La caí­da de Mo­sul

Irak li­be­ra Mo­sul y anun­cia el fin del ca­li­fa­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Al­fon­so s. pa­lo­ma­res @as­pa­lo­ma­res

Al fin lo que pa­re­cía im­po­si­ble su­ce­dió. El pri­mer mi­nis­tro ira­kí, Hai­der al-Aba­di, pu­do anun­ciar co­mo una gran no­ti­cia la con­quis­ta de Mo­sul des­pués de nue­ve me­ses de en­car­ni­za­dos y san­grien­tos com­ba­tes. No se sa­be el nú­me­ro de muer­tos que cos­tó la pe­li­gro­sa

Hay ru­mo­res de que en­tre los es­com­bros de la ciu­dad ya­ce el ca­dá­ver del ca­li­fa, al Bagh­da­di

y arries­ga­da aven­tu­ra. Fue­ron mu­chos. Mu­chí­si­mos. En­te­rrar a los muer­tos for­ma­ba par­te de la pe­lea. Mo­sul con sus ca­si 700.000 ha­bi­tan­tes es un la­be­rin­to de es­tre­chas y apre­ta­das ca­lle­jue­las, el Es­ta­do Is­lá­mi­co po­bló ca­si to­das las ca­sas y edi­fi­cios pú­bli­cos de yiha­dis­tas que mi­na­ron el sub­sue­lo de la ciu­dad. Ju­ra­ron, por Alá, que de allí no los sa­ca­ría na­die y que se con­ver­ti­ría en la ca­pi­tal mun­dial del ca­li­fa­to y del is­lam.

Fue­ron días de sue­ños pa­ra los fa­ná­ti­cos is­la­mis­tas cuan­do Abú Bakr al Bagh­da­di, se au­to­pro­cla­mó ca­li­fa de to­dos los cre­yen­tes en la mez­qui­ta de Al Nu­ri. Aho­ra los sue­ños son ce­ni­za y ce­ni­za es tam­bién la mez­qui­ta de Al Nu­ri con sus mi­na­re­tes y su Mih­rab. Sol­da­dos de éli­te del Ejér­ci­to ira­kí en­tre­na­dos por es­pe­cia­lis­tas de los Es­ta­dos Uni­dos pro­ta­go­ni­za­ron los com­ba­tes cuer­po a cuer­po, ca­sa por ca­sa, ace­ra a ace­ra. Ha­bía que dis­tin­guir el grano de la pa­ja, los ve­ci­nos de los te­rro­ris­tas. Du­ran­te el tiem­po que fue la ca­pi­tal del is­la­mis­mo, los ciudadanos su­frie­ron to­da cla­se de tor­tu­ras y ve­ja­cio­nes, mu­chos de ellos fue­ron eje­cu­ta­dos con to­das las ga­mas de la cruel­dad.

La caí­da de Mo­sul pue­de ser el co­mien­zo del fin del Es­ta­do Is­lá­mi­co en la con­fi­gu­ra­ción ac­tual co­mo el lu­gar de pe­re­gri­na­ción y apren­di­za­je de mu­chos jó­ve­nes eu­ro­peos po­seí­dos por el es­pí­ri­tu de Alá, in­vo­can­do su nom­bre: Alá Ak­bar, for­ta­le­cían su es­pí­ri­tu co­mo com­ba­tien­tes de una cruel­dad inau­di­ta. In­mo­lar­se en el com­ba­te les con­du­cía di­rec­ta­men­te a un pa­raí­so car­nal con uríes y ríos de agua fres­ca. Aho­ra, co­mo ca­pi­tal de re­fe­ren­cia so­lo les que­da Raq­qa, en sue­lo si­rio. Ese se­rá el nue­vo ob­je­ti­vo, los es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran que su con­quis­ta pue­de re­sul­tar más fá­cil que Mo­sul. Con­vie­ne pre­ci­sar que la caí­da de Raq­qa no su­pon­drá to­da­vía que se que­den sin te­rri­to­rio, se­gui­rán man­te­nien­do su pre­sen­cia en zo­nas ru­ra­les po­co ha­bi­ta­das y en re­co­dos de mon­tes le­ja­nos. La caí­da de Mo­sul, apar­te de la pér­di­da de una ciu­dad sim­bó­li­ca, es so­bre to­do la per­di­da de una de sus fuen­tes de fi­nan­cia­ción, ya que ex­plo­ta­ban sus ya­ci­mien­tos pe­tro­lí­fe­ros que ven­dían en el mer­ca­do ne­gro. Tam­bién era un gran cen­tro en las ru­tas de abas­te­ci­mien­tos. Sin du­da el ca­li­fa, en sus de­li­rios de gran­de­zas, llo­ra­rá al ser des­alo­ja­do de la per­la del Nor­te, co­mo era co­no­ci­da Mo­sul. Si es que no mu­rió, por­que hay ru­mo­res que en­tre los es­com­bros de la ciu­dad ya­ce su ca­dá­ver.

Ope­ra­cio­nes de lim­pie­za

En la ac­tual si­tua­ción, los res­pon­sa­bles del Es­ta­do Is­lá­mi­co tie­nen que re­plan­tear sus es­tra­te­gias de com­ba­te, tan­to en Orien­te Me­dio co­mo en Eu­ro­pa y el res­to del mun­do. Han di­cho que no re­nun­cia­rán al ca­rác­ter mun­dial de la yihad. En zo­nas co­mo Orien­te Me­dio pue­den re­cu­rrir a gru­pos gue­rri­lle­ros y en Eu­ro­pa tra­ta­rán de au­men­tar la ac­ción de co­man­dos. Eu­ro­pa tie­ne que pre­pa­rar­se pa­ra es­ta lu­cha, pe­ro tam­bién de­be con­ti­nuar las ope­ra­cio­nes de lim­pie­za de yiha­dis­tas en los te­rri­to­rios del Es­ta­do Is­lá­mi­co. Sin una ba­se te­rres­tre en que apo­yar­se se­rá más fá­cil com­ba­tir­los y ex­ter­mi­nar­los, que es de lo que ha­blan los es­tra­te­gas de es­ta lu­cha. Los paí­ses del is­lam de­ben coope­rar y de­mos­trar que son una re­li­gión de paz. Es­tos días re­co­rre Eu­ro­pa un au­to­bús car­ga­do de ima­nes con men­sa­jes de paz y en con­tra de los te­rro­ris­tas. Bue­na ini­cia­ti­va. El desafío de Irak y de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que le apo­ya es la re­cons­truc­ción de Mo­sul. Mi­les de re­fu­gia­dos es­par­ci­dos por to­do el te­rri­to­rio quie­ren vol­ver a su ciu­dad y co­la­bo­rar en le­van­tar­la.

Fo­to: F. Sen­na/aFP

Sol­da­dos ira­quíes ce­le­bran la vic­to­ria de Mo­sul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.