Prohi­bi­do ma­ti­zar

Tiempo - - ACTUALIDAD - @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

Han coin­ci­di­do en es­tos días una se­rie de dis­pa­ra­tes alu­ci­nan­tes. La po­lé­mi­ca que se ha mon­ta­do con mo­ti­vo del XX aniver­sa­rio del ase­si­na­to de Mi­guel Án­gel Blan­co no se hu­bie­ra pro­du­ci­do en otros tiem­pos. De he­cho, el cri­men fue tan ho­rren­do que en las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra ETA de aque­llos mo­men­tos no ha­bía si­glas ni sím­bo­los par­ti­dis­tas. Re­pug­nó a to­da la so­cie­dad es­pa­ño­la por igual, sin distinción de ideo­lo­gías. El ar­gu­men­to de la al­cal­de­sa Ma­nue­la Car­me­na, que se ne­gó ini­cial­men­te a des­ple­gar en el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid una pan­car­ta en su me­mo­ria, ya que “su­pon­dría des­ta­car a una víc­ti­ma so­bre las de­más”, no hay por don­de co­ger­lo, por­que fue un cri­men sin­gu­lar y un pun­to de no re­torno con­tra el te­rro­ris­mo. Otro de los dis­la­tes es que a los de Ca­ta­lun­ya en Co­mú les han llo­vi­do nu­me­ro­sas crí­ti­cas, des­de to­dos los ban­dos, por su “in­de­fi­ni­ción” so­bre el re­fe­rén­dum, cuan­do so­lo se han li­mi­ta­do a ma­ti­zar la di­ver­si­dad de opi­nio­nes fren­te a las du­das ju­rí­di­cas so­bre la con­vo­ca­to­ria del 1 de oc­tu­bre. Ha­brá quien par­ti­ci­pe y quien no, quien vo­te sí o vo­te no, en fun­ción de lo que su­ce­da cuan­do el Cons­ti­tu­cio­nal sus­pen­da, pro­ba­ble­men­te, la ley del re­fe­rén­dum. La res­pues­ta a las pun­tua­li­za­cio­nes y las du­das ha si­do con­tun­den­te: es ne­ce­sa­rio te­ner una pos­tu­ra ní­ti­da y cla­ra, por­que an­te un he­cho tan tras­cen­den­tal no va­len las am­bi­güe­da­des.

En la so­cie­dad sec­ta­ria que vi­vi­mos, no se acep­tan los ma­ti­ces ni las pos­tu­ras di­si­den­tes. No ca­be más que el es­tás con­mi­go o es­tás con­tra mí, sin fi­su­ras, al mar­gen de que se ten­ga un com­por­ta­mien­to errá­ti­co y unos días te pa­rez­ca bien y otras mal. El que tie­ne por cos­tum­bre es­ta­ble­cer

el sec­ta­ris­mo do­mi­nan­te es una ca­na­lla­da por­que obli­ga a la gen­te a ac­tuar co­mo no es y a de­cir lo que no pien­sa

sus pro­pias re­glas de jue­go se con­vier­te en sospechoso, inopor­tuno, di­le­tan­te, en de­fi­ni­ti­va, en una per­so­na po­co de fiar. Lo sé por mí pro­pia ex­pe­rien­cia. Ca­da vez que en al­gún pro­gra­ma de te­le­vi­sión me apar­to del ar­gu­men­ta­rio o de la que se su­po­ne mi po­si­ción ideo­ló­gi­ca me llue­ven pie­dras, la tie­rra se abre a mis pies, la gen­te se me echa en­ci­ma y pier­do un nu­me­ro con­si­de­ra­ble de se­gui­do­res en las re­des so­cia­les. Me han lle­ga­do a de­cir, ca­si a mo­do de ame­na­za, que no me pue­do sen­tar en­tre dos si­llas, por­que lo ló­gi­co es que me cai­ga y me ha­ga da­ño. Na­die me im­pi­de pen­sar las co­sas por mí mis­ma y de­cir lo que me venga en ga­na, aho­ra bien, si me ex­pre­so en con­tra de lo que se es­pe­ra de mí ten­go que es­tar dis­pues­ta a que me la­pi­den en Twit­ter. Yo era muy de ma­ti­zar en te­le­vi­sión, pe­ro con­fie­so que en es­tos mo­men­tos su­po­ne una proeza y mu­chas ve­ces ni me atre­vo; no por co­bar­de, sino por in­ca­pa­ci­dad pa­ra de­cir un ar­gu­men­to en 140 ca­rac­te­res y evi­tar equí­vo­cos.

En los me­dios au­dio­vi­sua­les la es­ca­sez de tiem­po te obli­ga a de­cir las co­sas, a mo­do de flash o ti­tu­lar, con­ci­sas, ro­tun­das y en me­nos de un mi­nu­to. Si eres una per­so­na in­de­pen­dien­te abier­ta a la com­ple­ji­dad y dis­pues­ta a ad­mi­tir un mar­gen de error y no tie­nes aso­cia­ción, par­ti­do, con­gre­ga­ción o sec­ta que te am­pa­re, es me­jor que te re­ser­ves si no quie­res en­trar en el mun­do de los pros­cri­tos y su­frir los ri­go­res de la in­tem­pe­rie. El sec­ta­ris­mo do­mi­nan­te es una ca­na­lla­da por­que obli­ga a la gen­te a ac­tuar co­mo no es y a de­cir lo que no pien­sa. Y así nos va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.