Cuan­do los ni­ños vie­nen de Ca­li­for­nia

el es­ta­do nor­te­ame­ri­cano tie­ne una ley pio­ne­ra de ha­ce 40 años que pa­sa por ser la más ga­ran­tis­ta, pe­ro con un cos­te de has­ta 150.000 eu­ros pa­ra un ex­tran­je­ro

Tiempo - - ACTUALIDAD - an­to­nio ro­drí­guez / Cha­ro Ca­rra­ce­do

en­tre 800 y 1.000 ni­ños es­pa­ño­les na­cen al año en el ex­tran­je­ro gra­cias al boom de la ges­ta­ción su­bro­ga­da, se­gún da­tos de la aso­cia­ción son nues­tros Hi­jos que di­ri­ge el gi­ne­có­lo­go Pe­dro Fuen­tes. si bien los lla­ma­dos vientres de al­qui­ler es­tán prohi­bi­dos en españa des­de 2006 por la ley so­cia­lis­ta de re­pro­duc­ción asis­ti­da, el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia per­mi­te de fac­to des­de 2010 que los es­pa­ño­les pue­dan bus­car des­cen­den­cia con es­ta téc­ni­ca fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Pa­ra ello, la di­rec­ción ge­ne­ral de re­gis­tros y no­ta­ria­dos fi­jó una se­rie de cri­te­rios pa­ra que los con­su­la­dos pu­die­ran ins­cri­bir a es­tos re­cién na­ci­dos. Los re­qui­si­tos eran –y son a día de hoy– que la téc­ni­ca se lle­ve a ca­bo en un país don­de es­tá re­gu­la­do, que uno de los pa­dres sea es­pa­ñol y que exis­ta una re­so­lu­ción ju­di­cial que cer­ti­fi­que que la ges­tan­te re­nun­cia a cual­quier re­cla­ma­ción so­bre el ni­ño.

es­te úl­ti­mo trá­mi­te so­lo lo cum­ple eeuu en la prác­ti­ca. con el res­to de paí­ses que per­mi­ten a los ex­tran­je­ros ser pa­dres por ma­ter­ni­dad de sus­ti­tu­ción, al fi­nal re­sul­ta que los pa­dres es­pa­ño­les se en­cuen­tran con que el con­su­la­do ins­cri­be en el re­gis­tro co­mo ma­dre le­gal a la per­so­na que ha da­do a luz… y no a la que en reali­dad es la ma­dre bio­ló­gi­ca. es­te he­cho obli­ga a es­ta úl­ti­ma a ini­ciar los trá­mi­tes de adop­ción del ni­ño cuan­do lle­ga a españa, un pro­ce­so que se sue­le di­la­tar va­rios me­ses y que, en oca­sio­nes, com­pli­ca la vi­da de los pa­dres. Por ejem­plo, se han da­do ca­sos de guar­de­rías que han pe­di­do la au­to­ri­za­ción de la ges­tan­te pa­ra acep­tar al be­bé. tam­bién de jue­ces es­pa­ño­les que han exi­gi­do la pre­sen­cia fí­si­ca de la ges­tan­te ex­tran­je­ra an­tes de dar luz ver­de a la adop­ción que re­cla­ma la

Aso­cia­cio­nes co­mo no so­mos va­si­jas de­fien­den que las mu­je­res no se pue­den al­qui­lar o ven­der

ma­dre es­pa­ño­la. to­do un que­bra­de­ro de ca­be­za, de ahí que la op­ción de eeuu sea la más de­man­da­da pese a que la fac­tu­ra os­ci­la en­tre los 120.000 y 150.000 eu­ros.

COOR­DI­NAR DO­NAN­TE Y GES­TAN­TE

ca­li­for­nia lle­va más de 40 años con una ley pio­ne­ra so­bre es­te asun­to y que pa­sa por ser la más ga­ran­tis­ta. allí se ne­ce­si­ta un abo­ga­do nor­te­ame­ri­cano, una agen­cia de do­nan­tes (si son pa­re­jas ho­mo­se­xua­les o pa­dres mo­no­pa­ren­ta­les), una de ges­tan­tes y una clí­ni­ca de fer­ti­li­dad, que es la en­car­ga­da de “coor­di­nar” a la do­nan­te y a la ges­tan­te ya que hay que es­pe­rar a que am­bas coin­ci­die­ran en el ci­clo mens­trual pa­ra que, una vez el em­brión que­de fe­cun­da­do, se pue­da lle­var a ca­bo la in­se­mi­na­ción en la ges­tan­te de for­ma in­me­dia­ta.

¿cuá­les son las pau­tas a cum­plir en ca­li­for­nia? en pri­mer lu­gar, los pa­dres bio­ló­gi­cos se en­tre­vis­tan con po­ten­cia­les do­nan­tes y ges­tan­tes, y es­tas úl­ti­mas eli­gen a su vez a qué fa­mi­lia quie­ren ayu­dar a te­ner un hi­jo. asi­mis­mo, las ges­tan­tes tie­nen que ha­ber si­do ma­dres an­tes de par­ti­ci­par en es­te pro­ce­so y si han su­fri­do em­ba­ra­zos o par­tos com­pli­ca­dos se las des­car­ta de ini­cio.

aque­llas que se ani­man por una cues­tión al­truis­ta, de­ben apor­tar un his­to­rial mé­di­co y acep­tar com­pa­re­cer an­te un juez an­tes de dar a luz, pa­ra que ma­ni­fies­te que no quie­re ser la ma­dre del be­bé que va a na­cer en cues­tión de se­ma­nas. si la ges­tan­te es­tá ca­sa­da, su ma­ri­do tam­bién tie­ne que dar su con­sen­ti­mien­to. con la sen­ten­cia de con­for­mi­dad en la mano, los fu­tu­ros pa­dres bio­ló­gi­cos van al hos­pi­tal pa­ra que pre­pa­ren el cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to, pa­so pre­vio a la ins­crip­ción del ni­ño en el con­su­la­do co­mo es­pa­ñol y a la ex­pe­di­ción del pa­sa­por­te que per­mi­ti­rá al be­bé via­jar con sus pa­dres a españa.

to­do es­te pro­ce­so pre­vio al na­ci­mien­to de un be­bé por ma­ter­ni­dad de sus­ti­tu­ción se pro­lon­ga un año y me­dio si los pa­dres van por la vía de eeuu, mien­tras que la adop­ción in­ter­na­cio­nal pue­de con­lle­var el tri­ple de tiem­po. otro as­pec­to que se cui­da en ca­li­for­nia es la aten­ción psi­co­ló­gi­ca de la ges­tan­te, quien tie­ne de­re­cho a un mí­ni­mo de tres me­ses de se­gui­mien­to tras el par­to. tam­bién se per­mi­te la co­mu­ni­ca­ción de los pa­dres bio­ló­gi­cos con las ges­tan­tes si am­bas par­tes lo quie­ren e, in­clu­so, con las do­nan­tes de óvu­los, aun­que sea más ex­tra­ño de ver.

ciudadanos ha si­do el pri­mer par­ti­do en españa en pre­sen­tar una pro­pues­ta de ley que re­gu­le es­ta prác­ti­ca. Los re-

qui­si­tos que pro­po­ne pa­ra la ma­dre ges­tan­te es que sea ma­yor de 25 años, de na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la, que ha­ya te­ni­do un hi­jo sano con an­te­rio­ri­dad y no ten­ga antecedentes pe­na­les vin­cu­la­dos al uso de dro­gas o al­cohol. tam­po­co per­mi­te que ha­ya un víncu­lo de con­san­gui­nei­dad con el pro­ge­ni­tor o pro­ge­ni­to­res su­bro­gan­tes. en paí­ses co­mo bra­sil se han da­do ca­sos de abue­las que han da­do a luz be­bés de hi­jas que no po­dían que­dar­se em­ba­ra­za­das. asi­mis­mo, fi­ja pa­ra la ges­tan­te un nú­me­ro má­xi­mo de dos em­ba­ra­zos su­bro­ga­dos y se le pide una si­tua­ción so­cio-eco­nó­mi­ca óp­ti­ma pa­ra afron­tar el em­ba­ra­zo ya que no po­drá co­brar. en cam­bio, sí que po­drá re­ci­bir una “com­pen­sa­ción” pa­ra afron­tar los gas­tos del em­ba­ra­zo y el par­to. el cum­pli­mien­to de es­tos re­qui­si­tos de­be­rá ser cer­ti­fi­ca­do por un hos­pi­tal pú­bli­co an­tes de la firma del con­tra­to en­tre las par­tes.

uN Re­giS­TRo NA­cio­NAl

en cuan­to a los su­bro­gan­tes, de­ben te­ner un mí­ni­mo de 25 años y un má­xi­mo de 45 (con ello se evi­tan so­li­ci­tu­des de per­so­nas ma­yo­res), así co­mo te­ner la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la y de­mos­trar que han ago­ta­do la vía de la téc­ni­ca de re­pro­duc­ción asis­ti­da. el pro­yec­to de ley del par­ti­do na­ran­ja re­co­ge, ade­más, la crea­ción de un re­gis­tro na­cio­nal de ges­ta­ción su­bro­ga­da ads­cri­to al de do­nan­tes y mul­tas de has­ta 1.000 eu­ros pa­ra las in­frac­cio­nes le­ves; de has­ta 10.000 pa­ra las gra­ves; y de has­ta un mi­llón de eu­ros pa­ra las muy gra­ves, ca­so del pa­go ile­gal a una ges­tan­te. La ini­cia­ti­va de ciudadanos no se­rá un ca­mino de ro­sas en el con­gre­so por­que la ges­ta­ción su­bro­ga­da pro­vo­ca di­vi­sio­nes en el res­to de for­ma­cio­nes, lle­gán­do­se al in­só­li­to pun­to de que una par­te del PP, la más con­ser­va­do­ra y afín a los pos­tu­la­dos de la igle­sia ca­tó­li­ca, coin­ci­de en su re­cha­zo a los vientres de al­qui­ler jun­to al ala más fe­mi­nis­ta del Psoe y Po­de­mos, que es­tán se­cun­da­das por aso­cia­cio­nes co­mo no so­mos va­si­jas, que de­fien­de que las mu­je­res “no se pue­den al­qui­lar o ven­der de ma­ne­ra to­tal”. asi­mis­mo, el co­mi­té de bio­éti­ca de españa, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de sa­ni­dad, se po­si­cio­nó cla­ra­men­te en con­tra de es­ta prác­ti­ca a me­dia­dos de ma­yo y apos­tó por pro­mo­ver in­ter­na­cio­nal­men­te un mar­co co­mún re­gu­la­to­rio que prohí­ba la ce­le­bra­ción de con­tra­tos de es­te ti­po “en ga­ran­tía de la dig­ni­dad de la mu­jer y del ni­ño”.

Por el con­tra­rio, au­ro­ra gon­zá­lez, pre­si­den­ta de la aso­cia­ción por la ges­ta­ción su­bro­ga­da en españa, de­fien­de la “au­to­no­mía” de la ges­tan­te du­ran­te to­do el pro­ce­so de con­cep­ción y que sea una per­so­na con una si­tua­ción “so­cio­eco­nó­mi­ca es­ta­ble” pa­ra que su mo­ti­va­ción no sea mer­can­ti­lis­ta. en es­te sen­ti­do, su­gie­re una “com­pen­sa­ción” eco­nó­mi­ca co­mo la que tie­nen las mu­je­res que do­nan óvu­los (de 1.500 a 2.000 eu­ros por 15 días de tra­ta­mien­to), los hom­bres que ha­cen lo pro­pio con el es­per­ma (unos 600 eu­ros), o las per­so­nas que se ofre­cen pa­ra

ex­pe­ri­men­tal.— con­su­mir me­di­ca­men­tos en fa­se

Fotos: FerNANdo AL­vA­rA­do/eFe

Debate Al­bert Ri­ve­ra con Ki­ke Sa­ra­so­la; la res­pon­sa­ble de Igual­dad de C’s, Patricia Re­yes; So­nia Ruano y el pre­si­den­te de la aso­cia­ción Son Nues­tros Hi­jos, Pe­dro Fuen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.