En­tre­vis­ta con Cris­ti­na Nar­bo­na

la pre­si­den­Ta del psoe, la mis­ma se­ma­na que de­fen­dió pa­ra España un mo­de­lo fe­de­ral con “na­cio­nes sin Es­ta­do” al es­ti­lo ale­mán, re­cla­ma un nue­vo en­ca­je cons­ti­tu­cio­nal pa­ra Ca­ta­lu­ña.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por luis Calvo lcal­vo@gru­po­ze­ta.es Fotos: david Gar­cía-ama­ya

P¿Echar al PP del Go­bierno si­gue sien­do el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio del nue­vo PSOE?

R El ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio e in­me­dia­to es cam­biar to­do lo que po­da­mos las ma­las po­lí­ti­cas del PP, esas que han lle­va­do a una fal­sa re­cu­pe­ra­ción y han ge­ne­ra­do más de­sigual­dad, pre­ca­rie­dad y po­bre­za. Nues­tro ob­je­ti­vo in­me­dia­to es con­fluir en lo po­si­ble con otras fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra ali­viar la si­tua­ción de los ciudadanos que más han su­fri­do con la cri­sis.

P ¿Si­guen ba­ra­jan­do una mo­ción de cen­su­ra?

R No es al­go que se ha­ya des­car­ta­do, pe­ro la arit­mé­ti­ca par­la­men­ta­ria ac­tual ha­ce di­fí­cil con­ce­bir­lo co­mo un ho­ri­zon­te de cor­to pla­zo. A cor­to pla­zo es­ta­mos tra­ba­jan­do en la me­sa por el cam­bio pa­ra en­con­trar es­pa­cios de coin­ci­den­cia. En el ca­so de Ciudadanos po­de­mos si­tuar esos es­pa­cios en la re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca, con Po­de­mos qui­zá de más con­te­ni­do so­cial o po­lí­ti­co. Lo que que­re­mos, en re­su­men, es que esa ma­yo­ría frá­gil del PP nos per­mi­ta cam­biar al­gu­nas de las po­lí­ti­cas vi­gen­tes.

P ¿Hay ma­yo­ría al­ter­na­ti­va sin Ciudadanos co­mo pide IU?

R En esa ma­yo­ría al­ter­na­ti­va te­ne­mos par­ti­dos que de­fien­den la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña. Sán­chez ha de­mos­tra­do, an­tes de las pri­ma­rias y tam­bién des­pués, que no com­par­te esa po­si­ción.

P ¿Y una vez su­pe­ra­do el re­fe­rén­dum, si se de­tie­ne el pro­ce­so po­dría exis­tir?

R De mo­men­to hay que ba­sar­se en lo que te­ne­mos. Es de­cir, par­ti­dos que es­tán pro­pi­cian­do un re­fe­rén­dum ile­gal. He­mos te­ni­do oca­sión de tras­la­dar al pre­si­den­te del Go­bierno que es­ta­mos en con­tra de ese re­fe­rén­dum ile­gal, pe­ro a fa­vor de que se to­me la ini­cia­ti­va des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co pa­ra evi­tar lle­gar a la si­tua­ción, muy di­fí­cil de ges­tio­nar, de al­can­zar esa fe­cha fa­tí­di­ca del 1 de oc­tu­bre sin que se ha­ya he­cho un in­ten­to de apro­xi­ma­ción po­lí­ti­ca.

P ¿Se de­be evi­tar el re­fe­rén­dum a to­da cos­ta o per­mi­tir un se­gun­do 9-N?

R Yo creo que a día de hoy te­ne­mos la ur­gen­cia de no lle­gar al 1 de oc­tu­bre en las con­di­cio­nes que es­ta­mos. Nos preo­cu­pa la can­ti­dad in­men­sa de ca­ta­la­nes que no quie­ren de­jar de ser es­pa­ño­les, pe­ro que quie­ren un en­ca­je di­fe­ren­te en la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­do es­pa­ñol. To­das las en­cues­tas in­di­can que ahí es don­de es­tá el grue­so de la po­bla­ción ca­ta­la­na. Hay un sec­tor im­por­tan­te que apues­ta por la in­de­pen­den­cia, pe­ro otro aún ma­yor que pide ese nue­vo en­ca­je.

P ¿Es, co­mo di­ce Fe­li­pe, tan cons­ti­tu­cio­nal el 155 co­mo el Es­ta­do de au­to­no­mías?

R La Cons­ti­tu­ción di­ce lo que di­ce, pe­ro lo ideal se­ría no te­ner que si­tuar­nos en esa pers­pec­ti­va. No to­do lo que es­tá en la Cons­ti­tu­ción tie­ne los mis­mos efec­tos. Si nos va­mos a los de­re­chos, ¿cuán­tos apa­re­cen en la Cons­ti­tu­ción que no he­mos si­do ca­pa­ces de ga­ran­ti­zar? A mi me pa­re­ce más im­por­tan­te desa­rro­llar la Cons­ti­tu­ción en to­do aque­llo po­si­ti­vo pa­ra los ciudadanos an­tes que pa­ra in­ter­ve­nir

en es­te pro­ce­so, de fon­do po­lí­ti­co, re­cu­rrien­do a las me­di­das más drás­ti­cas que per­mi­te la Cons­ti­tu­ción. Eso no es­tá en nues­tro ho­ri­zon­te.

P_ ¿Es­tán des­co­nec­ta­dos el ex­pre­si­den­te o Al­fon­so Gue­rra del nue­vo PSOE?

R_ Yo lo que creo es que hay pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes. Y res­pe­ta­bles. ¿Có­mo no voy a res­pe­tar la opi­nión de Fe­li­pe Gon­zá­lez o Al­fon­so Gue­rra? Pe­ro hay ve­ces que no se coin­ci­de. Hoy hay un pro­yec­to en el PSOE que ha te­ni­do el apo­yo ma­yo­ri­ta­rio de la mi­li­tan­cia. La plu­ri­na­cio­na­li­dad, pese al rui­do me­diá­ti­co, se apro­bó en el Con­gre­so Fe­de­ral ca­si sin opo­si­ción. Nues­tra mi­li­tan­cia quie­re un avan­ce res­pec­to al mar­co cons­ti­tu­cio­nal pa­ra per­fec­cio­nar el Es­ta­do fe­de­ral. Y aho­ra hay que trans­mi­tir­lo a la ciu­da­da­nía.

P_ ¿Cree que el sec­tor crítico se­rá es­ta vez leal a Sán­chez?

R_ Cual­quier di­ri­gen­te so­cia­lis­ta de­be ser leal a lo que vo­ten los mi­li­tan­tes. El gran pro­ble­ma del pri­mer man­da­to de Pe­dro Sán­chez fue que no con­tó con esa leal­tad. Y eso que fue ele­gi­do en pri­ma­rias. Yo par­ti­ci­pé en su mo­men­to en la re­dac­ción del pro­gra­ma elec­to­ral a Joa­quín Al­mu­nia, des­pués de que Josep Bo­rrell hu­bie­ra si­do de­fe­nes­tra­do... o de que tu­vie­ra que re­nun­ciar a su can­di­da­tu­ra... Quien mi­li­ta lo ha­ce vo­lun­ta­ria­men­te, na­die le obli­ga. Y una vez que hay un li­de­raz­go te­ne­mos que ser to­dos lea­les. Eso es com­pa­ti­ble con que ha­ya opi­nio­nes dis­cre­pan­tes, pe­ro es me­jor que se ex­pre­sen en de­ba­tes in­ter­nos y no an­te los me­dios.

P_ Es di­fí­cil que lo ha­gan si no se les in­te­gra en los ór­ga­nos in­ter­nos de debate.

R_ Yo nun­ca ha­bía vis­to una eje­cu­ti­va don­de se sen­ta­ra uno de los ri­va­les del se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Hay que re­cor­dar que el res­pon­sa­ble de Po­lí­ti­ca Fe­de­ral es Pat­xi Ló­pez, al­guien que com­pi­tió en las pri­ma­rias con­tra Pe­dro Sán­chez.

P_ ¿Por qué se in­te­gra a quien tu­vo el 10% de los vo­tos y no a quien tu­vo el 40%?

R_ Es­to es co­mo en el amor: am­bas par­tes tie­nen que que­rer. Ha ha­bi­do un diálogo fruc­tí­fe­ro con Pat­xi pa­ra que se in­te­gra­ra. Y lo mis­mo ocu­rre con Gui­ller­mo

«No sE ha dEs­Car­ta­do uNa mo­CióN dE CEN­su­ra, pE­ro Es di­fí­Cil a Cor­to pla­zo»

Fer­nán­dez Va­ra, que apo­yó en su mo­men­to a Susana de for­ma ro­tun­da y, sin em­bar­go, se le pi­dió que pre­si­da el con­se­jo de po­lí­ti­ca fe­de­ral. Y me pa­re­ce muy bue­na se­ñal que ha­ya acep­ta­do.

P_ ¿Es­tá Fe­rraz pro­mo­vien­do can­di­da­tos pa­ra re­ti­rar a los barones crí­ti­cos?

R_ A los can­di­da­tos quie­nes les apo­yan son los pro­pios mi­li­tan­tes. No tie­ne que ver con una vo­lun­tad de la Eje­cu­ti­va fe­de­ral. Creo que es sa­lu­da­ble que en los te­rri­to­rios ha­ya, si los hay, mi­li­tan­tes que quie­ran par­ti­ci­par en esa con­tien­da. Y es im­por­tan­te que no se ha­ga una lec­tu­ra de de­bi­li­ta­mien­to de los pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos que ten­gan que com­pe­tir. La bi­ce­fa­lia no es al­go ma­lo. Hoy día los ciudadanos son mu­cho más exi­gen­tes con el ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca. De­be­mos apren­der a ver co­mo al­go po­si­ti­vo que ha­ya una de­di­ca­ción ple­na de dos per­so­nas dis­tin­tas a las ta­reas ins­ti­tu­cio­nal y or­gá­ni­ca.

P_ ¿Se­ría po­si­ti­vo en­ton­ces que Sán­chez no op­ta­ra a la pre­si­den­cia del Go­bierno?

R_ Cuan­do lle­gue ese mo­men­to ha­brá pri­ma­rias abier­tas a los sim­pa­ti­zan­tes. Son co­sas que hay que em­pe­zar a plan­tear con nor­ma­li­dad. Con­cen­trar el po­der en po­cas ma­nos, sea en eco­no­mía o po­lí­ti­ca, com­por­ta ries­gos.

P_ ¿El PSOE que sa­le del con­gre­so es­tá más a la iz­quier­da que el que en­tró?

R_ Yo di­ría que es un PSOE a la iz­quier­da, sin el más. Rei­vin­di­ca­mos los va­lo­res so­cia­lis­tas de siem­pre: igual­dad, li­ber­tad, so­li­da­ri­dad… He­mos aña­di­do co­mo se­ña de iden­ti­dad la apues­ta por la sos­te­ni­bi­li­dad eco­ló­gi­ca por­que es la ga­ran­tía pa­ra que to­do el mun­do ten­ga ac­ce­so a la ali­men­ta­ción, al agua, vi­va en un mun­do más se­gu­ro. Esa adi­ción es una no­ve­dad del pro­yec­to y una de las ra­zo­nes por las que yo es­toy en él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.