¡Ro­bert Lang­don vie­ne a España!

Tiempo - - GENTE - Luis aL­go­rri fa­ce­book.com/lui­sal­go­rri

SDan Brown ha ven­di­do, a ba­se de re­pe­tir y re­pe­tir y re­pe­tir el mis­mo es­que­ma del jue­go de la oca, 200 mi­llo­nes de li­bros

omos un gran país y nos que­ja­mos de vi­cio, us­te­des per­do­nen. Los ha­dos y nues­tros mé­ri­tos nos con­ce­die­ron los Jue­gos Olím­pi­cos del 92 y la ca­pi­ta­li­dad cul­tu­ral eu­ro­pea pa­ra Ma­drid, Sa­la­man­ca, San­tia­go y San Se­bas­tián; en 1991 al­ber­ga­mos la Con­fe­ren­cia de Paz pa­ra Orien­te Me­dio; España es el país que más cum­bres ibe­roa­me­ri­ca­nas ha or­ga­ni­za­do: tres, mien­tras que An­do­rra, sin ir más le­jos, no ha mon­ta­do to­da­vía nin­gu­na. Te­ne­mos la me­jor Li­ga de fút­bol del mun­do, el gor­do de Na­vi­dad ca­si siem­pre to­ca en España (¿no es pro­di­gio­so?), un pre­si­den­te de aquí lle­gó a po­ner los pies so­bre la mis­ma me­sa que un pre­si­den­te de EEUU y nues­tro país ha te­ni­do el ho­nor de ser el mar­co in­com­pa­ra­ble pa­ra el ro­da­je de va­rias es­ce­nas de Jue­go

de tro­nos. ¿De qué nos que­ja­mos? Por si al­go nos fal­ta­se pa­ra ser la en­vi­dia del mun­do y el asom­bro de Da­mas­co, pás­men­se: la pró­xi­ma no­ve­la de Dan Brown su­ce­de en España. Co­mo lo oyen. Se ti­tu­la Ori­gen y la pu­bli­ca­rá Pla­ne­ta a la vuel­ta del ve­rano.

Es­to quie­re de­cir que el ce­le­bé­rri­mo ico­nó­gra­fo y sim­bo­lo­gis­ta Ro­bertd Lang­don vi­si­ta, des­de lue­go en la no­ve­la, Bil­bao, Bar­ce­lo­na, el pa­la­cio de Orien­te en Ma­drid y has­ta la ca­te­dral de Se­vi­lla. No tar­da­rá en lle­gar, pre­su­ro­so tras él, Tom Hanks, que sin la me­nor du­da ro­da­rá la co­rres­pon­dien­te pe­lí­cu­la en los es­ce­na­rios ori­gi­na­les y que de­be­ría –no sé si es­tá en el pro­gra­ma de fes­te­jos; que lo pon­gan– abra­zar­se con Jor­di Hur­ta­do, por­que am­bos son los ac­to­res que más dé­ca­das lle­van en­car­nan­do a sus res­pec­ti­vos per­so­na­jes, con per­mi­so de Ha­rri­son Ford y de Si­gour­ney Wea­ver.

Dan Brown co­no­ce bien España: el nues­tro es el país que más ve­ces ha vi­si­ta­do (otra glo­ria que nos lle­va­mos). Eso es una ven­ta­ja: se­gu­ra­men­te im­pe­di­rá que a Hanks le pa­se lo que a Tom Crui­se y Jor­di Mo­llà, que en el fil­me No­che y día ce­le­bra­ban las fies­tas de San Fermín en me­dio de Se­vi­lla.

La tra­ma de Ori­gen, por su­pues­to, es lo de me­nos. Lang­don, que ya va te­nien­do una edad, acu­de al mu­seo Gug­gen­heim pa­ra ver có­mo uno de sus alum­nos fa­vo­ri­tos, el mul­ti­mi­llo­na­rio Ed­mond Kirsch, anun­cia allí un tras­cen­den­tal des­cu­bri­mien­to que res­pon­de­rá a la más vie­ja pre­gun­ta de la es­pe­cie hu­ma­na: cuál es nues­tro ori­gen y nues­tro des­tino.

Pe­ro la co­sa se com­pli­ca, co­mo es na­tu­ral, y ahí co­mien­za el ha­bi­tual jue­go de la oca de to­das las no­ve­las de Brown: Lang­don ten­drá que ir co­rrien­do de un si­tio a otro pa­ra re­sol­ver un enig­ma que sig­ni­fi­ca­rá el co­mien­zo de otras pri­sas, al fi­nal de las cua­les ha­brá un nue­vo enig­ma que le pon­drá en la pis­ta de otro más; y así una y otra vez has­ta que al fi­nal el asun­to que­de más o me­nos en ta­blas. Eso es lo que pa­só en El có­di­go Da

Vin­ci (mal­va­do: el Opus Dei; es­ce­na­rio prin­ci­pal, Pa­rís), en Án­ge­les y de­mo­nios (mal­va­dos: los Illu­mi­na­ti y unos cu­ras ma­lí­si­mos; es­ce­na­rio, Ro­ma), en El sím­bo­lo per­di­do (pro­ta­go­nis­tas aun­que no de­ma­sia­do mal­va­dos: los ma­so­nes; es­ce­na­rio, Was­hing­ton), en In­ferno (mal­va­dos: un con­sor­cio de lo­cos; es­ce­na­rio, Flo­ren­cia) y por ahí se­gui­do has­ta aca­bar con el ca­tá­lo­go. Dan Brown ha ven­di­do, a ba­se de re­pe­tir y re­pe­tir y re­pe­tir el mis­mo sen­ci­llo aun­que la­bo­rio­so es­que­ma de la cé­le­bre oca, unos 200 mi­llo­nes de li­bros y ha si­do tra­du­ci­do a 56 idio­mas. Glo­ria y gra­ti­tud per­pe­tuas pa­ra es­te crea­dor de obras maes­tras de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal que, por fin, ha con­des­cen­di­do en po­ner a España en el ma­pa de las na­cio­nes cul­tas del pla­ne­ta. Que ya no eres na­die si por tu ca­lle no pa­sa co­rrien­do Tom Hanks a ver si re­suel­ve un acer­ti­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.