Los Re­yes, en el Reino Uni­do

La Cor­te de Saint Ja­mes ha re­ci­bi­do a los Re­yes de España con una pom­pa que es úni­ca en el mun­do y pro­cla­ma las bue­nas re­la­cio­nes en­tre las dos ca­sas reales

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por Luis Re­yes

Fe­li­pe ii pa­só dos años en in­gla­te­rra co­mo rey con­sor­te. se pen­só que lo ha­bían se­cues­tra­do y se pro­yec­tó una ex­pe­di­ción de res­ca­te

el via­je de Es­ta­do de Fe­li­pe VI al Reino Uni­do ocu­rre 31 años des­pués del de don Juan Car­los en 1986, pe­ro an­tes otros re­yes de España han co­no­ci­do las bru­mas bri­tá­ni­cas en cir­cuns­tan­cias va­rio­pin­tas, des­de sen­tar­se en el trono in­glés has­ta vi­vir el amar­go exi­lio.

Fe­li­Pe ii REY DE IN­GLA­TE­RRA

El pri­mer so­be­rano es­pa­ñol que pi­só In­gla­te­rra fue Fe­li­pe II, aun­que to­da­vía no era más que prín­ci­pe de As­tu­rias. Sin em­bar­go lle­gó co­mo rey… de Ná­po­les. Iba a ca­sar­se con la rei­na in­gle­sa Ma­ría Tu­dor, y Car­los V le otor­gó la co­ro­na na­po­li­ta­na pa­ra que no os­ten­ta­ra ca­te­go­ría más ba­ja que la no­via. Los cor­te­sa­nos in­gle­ses, no obs­tan­te, le tra­ta­rían co­mo in­fe­rior y en el ban­que­te de bo­das le sir­vie­ron a Ma­ría en pla­tos más lu­jo­sos que a Fe­li­pe.

El me­nos­pre­cio ma­ni­fes­ta­ba el com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad que pro­vo­có en­tre los in­gle­ses Fe­li­pe, que en­tró en la is­la de for­ma apa­bu­llan­te. Lle­gó en una es­cua­dra de cien na­ves, con 6.000 ma­ri­ne­ros y sol­da­dos, y mu­chos pen­sa­ron que era una in­va­sión. Apar­te lle­va­ba un sé­qui­to de 3.000 per­so­nas que in­cluía 1.500 ca­ba­lle­ros. Tam­bién lle­gó la Gran­de­za de España en pleno, aun­que hu­bo que dar sub­si­dios a los no­bles –arrui­na­dos por un an­te­rior via­je de Fe­li­pe– pa­ra que lu­cie­sen el boa­to ade­cua­do. Co­mo si fue­ra una reac­ción de­fen­si­va, el cie­lo in­glés de­rra­mó un di­lu­vio so­bre el lu­ci­do cor­te­jo que iba a en­con­trar­se con la rei­na Ma­ría, lo que lle­va­ría a al­gún no­ble es­pa­ñol a de­cir que pre­fe­ría “los ras­tro­jos de To­le­do a las flo­res­tas de Ama­dís”, es de­cir, in­gle­sas.

In­gla­te­rra se di­vi­dió por la subida al trono de un es­pa­ñol co­mo rey con­sor­te. El par­ti­do ca­tó­li­co, con Ma­ría al fren­te, lo apo­ya­ba, pe­ro el par­ti­do pro­tes­tan­te, más po­de­ro­so, es­ta­ba en con­tra y mon­tó una efi­caz cam­pa­ña de pro­pa­gan­da ne­ga­ti­va. “Po­bre de aque­lla mu­jer ho­nes­ta que cai­ga en ma­nos de un es­pa­ñol”, de­cían los pan­fle­tos que inun­da­ban el país. El fa­mo­so or­gu­llo his­pá­ni­co tam­bién iba en con­tra de las bue­nas re­la­cio­nes, los es­pa­ño­les des­pre­cia­ban a los in­gle­ses, y las in­gle­sas les pa­re­cían feas. “Es­ta­mos en­tre la más ma­la gen­te de na­ción que hay en el mun­do”, es­cri­bía a España un no­ble, y otro re­su­mía la si­tua­ción: “No nos pue­den ver más que al dia­blo”.

Mu­chos in­gle­ses pen­sa­ban que Fe­li­pe pro­yec­ta­ba eli­mi­nar a Ma­ría y ocu­par el trono, por eso el Parlamento se opu­so a que fue­ra co­ro­na­do co­mo co­rey, o a que asu­mie­ra la re­gen­cia si Ma­ría en­fer­ma­ba. Por par­te es­pa­ño­la se te­mía que en­ve­ne­na­sen a Fe­li­pe, y en un mo­men­to, da­da su lar­ga per­ma­nen­cia en Londres (es­tu­vo más de un año en la pri­me­ra es­tan­cia, e in­clu­so rehu­só acu­dir a la lla­ma­da de Car­los V), se pen­só que es­ta­ba pri­sio­ne­ro. Se lle­gó a pro­yec­tar una “ex­pe­di­ción de res­ca­te” pa­ra li­be­rar­lo. En reali­dad Fe­li­pe es­tu­vo tan­to tiem­po jun­to a Ma­ría por sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad, por­que ha­cía su­yo el enor­me in­te­rés de Es­ta­do de aquel ma­tri­mo­nio. En cuan­to a Ma­ría Tu­dor, se ha­bía enamo­ra­do per­di­da­men­te de aquel va­rón en la sa­zón de sus 27 años, tan ga­lan­te con ella, una mu­jer fea y de 38, que era el um­bral de la ve­jez en la épo­ca. Am­bos hi-

cie­ron lo po­si­ble por­que la unión fun­cio­na­se, aun­que era prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que Ma­ría se que­da­se em­ba­ra­za­da a su edad y con su ma­la sa­lud, pese a que Fe­li­pe cum­plie­se con el dé­bi­to. La muer­te de Ma­ría a los 42 años pu­so fin a las ilu­sio­nes. Fe­li­pe ha­bía si­do rey de In­gla­te­rra du­ran­te cua­tro años, pa­san­do en Londres la mi­tad de ese tiem­po.

al­Fon­so Xii EL EXILADO

El si­guien­te rey es­pa­ñol que es­tu­vo en In­gla­te­rra fue el fu­tu­ro Al­fon­so XII, aun­que en el mo­men­to de su es­tan­cia no te­nía reino. Su ma­dre Isa­bel II, des­tro­na­da por la Glo­rio­sa Re­vo­lu­ción de 1868, se exi­ló con su he­re­de­ro Al­fon­so, de 11 años. En 1870 ab­di­có en él sus de­re­chos, for­za­da por Cá­no­vas del Cas­ti­llo, que se­ría el ar­qui­tec­to de la Res­tau­ra­ción. Cá­no­vas, con­ser­va­dor pe­ro fir­me cre­yen­te en el ré­gi­men par­la­men­ta­rio y la mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal, sa­bía que los li­be­ra­les ja­más read­mi­ti­rían a Isa­bel II en España, y co­men­zó a crear una ima­gen de Al­fon­so ad­mi­si­ble pa­ra la opi­nión pro­gre­sis­ta. Man­dó a aquel ado­les­cen­te que pre­ten­día ser rey a edu­car­se a In­gla­te­rra, cu­na del par­la­men­ta­ris­mo y ar­que­ti­po de país don­de el so­be­rano rei­na pe­ro no go­bier­na. En la épo­ca no se con­ce­bía pa­ra un prín­ci­pe otra ca­rre­ra que la mi­li­tar, de mo­do que Al­fon­so de Bor­bón in­gre­só co­mo ca­de­te en el Real Co­le­gio Mi­li­tar de Sand­hurst, don­de vi­vió ba­jo “una dis­ci­pli­na se­ve­ra pe­ro cos­mo­po­li­ta”, se­gún de­cían los in­gle­ses. Cu­rio­sa­men­te el nom­bre de una ins­ti­tu­ción cas­tren­se es­tá li­ga­do al pro­gre­so de la de­mo­cra­cia en España, por­que cuan­do Al­fon­so cum­plió 17 años (la ma­yo­ría de edad) fir­mó el Ma­ni­fies­to de Sand­hurst, don­de Cá­no­vas con­cen­tró el pro­gra­ma de li­ber­ta­des de la Res­tau­ra­ción y el as­pi­ran­te a rey hi­zo una pro­fe­sión de fe li­be­ral, pro­me­tien­do ser “co­mo hom­bre del si­glo, ver­da­de­ra­men­te li­be­ral”.

El Ma­ni­fies­to de Sand­hurst fue pu­bli­ca­do por los pe­rió­di­cos es­pa­ño­les el 27 de di­ciem­bre de 1874. Dos días des­pués el ge­ne­ral Martínez Cam­pos se pro­nun­cia­ba al fren­te de sus tro­pas en Sa­gun­to y pro­cla­ma­ba so­be­rano a Al­fon­so XII. Así fue co­mo en una aca­de­mia mi­li­tar de In­gla­te­rra el ca­de­te Bor­bón se con­vir­tió en rey de España.

al­Fon­so Xiii BUS­CAN­DO NO­VIA

Muy dis­tin­to ta­lan­te lle­va­ría el si­guien­te rey de España que vi­si­tó In­gla­te­rra. En vez de vi­vir las amar­gu­ras del exi­lio co­mo su pa­dre, Al­fon­so XIII lle­gó con la gra­ta ta­rea de bus­car una no­via gua­pa. El mar­qués de Villaurrutia, mi­nis­tro de Es­ta­do (Ex­te­rio­res) ha­bía ma­nio­bra­do a fa­vor de un ma­tri­mo­nio in­glés e in­clu­so ha­bía ele­gi­do a la no­via, la prin­ce­sa Patricia de Con­naught, ele­gan­te jo­ven, so­bri­na de Eduar­do VII y nie­ta de la rei­na Vic­to­ria. Am­bas ca­sas reales y el Go­bierno in­glés die­ron el acuer­do, pe­ro por des­gra­cia a Patricia no le gus­tó el no­vio, un jo­ven fla­cu­cho de 19 años, to­da­vía im­ber­be, lo que po­nía en evi­den­cia el bel­fo tí­pi­co de los Habs­bur­go. “¿Tan feo soy?”, di­ría con cier­ta irri­ta­ción, aun­que en reali­dad le da­ba lo mis­mo, por­que ya le ha­bía echa­do el ojo a una chi­ca más atrac­ti­va que Patricia, y ha­bía pre-

al­fon­soXii era ca­de­te en la aca­de­mia mi­li­tar de sand­hurst cuan­do hi­zo la pro­fe­sión de li­be­ra­lis­mo que le per­mi­tió vol­ver al trono de españa

ca­de­te Bor­bón Al­fon­so XII con el uni­for­me del Real Co­le­gio Mi­li­tar de Sand­hurst.

Pa­re­ja real Fe­li­pe II y Ma­ría Tu­dor en un re­tra­to de la épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.