Tru­cos pa­ra ha­cer bien la ma­le­ta

Tru­cos y con­se­jos pa­ra ha­cer el equi­pa­je. Ca­da co­sa en su si­tio. Bien or­de­na­do, to­do ca­be

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por ce­lia Lo­ren­te clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ha­cer el equi­pa­je pa­ra las va­ca­cio­nes de ve­rano pue­de con­ver­tir­se en una ver­da­de­ra pe­sa­di­lla, la ex­cla­ma­ción más re­cu­rren­te sue­le ser: ¡no me ca­be na­da! No de­ses­pe­re so­lo hay que te­ner en cuen­ta al­gu­nas re­glas bá­si­cas a la ho­ra de ha­cer la ma­le­ta pa­ra ase­gu­rar­se de que las co­sas que le van a ha­cer fal­ta en su des­tino es­ta­rán den­tro de ella, bien co­lo­ca­das y li­bres de arru­gas:

Lo pri­me­ro que hay que pen­sar a la ho­ra de ha­cer la ma­le­ta es el ti­po de via­je y el des­tino, no es lo mis­mo ir a un ho­tel del Ca­ri­be que a un país de frío o ha­cer un via­je mochilero. El se­gun­do as­pec­to a te­ner en cuen­ta se­rá la du­ra­ción de la es­tan­cia y, por úl­ti­mo y más im­por­tan­te, no com­pli­car­se de­ma­sia­do la vi­da y pen­sar so­bre to­do en la co­mo­di­dad.

An­tes de po­ner­se ma­nos a la obra es muy con­ve­nien­te ha­cer una lis­ta de lo que se va a ne­ce­si­tar, es una de las claves pa­ra cul­mi­nar con éxi­to es­ta ar­dua ta­rea y ade­más evi­ta­rá ol­vi­dos. Los bá­si­cos son im­pres­cin­di­bles, pren­das ver­sá­ti­les co­mo un par de jeans, una ca­mi­sa blan­ca o un ves­ti­do ne­gro pue­den sal­var el es­ti­lis­mo en cual­quier mo­men­to. Una bue­na fór­mu­la de or­ga­ni­zar la ro­pa es pen­sar en con­jun­tos com­ple­tos en fun­ción de los días que va­mos a pa­sar en el des­tino: pa­ra ir a la pla­ya, de

ex­cur­sión, pa­ra la tar­de o pa­ra sa­lir por la no­che a una fies­ta o de ce­na. Ele­gir so­bre to­do ro­pa có­mo­da y li­ge­ra, –lue­go lo agra­de­ce­rá– y al­gún mo­de­lo más so­fis­ti­ca­do o más ele­gan­te pa­ra la no­che. Un error muy co­mún es in­cluir esa pren­da que nun­ca nos po­ne­mos pen­san­do que allí nos re­sul­ta­rá im­pres­cin­di­ble, la res­pues­ta es: no, no se en­ga­ñe, por­que vol­ve­rá del via­je sin po­nér­se­la.

Es di­fí­cil ele­gir un so­lo par de za­pa­tos o un bol­so que com­bi­ne con to­do, pe­ro no es im­po­si­ble. Co­lo­res co­mo el ne­gro o cre­ma se con­ver­ti­rán en los alia­dos. Un bol­so ta­ma­ño mi­di, pue­de uti­li­zar­se tan­to en la jor­na­da de tu­ris­mo, co­mo pa­ra to­mar un cóc­tel o ir de ce­na.

Pa­ra evi­tar que se arru­gue la ro­pa exis­ten los mé­to­dos más va­rio­pin­tos. El más tra­di­cio­nal: el de la ro­pa do­bla­da y es­ti­ra­da una en­ci­ma de otra. Otra fór­mu­la es al es­ti­lo de las mo­de­los. Las pro­fe­sio­na­les de la mo­da que se ven obli­ga­das por su tra­ba­jo a via­jar con­ti­nua­men­te sue­len ha­cer ro­lli­tos con las pren­das y ase­gu­ran que así ocu­pan mu­cho me­nos es­pa­cio y no se arru­gan. Pe­ro in­clu­so hay otros mé­to­dos más sor­pren­den­tes co­mo en­va­sar la ro­pa al va­cío pa­ra que no se arru­gue y se re­duz­ca.

Y con es­tos sen­ci­llos pa­sos, con­se­guir una ma­le­ta diez es­tá al al­can­ce de to­dos. Aho­ra lo im­por­tan­te es dis­fru­tar y pa­sar­lo bien.

Las mo­de­los que via­jan mu­cho ha­cen ro­lli­tos con la ro­pa, ocu­pa me­nos y no se arru­ga, di­cen

Ro­Ja De lo­na de la firma Pi­qua­dro. Mo­de­lo Blazer. poLi­caRBo­naTo Tu­mi 19 De­gree Po­li­ca­ro­na­te.

aLU­mi­nio Pil­ma Tra­ve­l_Ri­mo­wa con E-TAG Alu­mi­nio Ti­ta­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.