Car­ta del di­rec­tor

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Jesús ri­va­sés di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Mariano Ra­joy, tras la apro­ba­ción del te­cho de gas­to, ha des­pe­ja­do la le­gis­la­tu­ra, al me­nos has­ta bien en­tra­do 2019 o qui­zá más allá. Los da­tos eco­nó­mi­cos son muy fa­vo­ra­bles. El PIB po­dría ro­zar el 4% de cre­ci­mien­to al fi­nal de 2017. In­creí­ble ha­ce so­lo unos me­ses. Lo que no es­tá tan cla­ro, y los mi­nis­tros lo co­men­tan en­tre ellos, es que esos es­pec­ta­cu­la­res da­tos ga­ran­ti­cen una nue­va vic­to­ria elec­to­ral. Ra­joy no de­ja­rá de la­do la eco­no­mía, pe­ro aho­ra de­di­ca­rá ca­si to­das sus ener­gías al asun­to ca­ta­lán, en el que al­gu­nos te­men pul­sio­nes “re­vo­lu­cio­na­rias”, con un PDeCAT di­vi­di­do, una bur­gue­sía que em­pie­za a es­tar ate­mo­ri­za­da, mien­tras lee que En­ric Ju­lia­na, el pe­rio­dis­ta que in­ven­tó aque­llo del “ca­ta­lá em­pren­yat” –ca­ta­lán ca­brea­do–, es­cri­be que “en Bar­ce­lo­na se te­je una re­vo­lu­ción”.

El Go­bierno de Ra­joy tra­ba­ja pa­ra te­ner pre­vis­to to­do, in­clu­so lo im­pre­vi­si­ble. No lo ex­pli­ca­rá, pe­ro el equi­po que coor­di­na la vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de

Santamaría, es­tá con­ven­ci­do de que si lle­ga el mo­men­to, “es­tá es­tu­dia­do to­do lo que hay que ha­cer”. To­das las se­ma­nas, ese equi­po, ce­le­bra reunio­nes pa­ra se­guir el mi­nu­to a mi­nu­to de la si­tua­ción, adap­tar lo pla­nes a los acon­te­ci­mien­tos y pre­pa­rar­se pa­ra ac­tuar. El Go­bierno tie­ne mu­cha in­for­ma­ción de lo que su­ce­de en Ca­ta­lu­ña y es cons­cien­te de que los lí­de­res más y me­nos in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes tie­nen mu­chos pro­ble­mas. La di­vi­sión evi­den­te en­tre al­gu­nos de los lí­de­res y los sec­to­res del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán es tam­bién una ba­za pa­ra el Go­bierno de Ra­joy. Otra, no me­nos im­por­tan­te, es el bol­si­llo, es de­cir, las res­pon­sa­bi­li­da­des pa­tri­mo­nia­les en las que pue­den in­cu­rrir al­gu­nos de los im­pul­so­res del “re­fe­rén­dum del 1-O”, y esa res­pon­sa­bi­li­dad echa pa­ra atrás a mu­chos, co­mo ya ocu­rrió con el ex­con­se­ller Jor­di Bai­get, que aho­ra se ve a sí mis­mo “li­be­ra­do” de mu­cha pre­sión.

Oriol Jun­que­ras, vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y lí­der de ERC, tam­po­co quie­re in­cu­rrir en res­pon­sa­bi­li­da­des le­ga­les que pu­die­ran con­du­cir a que fue­ra in­ha­bi­li­ta­do. Ve muy cer­ca­na la pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat y evi­ta­rá caer en las tram­pas que in­ten­tan co­lo­car­le Car­les Puig­de­mont y Ar­tur

Mas. Jun­que­ras, ade­más, pue­de en­con­trar el vis­to bueno pa­si­vo de una par­te de la bur­gue­sía ca­ta­la­na –el tra­di­cio­nal ca­la­de­ro de vo­tos de la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia de Pu­jol y Mas–, que aho­ra su­gie­ren que pre­fie­ren un Go­bierno de iz­quier­das a la in­de­pen­den­cia. Car­les Puig­de­mont y Ar­tur Mas son las ca­ras vi­si­bles del sec­tor “re­vo­lu­cio­na­rio” de un PDeCAT ca­da día más di­vi­di­do y con una ex­pec­ta­ti­vas elec­to­ra­les ín­fi­mas, has­ta el ex­tre­mo de que hay en­cues­tas que les dan me­nos dipu­tados que al ¡PP! Puig­de­mont ha lo­gra­do la ha­za­ña de rom­per los puen­tes con esa bur­gue­sía cla­ra­men­te na­cio­na­lis­ta que apo­yó du­ran­te tan­tos años a Pu­jol. Aho­ra, sim­ple­men­te, de­tes­tan al hom­bre que ocu­pa la pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat y ya ni tan si­quie­ra tie­nen el mí­ni­mo re­pa­ro en pro­cla­mar­lo a los cua­tro vien­tos, en Ca­ta­lu­ña y fue­ra de Ca­ta­lu­ña. Car­les

Puig­de­mont, que in­ten­ta im­po­ner su vo-

To­da re­vo­lu­ción ne­ce­si­ta un lí­der y a ve­ces un már­tir y la que al­gu­nos lla­man aho­ra “re­vo­lu­ción ca­ta­la­na” tie­ne di­ri­gen­tes so­bre to­do preo­cu­pa­dos por pro­te­ger su pro­pio pa­tri­mo­nio

lun­tad “re­vo­lu­cio­na­ria” y la de Mas, a una gran par­te de su pro­pio par­ti­do, que no quie­re ni oír ha­blar de esa vía, tam­bién pre­ten­de evi­tar in­vo­lu­crar­se de tal ma­ne­ra que el Es­ta­do pu­die­ra ac­tuar, con la ley en la mano, con­tra él. El “ho­no­ra­ble” no es de los que te­me por su pa­tri­mo­nio –aun­que qui­zá tam­bién–, pe­ro so­bre to­do no quie­re de­jar­le el ca­mino más que ex­pe­di­to a su gran ri­val Oriol Jun­que­ras ha­cia la pol­tro­na pre­si­den­cial. El lí­der de ERC, que ha lo­gra­do con­du­cir a sus ri­va­les po­lí­ti­cos del PDeCAT ha­cía el caos, tie­ne su pro­pio ca­len­da­rio y una cier­ta pri­sa, pe­ro aho­ra so­lo tie­ne que es­pe­rar.

Oriol Jun­que­ras man­tie­ne unas re­la­cio­nes más que cor­dia­les con la vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de Santamaría y en­tre los es­ce­na­rios que con­tem­pla el Go­bierno de Ra­joy fi­gu­ra –y no co­mo el peor ni mu­cho me­nos– el de que ERC y Jun­que­ras ga­nen las pró­xi­mas elec­cio­nes ca­ta­la­nas y “las ga­nen bien”. Tam­bién por eso, el lí­der de ERC no se de­ja­rá in­ha­bi­li­tar, lo que sig­ni­fi­ca que tam­po­co pue­de en­ca­be­zar nin­gu­na “re­vo­lu­ción” y aho­ra no le que­da más re­me­dio que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra cuan­do se ce­le­bren las pró­xi­mas elec­cio­nes ca­ta­la­nas.

El gran pe­li­gro, que tam­bién con­tem­pla el Go­bierno y, sin du­da, el pro­pio Jun­que­ras, y que qui­zá es­pe­ren Puig­de­mont y Mas –y por su­pues­to las CUP an­ti­sis­te­ma de An­na Ga­briel– es que ocu­rra lo que al­gu­nos lla­man “un ac­ci­den­te”. Hay mu­chos me­dios des­ti­na­dos a evi­tar­lo, CNI in­clui­do, pe­ro “un ac­ci­den­te” en for­ma de in­ci­den­tes “des­con­tro­la­dos” en una mo­vi­li­za­ción in­de­pen­den­tis­ta, un al­ter­ca­do ca­lle­je­ro o pe­que­ño bro­te de vio­len­cia, com­pli­ca­rían to­do y abri­rían vías im­pre­vi­si­bles que los más ra­di­ca­les in­ten­ta­rían apro­ve­char.

El lla­ma­do pro­cés ca­ta­lán, el que de­fien­den los in­de­pen­den­tis­tas ex­tre­mos, que se acer­ca a su au­tén­ti­co mo­men­to de la ver­dad, ne­ce­si­ta co­mo to­da re­vo­lu­ción un ver­da­de­ro lí­der, que in­clu­so es­té dis­pues­to a ser el már­tir de la cau­sa y eso es lo que no pa­re­ce exis­tir en una Ca­ta­lu­ña con di­ri­gen­tes preo­cu­pa­dos so­bre to­do por su pro­pio pa­tri­mo­nio y por elu­dir in­ha­bi­li­ta­cio­nes y san­cio­nes. Es su gran de­bi­li­dad y mu­chos ca­ta­la­nes em­pie­zan a dar­se cuen­ta de que qui­zá no ten­gan a quien se­guir. La “re­vo­lu­ción” ca­ta­la­na bus­ca lí­der y/o már­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.