El re­la­to

Tiempo - - ACTUALIDAD - al­fon­so gue­rra

Des­de ha­ce al­gún tiem­po se juz­ga la po­lí­ti­ca en fun­ción de que re­ve­le o no un re­la­to. A la ho­ra de va­lo­rar las po­lí­ti­cas de go­ber­nan­tes o par­ti­dos no se to­man tan­to en con­si­de­ra­ción la po­si­ción que adop­tan so­bre los más im­por­tan­tes asun­tos, las de­ci­sio­nes que se to­man so­bre los gran­des pro­ble­mas de la so­cie­dad, las re­so­lu­cio­nes que ayu­den a fa­vo­re­cer la fe­li­ci­dad de las per­so­nas, sino que ad­quie­re un pro­ta­go­nis­mo prin­ci­pal si el go­ber­nan­te o el par­ti­do es ca­paz de trans­mi­tir un re­la­to.

Así, Do­nald Trump, el pre­si­den­te del país más po­de­ro­so del mun­do, se ha sen­ta­do so­bre un pol­vo­rín de dis­pa­ra­tes, pe­ro… tie­ne un re­la­to: Ma­ke Ame­ri­ca great again, que él tra­du­ce en que las éli­tes de Was­hing­ton han es­ta­do en­ga­ñan­do a los nor­te­ame­ri­ca­nos au­tén­ti­cos. Él va a arre­glar ta­ma­ño frau­de: ex­pre­sa­rá su in­ten­ción de ex­pul­sar a los emi­gran­tes y su ne­ga­ti­va a gas­tar el di­ne­ro de los ame­ri­ca­nos en ayu­dar a los más po­bres, pues los que pa­de­cen una se­ve­ra po­bre­za son los úni­cos cul­pa­bles por no ha­ber sa­bi­do la­brar­se una vi­da de éxi­to. No es muy di­fe­ren­te del re­la­to de Vla­di­mir Pu­tin, la re­cons­truc­ción del im­pe­rio ru­so a cos­ta de la du­ra ne­ce­si­dad de los más hu­mil­des, que ter­mi­nan por año­rar la “se­gu­ri­dad” que les pro­por­cio­na­ba el in­fierno so­vié­ti­co. En nues­tro país el re­la­to triun­fan­te es el que con­de­na al bi­par­ti­dis­mo co­mo com­pen­dio de to­dos los ma­les y exal­ta a los par­ti­dos emer­gen­tes co­mo su­ma de vir­tu­des, a pe­sar de que la nue­va si­tua­ción con­vier­ta al Con­gre­so de los Dipu­tados en un es­pec­tácu­lo más pro­pio de una ca- bal­ga­ta: cla­ve­les, car­te­le­ría, ban­de­ras; el ob­je­ti­vo es úni­co, lla­mar la aten­ción aun­que sea ha­cien­do el ri­dícu­lo. En to­do ca­so en España has­ta el re­la­to es po­lé­mi­co. No hay for­ma de po­ner­se de acuer­do en al­gu­nos he­chos cla­ve de nues­tra his­to­ria re­cien­te. El re­la­to se ha­ce múl­ti­ple a la ho­ra de con­tar qué sig­ni­fi­có la Gue­rra Ci­vil y qué la Se­gun­da Re­pú­bli­ca. A es­te úl­ti­mo pe­rio­do his­tó­ri­co quie­ro re­fe­rir­me im­pul­sa­do por la lec­tu­ra de las en­mien­das, cin­co, que los jó­ve­nes so­cia­lis­tas pre­sen­ta­ron en el re­cien­te con­gre­so del PSOE, re­cla­man­do la pro­cla­ma­ción de la Ter­ce­ra Re­pú­bli­ca. No me re­sul­tó ex­tra­ño da­do el com­po­nen­te sen­ti­men­tal de la po­lí­ti­ca que pro­fe­san los más jó­ve­nes. De la Se­gun­da Re­pú­bli­ca han co­rri­do pa­ra­le­la­men­te dos re­la­tos. Des­de el pri­mer día la de­re­cha ela­bo­ró un re­la­to se­gún el cual la mal­dad de los re­pu­bli­ca­nos, ven­ga­ti­vos y ase­si­nos, pro­pi­cia­ron un des­or­den so­cial de tal mag­ni­tud que el le­van­ta­mien­to mi­li­tar, se­gún ellos, fue el desen­la­ce na­tu­ral pa­ra de­te­ner aquel aque­la­rre.

Aún hoy si­guen man­te­nien­do que el gol­pe mi­li­tar fue una reac­ción al ase­si­na­to de Calvo-So­te­lo cuan­do to­dos pue­den con­sul­tar los do­cu­men­tos pu­bli­ca­dos en los que los re­bel­des cie­rran con­tra­tos con los ita­lia­nos de Mus­so­li­ni de com­pra de avio­nes, ar­mas y mu­ni­ción, y to­do ello mu­cho an­tes de aquel cri­men. No les im­por­ta, ellos si­guen, in­clu­yen­do al­gu­nos his­to­ria­do­res con­ser­va­do­res, man­te­nien­do con fir­me­za su re­la­to. En el la­do con­tra­rio la iz­quier­da ha es­cri­to su pro­pio re­la­to que idea­li­za la Se­gun­da Re­pú­bli­ca muy po­si­ble­men­te por com­pa­ra­ción a lo que fue la dic­ta­du­ra que le si­guió. Pe­ro la Re­pú­bli­ca no fue un to­do ho­mo­gé­neo. Su pro­cla­ma­ción en­cen­dió una lla­ma­ra­da de es­pe­ran­za en los co­ra­zo­nes de mu­chos es­pa­ño­les, y reali­zó cam­bios muy im-

el rey don Juan Car­los hi­zo fracasar un in­ten­to de gol­pe mi­li­tar au­to­ri­ta­rio que evi­tó al pue­blo es­pa­ñol una más de las eta­pas de re­pre­sión y muer­te

por­tan­tes en be­ne­fi­cio de la ma­yo­ría más hu­mil­de de la po­bla­ción. A la vez, hoy dis­po­ne­mos de su­fi­cien­tes re­cur­sos his­tó­ri­cos y de pers­pec­ti­va en el tiem­po pa­ra re­co­no­cer los erro­res que co­me­tie­ron los par­ti­dos y di­ri­gen­tes de la Re­pú­bli­ca. Se tien­de a fa­bri­car una ima­gen de la Re­pú­bli­ca co­mo una so­la reali­dad, pe­ro no, Re­pú­bli­ca hu­bo cua­tro: la de co­la­bo­ra­ción de cla­ses, so­cia­lis­tas y par­ti­dos bur­gue­ses re­pu­bli­ca­nos, des­de 1931 a 1933; la de la de­re­cha ex­tre­ma, des­de 1933 a fe­bre­ro de 1936; la del Fren­te Popular has­ta la su­ble­va­ción de par­te del ejer­ci­to en ju­lio del 36; y la de la Gue­rra Ci­vil has­ta 1939, con la de­rro­ta de la Re­pú­bli­ca y el triun­fo de los su­ble­va­dos.

Es­toy con­ven­ci­do de que los jó­ve­nes que re­cla­man la Re­pú­bli­ca no se sien­ten iden­ti­fi­ca­dos con to­das esas re­pú­bli­cas, o tal vez des­co­no­cen que no es po­si­ble la iden­ti­fi­ca­ción con una Re­pú­bli­ca ho­mo­gé­nea. Exis­ten ar­gu­men­tos ló­gi­cos pa­ra de­fen­der la for­ma re­pu­bli­ca­na de Go­bierno. Re­sul­ta más de­mo­crá­ti­ca la elec­ción que la he­ren­cia, y si el le­van­ta­mien­to de ju­lio del 36 lo fue con­tra un Go­bierno de la Re­pú­bli­ca, pa­re­ce­ría lo más ló­gi­co que al re­cu­pe­rar la li­ber­tad en 1977 vol­vie­ra el ré­gi­men re­pu­bli­cano. Pe­ro a la sen­sa­tez de la teo­ría es pre­ci­so aña­dir los da­tos de la reali­dad, las cir­cuns­tan­cias y el con­tex­to. El pa­sa­do no te­nía por qué de­ter­mi­nar ni el pre­sen­te ni el fu­tu­ro, so­bre to­do a los que no ha­bían vi­vi­do los en­fren­ta­mien­tos an­te­rio­res. An­tes que la Re­pú­bli­ca es­ta­ba la de­mo­cra­cia.

Sin em­bar­go los so­cia­lis­tas plan­tean en la re­dac­ción y debate de la Cons­ti­tu­ción un vo­to par­ti­cu­lar en de­fen­sa de la Re­pú­bli­ca. No fue com­pren­di­da aque­lla de­ci­sión, pre­ce­di­da de un anun­cio de acep­ta­ción de lo que se apro­ba­ra en el Parlamento cons­ti­tu­yen­te. Es de­cir, que el di­le­ma mo­nar­quía/ Re­pú­bli­ca sí se vo­to en se­de par­la­men­ta­ria, en la que re­si­de la so­be­ra­nía popular. Con ello se pre­ten­día do­tar de una le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca de la que hu­bie­se ca­re­ci­do si no se hu­bie­ra so­me­ti­do a la de­ci­sión del Con­gre­so, re­fren­da­da más tar­de por la in­men­sa ma­yo­ría de los es­pa­ño­les. To­da­vía que­dan al­gu­nos pro­pa­gan­dis­tas que re­pi­ten que la for­ma re­pu­bli­ca­na no tu­vo opor­tu­ni­dad de ser de­fen­di­da du­ran­te el pe­rio­do cons­ti­tu­yen­te. En to­do ca­so el di­le­ma mo­nar­quía/Re­pú­bli­ca no pue­de ser plan­tea­do con po­si­cio­nes irre­duc­ti­bles. Lo im­por­tan­te es que la mo­nar­quía o la Re­pú­bli­ca se fun­da­men­ten en la ga­ran­tía de de­mo­cra­cia y li­ber­tad.

La po­lé­mi­ca no­mi­na­lis­ta es ab­sur­da pues la so­la cons­ta­ta­ción de la exis­ten­cia de mo­nar­quías de­mo­crá­ti­cas y re­pú­bli­cas to­ta­li­ta­rias des­ha­ce to­da in­ter­pre­ta­ción in­te­gris­ta. El no­ve­lis­ta Ja­vier Cer­cas, en un mag­ní­fi­co ar­tícu­lo del

EPS, afir­ma­ba que “es mil ve­ces pre­fe­ri­ble una mo­nar­quía co­mo la no­rue­ga que una Re­pú­bli­ca co­mo la si­ria”. Creo que to­dos es­ta­re­mos de acuer­do, o tal vez no, a te­nor de al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes. La en­se­ñan­za que se pue­de ob­te­ner es que en lu­gar de ela­bo­rar re­la­tos de­be­mos ocu­par­nos de las ra­zo­nes y de los da­tos de la reali­dad. El an­ti­mo­nar­quis­mo de al­gu­nos es­pa­ño­les tie­ne una bien jus­ti­fi­ca­da ba­se en la ac­tua­ción de al­gu­nos mo­nar­cas de nues­tra his­to­ria, pe­ro no de los ti­tu­la­res des­de la re­cu­pe­ra­ción de­mo­crá­ti­ca. Aún mas, el rey Juan Car­los hi­zo fracasar un in­ten­to de gol­pe mi­li­tar au­to­ri­ta­rio que evi­tó al pue­blo es­pa­ñol una más de las eta­pas de re­pre­sión y muer­te. La so­cie­dad es­pa­ño­la no ha sen­ti­do nin­gún es­tre­me­ci­mien­to cuan­do lo de­fe­nes­tró por la ca­ce­ría de un ele­fan­te.

De­be­mos acos­tum­brar­nos a ana­li­zar nues­tra his­to­ria re­cien­te con un po­co más de re­fle­xión y to­le­ran­cia. Re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes de un po­lí­ti­co de los que lla­man emer­gen­tes pre­gun­tán­do­se pa­ra qué un Rey, si es­te no pue­de in­ter­ve­nir en la po­lí­ti­ca, no de­pa­ran mu­chas es­pe­ran­zas. Al pa­re­cer no ha en­ten­di­do na­da, ni tan si­quie­ra se ha de­te­ni­do a exa­mi­nar el fra­ca­so de la di­nas­tía al­fon­si­na, jus­ta­men­te por in­ter­ve­nir en la po­lí­ti­ca ata­can­do a la de­mo­cra­cia. Al re­dac­tar la Cons­ti­tu­ción, de­li­be­ra­da­men­te se des­po­jó al mo­nar­ca de po­de­res po­lí­ti­cos, asu­mien­do so­lo los de re­pre­sen­ta­ción, mo­de­ra­ción y ar­bi­tra­je pa­ra ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Es­pe­re­mos que los po­lí­ti­cos neó­fi­tos apren­dan ace­le­ra­da­men­te. El país lo ne­ce­si­ta.

El Con­gre­so de los Dipu­tados en 1936.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.