Jo­sé one­to

Tiempo - - News - Jo­sé one­to @one­to_p

Jue­go de tro­nos es una de las series de te­le­vi­sión de más éxi­to de es­tos úl­ti­mos años, ba­sa­da en una no­ve­la de fan­ta­sía es­cri­ta por el nor­te­ame­ri­cano Geor­ge R. R. Mar­tin, su pri­me­ra en­tre­ga

Can­ción de hie­lo y fue­go cons­ti­tu­yó un au­tén­ti­co éxi­to de crí­ti­ca y so­bre to­do, de pú­bli­co. Su éxi­to ha tras­pa­sa­do to­das las fron­te­ras y se ha con­ver­ti­do en una se­rie de cul­to por sus nu­me­ro­sos efec­tos má­gi­cos, por la fuer­za de sus per­so­na­jes y, qui­zás, por su pe­cu­liar es­té­ti­ca me­die­val. En Es­pa­ña, el úni­co político que ha ha­bla­do con en­tu­sias­mo de la se­rie ha si­do

Pa­blo Igle­sias, que la con­si­de­ra un mo­de­lo de pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de la que pre­ten­de sa­car to­do ti­po de con­clu­sio­nes po­lí­ti­cas.

En el mun­do de esas con­clu­sio­nes, Po­de­mos se ha sig­ni­fi­ca­do co­mo una fa­mi­lia que as­pi­ra al Trono de hie­rro. Mue­ve sus fi­chas y cuen­ta con un ejér­ci­to de fie­les que afir­man dar­les su vo­to. Pa­blo Igle­sias es el as­pi­ran­te. Ese as­pi­ran­te ha ma­ni­fes­ta­do tal pa­sión por la se­rie que ha coor­di­na­do el li­bro Ga­nar o mo­rir. Lec­cio­nes po­lí­ti­cas en Jue­go de tro­nos edi­ta­do por Akal. El lí­der de Po­de­mos vie­ne a de­cir en su en­sa­yo, que tam­po­co nos ob­se­sio­ne­mos con la ejem­pla­ri­dad, que es­tar so­lo sir­ve co­mo me­dio pa­ra ga­nar­se la le­gi­ti­mi­dad que lo lle­ve a uno al Trono de hie­rro.

“An­te­po­ner los prin­ci­pios al po­der lle­vó al ho­no­ra­ble Ned Stark [uno de los per­so­na­jes de la se­rie] a la de­rro­ta” y a él no quie­re que le pa­se lo mis­mo. Por

Des­de el mo­men­to de la ab­di­ca­ción del rey emé­ri­to don Juan Carlos, se­gún un acuer­do no es­cri­to, son muy po­cas las ve­ces que han apa­re­ci­do los dos Re­yes jun­tos

eso cam­bia tan­to sus pro­me­sas elec­to­ra­les. So­lo le im­por­ta ga­nar...“El mun­do de Jue­go de tro­nos”, di­ce Igle­sias en ese pro­lo­go, es, al igual que el nues­tro,un ta­ble­ro com­ple­jo con múl­ti­ples ten­sio­nes y lu­chas de po­der. No exis­te una le­gí­ti­ma le­gi­ti­mi­dad sin po­der, aun­que sí pue­de exis­tir du­ran­te si­glos un po­der po­de­ro­so sin le­gi­ti­mi­dad; he ahí el ver­da­de­ro dra­ma de la po­lí­ti­ca”.

Acos­tum­bra­do a ha­cer re­ga­los, en oca­sio­nes en las que quie­re agra­dar, sa­bien­do có­mo sa­be, el gra­do de re­cha­zo que su per­so­na pro­du­ce en mu­chos sec­to­res, Jue­go de tro­nos ha si­do el re­ga­lo que des­de que se em­pe­zó a di­fun­dir la se­rie en Es­pa­ña, el di­ri­gen­te de Po­de­mos, te­nía re­ser­va­do pa­ra el rey Fe­li­pe VI. Ha­ce dos años, apro­ve­cha­ba la vi­si­ta a Bru­se­las del Rey en un via­je pa­ra co­no­cer las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas y po­der ha­blar con los eu­ro­par­la­men­ta­rios es­pa­ño­les, pa­ra en­tre­gar­le una co­pia de la se­rie. Pa­ra ha­cér­se­lo lle­gar, se sal­ta­ba el pro­to­co­lo. A pe­sar de ello, el monarca le agra­de­cía el pre­sen­te y ase­gu­ra­ba a un Igle­sias un tan­to son­ro­ja­do: “Me pa­re­ce muy bien, no la he vis­to”. El lí­der de Po­de­mos co­men­ta­ba que le ha­bía en­tre­ga­do las cua­tro tem­po­ra­das de la se­rie pa­ra que “le dé las cla­ves so­bre la cri­sis po­lí­ti­ca de Es­pa­ña”.

Es­te cro­nis­ta ig­no­ra si, por fin, el Rey ha lo­gra­do ver al­gu­nas de las tem­po­ra­das. Lo que sí es­tá se­gu­ro es­te cro­nis­ta, es que es po­co pro­ba­ble que ha­ya po­di­do sa­car con­clu­sio­nes de esos diá­lo­gos y de esos guio­nes de fac­tu­ra me­die­val. Y lo di­go por­que, en­tre los co-

rri­llos que el pa­sa­do 26 de oc­tu­bre, el día en que se con­me­mo­ra­ba el 40 aniver­sa­rio de las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, des­pués de 40 años de dic­ta­du­ra (era la pri­me­ra vez que el Rey de­fi­nía co­mo dic­ta­du­ra los 40 años del man­da­to de Fran­co), al­guien de Po­de­mos, cer­cano a Pa­blo Igle­sias, la con­clu­sión que sa­ca­ba de la reac­ción del rey emé­ri­to, Juan Carlos de Bor­bón, en la au­sen­cia del ac­to con­me­mo­ra­ti­vo, era que se tra­ta­ba co­mo un epi­so­dio más de Jue­go de tro­nos.

Pe­ro no, no se tra­ta de nin­gún ca­pí­tu­lo que pue­da re­cor­dar la cé­le­bre se­rie. Se tra­ta, sim­ple­men­te, de un error mag­ni­fi­ca­do que se ha in­ten­ta­do dul­ci­fi­car con un pro­ble­ma de pro­to­co­lo, cuan­do el pro­to­co­lo, es­tá pa­ra rom­per­lo y adap­tar­lo a las cir­cuns­tan­cias y al sen­ti­do co­mún. Es ver­dad que si hu­bie­se asis­ti­do el rey emé­ri­to, en tan­to se re­par­tie­ron me­da­llas con­me­mo­ra­ti­vas a po­lí­ti­cos que in­ter­vi­nie­ron, ha­ce cua­ren­ta años, en el pro­ce­so del tran­si­to de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia, to­dos los que le han ve­ni­do cri­ti­can­do des­de el mis­mo mo­men­to en que de­ci­dió ab­di­car en su hi­jo, hu­bie­ran pro­tes­ta­do por su pre­sen­cia afeán­do­le además, su com­por­ta­mien­to úl­ti­mo, que jun­to con el ca­so Nóos, pro­vo­có la re­nun­cia de don Juan Carlos y el nom­bra­mien­to co­mo su­ce­sor de su hi­jo Fe­li­pe.

Pe­ro, tam­bién es ver­dad que, si el ac­to del cua­ren­ta aniver­sa­rio se con­vier­te en un ho­me­na­je a quie­nes des­de la po­lí­ti­ca, con­tri­bu­ye­ron al éxi­to de la Tran­si­ción, allí de­bió ha­ber es­ta­do Juan Carlos de Bor­bón, sin que eso sig­ni­fi­que que es­ta­mos an­te dos Re­yes. Si es­ta­mos an­te un error de pro­to­co­lo, aclá­re­se y de­li­mí­te­se, además, las fun­cio­nes del rey que ab­di­có las ha cum­pli­do a la per­fec­ción. Si, por el con­tra­rio, se quie­re re­ves­tir to­do de un de­ba­te cons­ti­tu­cio­nal, se­ría otro error por­que, a pe­sar de lo que opi­nen de­ter­mi­na­dos ex­per­tos, el quid del de­ba­te no es­tá pre­ci­sa­men­te ahí.

Don Juan Carlos ab­di­có por­que pen­só que era lo me­jor pa­ra el fu­tu­ro de Es­pa­ña y de la mo­nar­quía. Des­de en­ton­ces se­gún un acuer­do no es­cri­to, son muy po­cas las ve­ces que han apa­re­ci­do los dos Re­yes jun­tos. Den­tro de unos me­ses, cum­pli­rá 80 años, y, en 2018, ha­rá cua­ren­ta años de la apro­ba­ción de la Cons­ti­tu­ción. Es el mo­men­to en que re­ci­ba el ho­me­na­je que se me­re­ce. No co­noz­co su­fi­cien­te­men­te la se­rie Jue­go de tro­nos, co­mo pa­ra en­con­trar al­gún ti­po de pa­ra­le­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.