El es­pa­ñol que di­ri­ge la In­qui­si­ción en Ro­ma

El Pa­pa ha pues­to a Luis La­da­ria al fren­te de la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, el pues­to más im­por­tan­te en el Vaticano tras el de se­cre­ta­rio de Es­ta­do

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por Ja­vier ote­ro jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

el je­sui­ta luis la­da­ria es­tá con­si­de­ra­do un hom­bre bueno, dis­cre­to y de máxima pru­den­cia

un teó­lo­go es­pa­ñol al que to­dos con­si­de­ran muy ama­ble y un hom­bre bueno es­tá a par­tir de aho­ra al fren­te de la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, la su­ce­so­ra de la an­ti­gua In­qui­si­ción. Pa­ra al­gu­nos, se ha con­ver­ti­do en el es­pa­ñol con el pues­to más re­le­van­te en el Vaticano. Los va­ti­ca­nis­tas se­ña­lan que es­te nom­bra­mien­to es el más im­por­tan­te rea­li­za­do por el Pa­pa tras el del se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Pietro Pa­ro­lin.

Quie­nes co­no­cen a Luis La­da­ria le de­fi­nen co­mo un hom­bre muy afa­ble. Tam­bién sub­ra­yan que es ex­tre­ma­da­men­te dis­cre­to. Na­ci­do en Ma­na­cor (co­mo el te­nis­ta Rafa Na­dal, con el que al­gu­nos ha­cen pa­ra­le­lis­mos) La­da­ria se po­ne al fren­te de una ins­ti­tu­ción so­bre la que ha pe­sa­do du­ran­te si­glos la sombra del in­qui­si­dor To­más de Tor­que­ma­da. Aho­ra se ha con­ver­ti­do en el pri­mer es­pa­ñol que es­tá al fren­te de es­ta ins­ti­tu­ción uni­ver­sal (an­tes exis­tían in­de­pen­dien­tes en al­gu­nos paí­ses), si no se tie­ne el cuen­ta a Ra­fael Merry del Val, que na­ció y se crió en Gran Bre­ta­ña y fue pre­fec­to en­tre 1914 y 1930.

Se­gu­ra­men­te el úl­ti­mo pre­fec­to de la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe más re­le­van­te fue el car­de­nal Rat­zin­ger, que se con­vir­tió lue­go en el pa­pa Be­ne­dic­to XVI. Fue él quien eli­gió a La­da­ria co­mo se­cre­ta­rio de es­ta ins­ti­tu­ción, el pues­to nú­me­ro dos de la mis­ma tras el pre­fec­to. La­da­ria es aho­ra el guar­dián de la doc­tri­na de la Igle­sia. Co­mo tal, Rat­zin­ger se ga­nó la fa­ma de du­ro doc­tri­nal­men­te. Sin em­bar­go, di­cen que los pre­fec­tos de es­ta con­gre­ga­ción no ha­cen sino apli­car la im­pron­ta del Pa­pa del mo­men­to. Por lo tan­to, La­da­ria es aho­ra el hom­bre del pa­pa Fran­cis­co, de ca­rác­ter muy dis­tin­to. La­da­ria va a im­preg­nar el siem­pre ás­pe­ro pues­to al fren­te de la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe con el ca­rác­ter de un “hom­bre bueno”, en el que to­dos coin­ci­den.

El pa­pa Fran­cis­co re­le­vó al fren­te de es­ta ins­ti­tu­ción al car­de­nal Mü­ller, un hom­bre que se ha­bía mos­tra­do crítico con al­gu­nas de las po­si­cio­nes del Pon­tí­fi­ce en sus en­cí­cli­cas. Así ocu­rrió con la nue­va vi­sión so­bre los di­vor­cia­dos y su ex­co­mu­nión. Mu­chos ade­lan­tan que La­da­ria, al con­tra­rio de Mü­ller, se­rá dis­cre­to al má­xi­mo en sus po­si­cio­na­mien­tos pú­bli­cos.

La­da­ria es je­sui­ta. Aun­que qui­so en­trar en la or­den al ter­mi­nar Ba­chi­lle­ra­to, no lo hi­zo has­ta aca­bar la ca­rre­ra de De­re­cho, ya que su pa­dre, mé­di­co

de Ma­na­cor, así se lo pi­dió. Ha­bía es­tu­dia­do en el co­le­gio más pres­ti­gio­so de Palma, el Mon­te Sión, tam­bién je­sui­ta, don­de tu­vo en­tre sus com­pa­ñe­ros de es­tu­dios al que lue­go fue­ra pre­si­den­te de la ca­ja de aho­rros Sa Nos­tra, Fernando Alzamora. Du­ran­te esa eta­pa, vi­vió en una ha­bi­ta­ción al­qui­la­da por unas se­ño­ras que so­lían alo­jar a cha­va­les de Ma­na­cor que es­tu­dia­ban en la ca­pi­tal ba­lear. Ya en­ton­ces se des­cu­brió co­mo muy in­te­lec­tual, muy trabajador, y un gran es­tu­dian­te, se­gún quie­nes com­par­tie­ron con él aque­llos años. De he­cho, ca­da fi­nal de cur­so, en el co­le­gio se rea­li­za­ba un ac­to en el que se pro­mul­ga­ban co­mo “prín­ci­pes” a los alum­nos más des­ta­ca­dos por ca­da asig­na­tu­ra. Cuan­do lla­ma­ban a La­da­ria pa­ra re­ci­bir la distinción la re­su­mían en “prín­ci­pe en to­das las asig­na­tu­ras”. El ni­vel lo mantuvo tam­bién en sus es­tu­dios de De­re­cho en la Universidad Com­plu­ten­se de Ma­drid, don­de de las 25 asig­na­tu­ras que se cur­sa­ban en­ton­ces con­si­guió 24 ma­trí­cu­las de ho­nor y un so­bre­sa­lien­te.

Quie­nes le co­no­cie­ron en­ton­ces coin­ci­den en se­ña­lar con los que lo han he­cho aho­ra en su ca­rác­ter afa­ble y dis­cre­to. Ya de cha­val era pru­den­te, sa­bía lo que po­día y no po­día de­cir. Es­ta cua­li­dad con­tras­ta con el car­de­nal Mü­ller, al que aho­ra re­le­va.

Con La­da­ria, ade­más, se ha roto el prin­ci­pio de que el se­cre­ta­rio de una con­gre­ga­ción (lo que se co­rres­pon­de­ría con un mi­nis­te­rio en un go­bierno tra­di­cio­nal) lle­gue a di­ri­gir­la co­mo pre­fec­to. El pro­pio La­da­ria ha di­cho al­gu­na vez que es­te Pa­pa es im­pre­de­ci­ble. En cual­quier ca­so, cuan­do el es­pa­ñol fue ele­gi­do pa­ra ocu­par el car­go de se­cre­ta­rio, en las de­li­be­ra­cio­nes, (en las que par­ti­ci­pa­ron, en­tre otros, el fu­tu­ro pa­pa Be­ne­dic­to XVI, y los car­de­na­les Ber­to­ne y Navarrete), pe­só a su fa­vor, se­gún quie­nes co­no­cen es­tos en­tre­si­jos, que sus in­for­mes so­bre li­bros y es­tu­dios que reali­zó pa­ra el an­ti­guo San­to Ofi­cio co­mo pro­fe­sor de la Universidad Gre­go­ria­na de Ro­ma eran los más ob­je­ti­vos, pre­ci­sos, do­cu­men­ta­dos y neu­tros, en el sen­ti­do de que no se in­vo­lu­cra­ba emo­cio­nal­men­te con nin­gu­na de las po­si­cio­nes.

CON­SER­VA­DOR O PRO­GRE­SIS­TA

No hay una­ni­mi­dad a la ho­ra de ca­li­fi­car­lo co­mo con­ser­va­dor o pro­gre­sis­ta. Los más cer­ca­nos le con­si­de­ran un teó­lo­go “clá­si­co” que in­ves­ti­ga en pro­fun­di­dad en las fuen­tes bá­si­cas pa­ra bus­car las esen­cias. De es­ta ma­ne­ra se dis­tan­cia de al­gu­nas in­ter­pre­ta­cio­nes his­tó­ri­cas de los gran­des te­mas de la fe. Es lo que le ocu­rrió con un li­bro so­bre el pe­ca­do ori­gi­nal, que fue cri­ti­ca­do por los con­ser­va­do­res.

Tras su nom­bra­mien­to, un re­por­ta­je en el pe­rió­di­co La Re­pub­bli­ca le se­ña­la­ba co­mo en­cu­bri­dor de un ca­so de pe­de­ras­tia de­bi­do a que su firma

los aná­li­sis que reali­zó pa­ra el an­ti­guo san­to ofi­cio eran con­si­de­ra­dos los más ob­je­ti­vos, pre­ci­sos, do­cu­men­ta­dos y neu­tros

apa­re­cía en unas ins­truc­cio­nes da­das por quien era en­ton­ces pre­fec­to de la con­gre­ga­ción, Wi­lliam Le­va­da. Quie­nes de­fien­den a La­da­ria se­ña­lan que su firma no es más que un me­ro trá­mi­te en el que el se­cre­ta­rio de es­ta ins­ti­tu­ción cer­ti­fi­ca, co­mo si fue­ra un no­ta­rio, que la firma del do­cu­men­to es la del pre­fec­to.

EL LIM­BO Y LEFEBVRE

Una de las per­so­nas que co­no­ce a La­da­ria es Ga­bino Urí­ba­rri, pro­fe­sor de Teo­lo­gía dog­má­ti­ca en la Universidad Pontificia de Comillas de Ma­drid. Des­ta­ca su “dis­cre­ción ab­so­lu­ta y pru­den­cia ma­yús­cu­la” que con­tras­tan con el per­fil de su pre­de­ce­sor, el car­de­nal Mü­ller. La­da­ria par­ti­ci­pó en la re­for­ma de uno de los con­cep­tos tra­di­cio­na­les de la Igle­sia ca­tó­li­ca, co­mo es el del lim­bo, en la que se con­si­de­ró que de­be ha­ber un des­tino di­fe­ren­te pa­ra los ni­ños que mue­ren an­tes de ser bau­ti­za­dos. La­da­ria tam­bién for­ma par­te de la co­mi­sión que man­tie­ne el diálogo con los se­gui­do­res del car­de­nal Lefebvre, con­tra­rio al Vaticano II. Sin em­bar­go, es el es­tu­dio so­bre el pe­ca­do ori­gi­nal el que con­si­de­ra­ron re­vo­lu­cio­na­rio los más con­ser­va­do­res, se­gún re­cuer­da Urí­ba­rri.

El que aho­ra se ha con­ver­ti­do en el guar­dián de la fe ca­tó­li­ca so­nó en su día co­mo uno de los can­di­da­tos po­si­bles pa­ra con­ver­tir­se en nue­vo obis­po de una dió­ce­sis tan im­por­tan­te co­mo la de Bar­ce­lo­na. Sin em­bar­go, al­gu­nos creen que esa idea no te­nía un gran fun­da­men­to, de­bi­do a que la ca­rre­ra de La­da­ria ha si­do emi­nen­te­men­te uni­ver­si­ta­ria

Fo­to: en­ri­que carrascal

re­co­no­ci­do Luis La­da­ria re­ci­be el doc­to­ra­do ho­no­ris cau­sa por la Uni­dad Pontificia de Sa­la­man­ca.

Fo­to: Getty

— 1 1 — Be­ne­dic­to XVI, el pa­pa que nom­bró a La­da­ria se­cre­ta­rio del an­ti­guo San­to Ofi­cio.

Fo­to: Pool

—2 2 — El ac­tual pon­tí­fi­ce, Fran­cis­co I, que le ha con­fia­do la In­qui­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.