre, de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal”, di­ri­gi­da, co­mo di­ce el ar­tícu­lo 3, “a pro­te­ger la li­ber­tad, los de­re­chos y bie­nes­tar de los ciu­da­da­nos, a ga­ran­ti­zar la de­fen­sa de Es­pa­ña y sus prin­ci­pios y valores cons­ti­tu­cio­na­les”. Fue pen­sa­da y apro­ba­da, con el apo­yo del PSOE, pa­ra otros asun­tos, pe­ro po­dría ser uti­li­za­da en Ca­ta­lu­ña, so­bre to­do en una “si­tua­ción de in­te­rés pa­ra la Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, co­mo de­ter­mi­na el ar­tícu­lo 23”. La Ge­ne­ra­li­tat in­ten­tó re­cu­rrir­la, pe­ro el Cons­ti­tu­cio­nal, por una­ni­mi­dad, re­cha­zó el re­cur­so y ava­ló la ley, aun­que con el ma­tiz de que no sir­vie­ra pa­ra qui­tar a la Ge­ne­ra­li­tat el con­trol de los Mos­sos d’Es­qua­dra, pe­ro sí pa­ra “pre­ser­var los de­re­chos y li­ber­ta­des, y pa­ra ga­ran­ti­zar el su­mi­nis­tro de los ser­vi­cios y re­cur­sos esen­cia­les”, en­tre otras co­sas. Ya lo in­ven­tó Fer­nán­dez Mi­ran­da, “de la ley a la ley”, aun­que al­gu­nos ha­yan des­pre­cia­do esa fór­mu­la y otros ig­no­ren quién fue Tor­cua­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.