La uti­li­za­ción par­ti­da­ria del te­rro­ris­mo

Es irri­tan­te la dis­tan­cia con la que sec­to­res vin­cu­la­dos a la “nue­va po­lí­ti­ca” ob­ser­van el fe­nó­meno te­rro­ris­ta

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Agus­tín Va­lla­do­lid @Agus­tin2666

El aten­ta­do de Hi­per­cor in­vo­lu­cró a to­do el Par­ti­do So­cia­lis­ta en la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta

El 29 de enero de 1981, el in­ge­nie­ro je­fe de la cen­tral nu­clear de Lé­mó­niz, Jo­sé Ma­ría Ryan, fue se­cues­tra­do por ETA. A cam­bio de li­be­rar con vi­da a Ryan, la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta exi­gió que la cen­tral, to­da­vía en cons­truc­ción, fue­ra de­mo­li­da en el pla­zo de una se­ma­na. La es­po­sa y los cin­co hi­jos del in­ge­nie­ro apa­re­cie­ron en te­le­vi­sión pi­dien­do la li­be­ra­ción del se­cues­tra­do y la so­cie­dad vasca se mo­vi­li­zó de for­ma ma­si­va. Bil­bao fue tes­ti­go de la has­ta ese mo­men­to ma­yor ma­ni­fes­ta­ción de la his­to­ria de la ciu­dad.

No hu­bo na­da que ha­cer. El 6 de fe­bre­ro el ca­dá­ver de Ryan apa­re­cía en un ca­mino fo­res­tal, ata­do y amor­da­za­do, y con un dis­pa­ro en la ca­be­za. El im­pac­to de la no­ti­cia fue enor­me en to­da España. El 9 de fe­bre­ro se pro­du­jo un he­cho sin pre­ce­den­tes: una huel­ga ge­ne­ral con­tra ETA, con­vo­ca­da por PNV, PSEPSOE, PCE y Eus­ka­di­ko Ez­que­rra, y los sin­di­ca­tos UGT, CCOO y ELA-STV, pa­ra­li­za­ba Eus­ka­di. El ase­si­na­to de Ryan fue la pri­me­ra vez en la que es­ta­ba ple­na­men­te jus­ti­fi­ca­do ha­blar de un an­tes y un des­pués en la ba­ta­lla con­tra el te­rro­ris­mo. Ha­ce de aque­llo 36 años. Un lar­go y pe­no­so tra­yec­to el re­co­rri­do has­ta lle­gar aquí.

To­da­vía tu­vi­mos que asis­tir a des­gra­cias aún ma­yo­res, y vi­vir otros su­ce­sos de si­mi­lar o ma­yor re­per­cu­sión so­cial y po­lí­ti­ca. En 1987 Hi­per­cor tam­bién su­pu­so un an­tes y un des­pués de­vas­ta­dor que, ade­más de in­cre­men­tar la im­pli­ca­ción de la ciu­da­da­nía en el com­ba­te con­tra el te­rro­ris­mo, tu­vo otras con­se­cuen­cias me­nos vi­si­bles pe­ro de gran im­por­tan­cia po­lí­ti­ca. La pri­me­ra de ellas fue in­vo­lu­crar a to­do el PSOE en esa lu­cha.

Los so­cia­lis­tas, en aque­lla épo­ca, y en el ejer­ci­cio del po­der, to­da­vía mi­ra­ban de reojo y con des­con­fian­za to­do lo que te­nía que ver con la ac­ti­vi­dad po­li­cial. El aten­ta­do en el cen­tro co­mer­cial bar­ce­lo­nés pro­vo­có un ama­go de di­mi­sión en blo­que de la cú­pu­la del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. La gra­ve cri­sis abier­ta, de la que ape­nas se ha es­cri­to, se re­sol­vió con el Pac­to de Ma­drid con­tra el te­rro­ris­mo, se­lla­do me­ses des­pués por to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. Pac­to pre­cur­sor de los que un año des­pués se fir­ma­ron en el País Vas­co, el Pac­to de Aju­ria Enea, y en Na­va­rra.

El se­gun­do efec­to co­la­te­ral re­le­van­te del aten­ta­do de Hi­per­cor es­tá re­la­cio­na­do con la ac­ti­vi­dad de Te­rra Lliu-

re. Hi­per­cor pre­ci­pi­tó la di­so­lu­ción de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta ca­ta­la­na, que de­ci­dió su au­to­di­so­lu­ción en 1991. Fue un pro­ce­so muy rá­pi­do, má­xi­me si te­ne­mos en cuen­ta que to­da­vía en aquel año de 1987 una bom­ba de Te­rra Lliu­re co­lo­ca­da en el juz­ga­do de Bor­jas Blan­cas (Llei­da) pro­vo­có la muer­te de una ve­ci­na del edi­fi­cio. El cli­ma so­cial crea­do por es­te su­ce­so y el aten­ta­do de Hi­per­cor fue cla­ve pa­ra que los te­rro­ris­tas de­ci­die­ran aban­do­nar el ca­mino de la vio­len­cia. Lo que ocu­rrió des­pués, per­ma­ne­ce en gran par­te en la os­cu­ri­dad. Lo cier­to es que en 1996 ya no que­da­ba nin­gún miem­bro de Te­rra Lliu­re en la cár­cel.

Res­pe­to a las víc­ti­mas

Aho­ra, cum­pli­dos 20 años del epi­so­dio de vio­len­cia te­rro­ris­ta que ma­yor mo­vi­li­za­ción so­cial ge­ne­ró en España, el se­cues­tro y ase­si­na­to de Mi­guel Án­gel Blan­co, qui­zá fue­ra lle­ga­do el mo­men­to de con­tar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de es­pa­ño­les, a esas pa­ra las que pa­re­ce que el pa­sa­do es po­co más que un ac­ci­den­te, has­ta qué pun­to el te­rro­ris­mo mar­có a es­te país, el ele­va­dí­si­mo pre­cio pa­ga­do pa­ra lo­grar su su­pera­ción, y que ya es ho­ra de que tam­bién ellas rin­dan res­pe­to a las víc­ti­mas y a los que ju­ga­ron un pa­pel más re­le­van­te en su des­apa­ri­ción.

Re­sul­ta a ve­ces irri­tan­te com­pro­bar la dis­tan­cia, cuan­do no el des­pre­cio, con la que cier­tos sec­to­res vin­cu­la­dos a la “nue­va po­lí­ti­ca” ana­li­zan un fe­nó­meno que ha de­ja­do in­fi­ni­dad de dra­mas hu­ma­nos y pro­fun­dos sur­cos en la so­cie­dad es­pa­ño­la. El re­cha­zo del gru­po que go­bier­na el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid a co­lo­car en la fa­cha­da de la ca­sa con­sis­to­rial un car­tel re­cor­dan­do a Mi­guel Án­gel Blan­co es un buen ejem­plo de lo que di­go. Pe­ro tam­bién lo son ac­ti­tu­des co­mo el ma­no­seo de aque­lla fi­gu­ra por par­te del PP o la apro­pia­ción in­de­bi­da de la que hi­zo ga­la en su dis­cur­so con­gre­sual el lí­der del PSOE (“So­mos la iz­quier­da que pu­so fin al te­rro­ris­mo de ETA”).

Y mal po­dre­mos exi­gir a los jó­ve­nes re­co­no­ci­mien­to del sa­cri­fi­cio, leal­tad y sen­ti­do de la Jus­ti­cia si se­gui­mos uti­li­zan­do el te­rro­ris­mo de for­ma par­ti­dis­ta.—

Fo­to: luis tE­ji­do/EFE

Ho­me­na­je al con­ce­jal Mi­guel Án­gel Blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.