en­tre­vis­ta. Ka­te Perry

“Mi pro­pó­si­to es apa­gar el te­lé­fono los do­min­gos”

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por Ca­ro­li­ne Bock y mar­tin Klos­ter­mann Fo­to: phi­lip­pe de poul­pi­quet

Tras es­tre­nar cor­te de pe­lo, la can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se Katy Perry vuel­ve a rein­ven­tar­se con su quin­to ál­bum de es­tu­dio, Wit­ness, que pro­me­te ser otro ro­tun­do éxi­to en las pis­tas de bai­le. Perry, de 32 años, na­ció en la ca­li­for­nia­na San­ta Bár­ba­ra y es hi­ja de pas­to­res pen­te­cos­ta­les. De­bu­tó en 2001 con un dis­co de gós­pel ba­jo el nom­bre de Katy Hud­son, pe­ro el éxi­to in­ter­na­cio­nal le lle­gó sie­te años des­pués tras dar el sal­to al pop con el sen­ci­llo I Kis­sed

A Girl, de su dis­co One of the Boys. Tras él si­guie­ron hits co­mo Fi­re­work o Roar que la han en­cum­bra­do al olim­po del pop.

Du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral es­ta­dou­ni­den­se apo­yó abier­ta­men­te a Hi­llary Clin­ton. ¿Có­mo li­dia con la si­tua­ción ac­tual en Es­ta­dos Uni­dos?

De dis­tin­tas ma­ne­ras, pe­ro re­co­no­cien­do que no co­noz­co to­das las res­pues­tas. Es­ta de­rro­ta hi­zo ex­plo­tar una ilu­sión, una pro­yec­ción, una bur­bu­ja, pues pen­sa­ba que sa­bía mu­cho. Y no es así. Es un buen mo­men­to pa­ra vol­ver a apren­der. Pa­ra leer más, me­di­tar más y em­pa­ti­zar más con la gen­te. Creo que la gen­te es­tá real­men­te tris­te.

¿Le si­gue do­lien­do la de­rro­ta de Clin­ton?

No, ya no, me do­lió du­ran­te un bre­ve lap­so de tiem­po. Pe­ro creo que ha pa­sa­do al­go más im­por­tan­te: ha des­per­ta­do a un gi­gan­te dur­mien­te. Y eso es más gran­de de lo que ja­más po­drá ser una per­so­na. Ten­go mu­cha cu­rio­si­dad por ver qué su­ce­de.

Tie­ne ca­si cien mi­llo­nes de se­gui­do­res en Twit­ter. ¿Se ha plan­tea­do al­gu­na vez to­mar­se una pau­sa de las re­des so­cia­les?

Sí, por su­pues­to. Es muy im­por­tan­te y sú­per sano. Pro­ba­ble­men­te en el fu­tu­ro mi pén­du­lo os­ci­le en otra di­rec­ción (...) Es­ta­mos ver­da­de­ra­men­te en la ci­ma de to­do es­te rui­do. En al­gún mo­men­to in­ten­ta­ré sa­lir­me, bus­car un lu­gar real­men­te tran­qui­lo. Pe­ro to­da­vía no, pri­me­ro quie­ro lan­zar el dis­co.

¿Des­co­nec­ta de vez en cuan­do del smartp­ho­ne?

Los mó­vi­les crean mu­cha adic­ción. ¿Se ima­gi­na la cla­se de ad­mi­ra­ción que al­guien co­mo yo pue­de re­ci­bir por tan so­lo pre­sio­nar un bo­tón, y al mis­mo tiem­po la cla­se de odio? No so­lo hay flo­res, suer­te, ar­coí­ris y uni­cor­nios. Hay mu­chas co­sas po­si­ti­vas y mu­chas ne­ga­ti­vas. No voy a men­tir­le y de­cir que se me da bien con­tro­lar­lo, aún me ge­ne­ra adic­ción, pe­ro ten­go el pro­pó­si­to de apa­gar el te­lé­fono mó­vil to­dos los do­min­gos. Es una es­pe­cie de re­to fu­tu­ro: un día pa­ra des­co­nec­tar y to­mar­me una pau­sa.

¿Se con­si­de­ra una freak del au­to­con­trol?

Ten­go que apren­der a de­jar­me lle­var, así que sí. En el pa­sa­do fui más bien una per­so­na con­tro­la­da, de­ta­llis­ta. Pe­ro he em­pe­za­do a en­ten­der que hay mu­chas co­sas que no pue­do con­tro­lar. [DPA]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.