TrAs el des­fi­le

Tiempo - - ACTUALIDAD - vi­cen­te mo­li­na Foix

Aca­ba­das las ce­le­bra­cio­nes del Or­gu­llo Gay, vuel­tos los ce­le­bran­tes a sus ca­sas, con­ver­ti­das las 52 vis­to­sas ca­rro­zas del des­fi­le no en ca­la­ba­zas sino en au­to­bu­ses urbanos, ha que­da­do en el mun­do li­bre (lla­mé­mos­le así pa­ra en­ten­der­nos) una sen­sa­ción de triun­fo, y en Ma­drid unas hue­llas que po­dre­mos se­guir to­do el ve­rano. La ful­gu­ran­te con­quis­ta de los de­re­chos hu­ma­nos ho­mo­se­xua­les tam­bién de­ja, más allá de los ma­tri­mo­nios, las adop­cio­nes, la le­ga­li­za­ción eco­nó­mi­ca y la fe­li­ci­dad que ge­ne­ra, una es­te­la ar­tís­ti­ca ca­da día más vi­si­ble y fe­cun­da, es­pe­cial­men­te en aque­llas ar­tes que en si­glos an­te­rio­res la di­si­mu­la­ban y ta­pa­ban, es el ca­so de la pin­tu­ra, o sim­ple­men­te no exis­tían, co­mo el ci­ne y la fo­to­gra­fía. En el Pra­do, en un ho­me­na­je que tie­ne al­go de gui­ño, el vi­si­tan­te pue­de re­cons­truir, con una guía im­pre­sa en un des­ple­ga­ble gra­tui­to, unos “es­ce­na­rios pa­ra la di­fe­ren­cia” mar­ca­dos den­tro de la co­lec­ción per­ma­nen­te del mu­seo. El re­co­rri­do la­be­rín­ti­co por las sa­las da sor­pre­sas: El

Cid, un león en pri­mer plano pin­ta­do por la pro­to­les­bia­na Ro­sa Bon­heur (que el mu­seo no ha­bía nun­ca col­ga­do des­de que un do­nan­te lo re­ga­ló a fi­nes del XIX), y la in­quie­tan­te es­tam­pa de El Ma­ri­cón de la Tía Gi­la di­bu­ja­da por Go­ya en su lla­ma­do Ál­bum

C. Más en­ti­dad tie­ne la am­plia ex­po­si­ción abier­ta has­ta oc­tu­bre en Cen­troCen­tro, el com­ple­jo cul­tu­ral que com­par­te es­pa­cio en Ci­be­les con el ayun­ta­mien­to, ti­tu­la­da Nues­tro de­seo

es una re­vo­lu­ción, aun­que su sub­tí­tu­lo, Imá­ge­nes de la di­ver­si­dad se­xual en el Es­ta­do es­pa­ñol 1977-2017 sue­ne al­go bu­ro­crá­ti­co. Se tra­ta de una in­tere­san­te pa­no­rá­mi­ca de la plás­ti­ca, la fo­to­gra­fía y el ci­ne de con­no­ta­cio­nes o mi­li­tan­cia LGTBI, en la que des­ta­ca el res­ca­te de Gre­go­rio Prieto, una fi­gu­ra de la Ge­ne­ra­ción del 27 in­su­fi­cien­te­men­te co­no­ci­da y aquí re­pre­sen­ta­da a tra­vés de sus fotos au­to­fic­cio­na­les de los años 20 y Lu­na

de miel en Taor­mi­na (1932), un mag­ní­fi­co lien­zo “epén­ti­co” (pa­la­bra de uso in­terno en­tre sus ami­gos ho­mo­se­xua­les que Gar­cía Lor­ca in­ven­tó y usa­ban, en­tre otros, Aleixandre, Cer­nu­da, Blan­co Amor y el pro­pio Prieto. Tam­bién hay es­tu­pen­dos tra­ba­jos de Juan Hi­dal­go, de Car­me­la Gar­cía, el ga­bi­ne­te pri­va­do de di­bu­jos de osos ram­pan­tes de Pé­rez Vi­llal­ta, el re­cuer­do de Pe­pe Es­pa­líu y sus elo­cuen­tes ac­cio­nes ar­tís­ti­cas a par­tir del Si­da, y

Ma­nuel (1983), una pie­za ma­gis­tral de Ro­dri­go, tan mag­ní­fi­co es­cul­tor co­mo di­bu­jan­te. La par­te ci­ne­ma­to­grá­fi­ca in­clu­ye a Al­mo­dó­var, Iván Zu­lue­ta, Ja­cin­to Es­te­va y fi­gu­ras más trans­ver­sa­les, al­gu­nas muy me­no­res; es in­com­pren­si­ble que los co­mi­sa­rios no ha­yan men­cio­na­do la obra de Adol­fo Arrie­ta, que si­gue fil­man­do, e ig­no­ren por com­ple­to a dos fi­gu­ras des­apa­re­ci­das pe­ro se­mi­na­les del ci­ne de van­guar­dia gay, An­to­nio Maen­za co­mo pre­ce­den­te, ya que mu­rió, des­pués de años de inac­ti­vi­dad, en 1979, y Ce­les­tino Co­ro­na­do. La mues­tra de Cen­troCen­tro se debate así en­tre dos ex­tre­mos que a me­nu­do cho­can: el ac­ti­vis­mo y el ar­te. To­dos los ar­tis­tas ci­ta­dos, y otros co­mo Ge­net, Gre­ta Gar­bo o Mar­le­ne Die­trich, a quie­nes se rin­de tri­bu­to, fue­ron agi­ta­do­res, trans­gre­so­res de lí­mi­tes y a la vez crea­do­res en su di­fe­ren­cia. En Nues­tro de­seo es una re­vo­lu­ción, la exal­ta­ción de la mi­li­tan­cia, tan ne­ce­sa­ria, desem­bo­ca a ve­ces en la fies­ta de la in­sig­ni­fi­can­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.