Ble­sa, el ban­que­ro que no que­ría pi­sar la cár­cel

A pun­to de cum­plir 70 años, el ban­que­ro, que lo pa­só muy mal du­ran­te su bre­ve es­tan­cia en pri­sión, es­ta­ba a la es­pe­ra de una ca­si se­gu­ra vuel­ta a la cár­cel

Tiempo - - SUMARIO - por Jo­sé ma­ría Vals y mi­guel Ci­fuen­tes

Era jue­ves, 16 de ma­yo de 2013, cuan­do a me­dia tar­de Mi­guel Ble­sa re­ci­bía una lla­ma­da de su hi­ja pa­ra pre­gun­tar­le qué tal ha­bía ido su com­pa­re­cen­cia ur­gen­te an­te un juez de la ma­dri­le­ña Pla­za de Cas­ti­lla. “Voy a ir a la cár­cel, es­toy es­pe­ran­do el au­to”, le di­jo el ex­ban­que­ro mien­tras el ma­gis­tra­do El­pi­dio Jo­sé Sil­va re­dac­ta­ba el do­cu­men­to con el que en­via­ba a Ble­sa a la pri­sión de So­to del Real.

Ble­sa so­lo es­tu­vo 24 ho­ras en pri­sión, des­pués de que su abo­ga­do de­po­si­ta­ra los 2,5 mi­llo­nes de eu­ros de fian­za que le ha­bía im­pues­to el juez por la in­ves­ti­ga­ción que rea­li­za­ba so­bre la com­pra de un ban­co en Es­ta­dos Uni­dos (el City Na­tio­nal de Flo­ri­da) por par­te de Ca­ja Ma­drid. Esa mis­ma cau­sa dio de nue­vo con Ble­sa en la cár­cel, es­ta vez sin fian­za, el 5 de ju­nio del mis­mo año. En es­ta se­gun­da oca­sión, tar­dó 15 días en aban­do­nar la pri­sión, des­pués de que la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ma­drid en­men­da­ra la pla­na al juez ins­truc­tor.

El ra­pa­pol­vo de la Au­dien­cia al juez ins­truc­tor su­pu­so tam­bién que Mi­guel Ble­sa se li­bra­ra en ese mis­mo año 2013 de otro pro­ce­di­mien­to ju­di­cial abier­to con­tra él por cré­di­tos irre­gu­la­res al Gru­po Mar­sans, pre­si­di­do por el em­pre­sa­rio Ge­rar­do Díaz Fe­rrán, que era ami­go su­yo. La cau­sa fue anu­la­da por la Au­dien­cia Pro­vin­cial y eso su­pu­so su in­me­dia­ta pues­ta en li­ber­tad.

A pe­sar de su ca­ra son­rien­te cuan­do aban­do­na­ba la pri­sión aquel 20 de ju­nio de 2013, al­gu­nos de quie­nes co­no­cían al ex­ban­que­ro no du­dan en re­sal­tar la es­pe­cial aver­sión que te­nía a la cár­cel ni lo mal que lo pa­só du­ran­te las dos se­ma­nas que es­tu­vo pre­so, co­sa que in­clu­so se le no­tó en su as­pec­to fí­si­co. Los ava­ta­res del des­tino han que­ri­do que Mi­guel Ble­sa apa­re­cie­se muer­to en una fin­ca de ca­za an­tes de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo se pro­nun­cia­ra so­bre su vuel­ta a pri­sión, es­ta vez por va­rios años, y que el juez que le hi­zo pi­sar la cár­cel ha­ya si­do ex­pul­sa­do de la ca­rre­ra ju­di­cial tras una in­ha­bi­li­ta­ción de 17 años pa­ra ejer­cer, pre­ci­sa­men­te por pre­va­ri­car pa­ra en­car­ce­lar al ex­pre­si­den­te de Ca­ja Ma­drid.

Mi­guel Ble­sa se hi­zo muy fa­mo­so en­tre los es­pa­ño­les por el ca­so de las de­no­mi­na­das tar­je­tas

black de Ca­ja Ma­drid, pe­ro an­tes de ese du­do­so

Tras de­jar la pre­si­den­cia de Ca­ja ma­drid, ble­sa te­nía an­te sí un ho­ri­zon­te apa­ci­ble, que se trun­có cuan­do pi­só la pri­sión

ho­nor, el ex­ban­que­ro ha­bía te­ni­do una vi­da profesional y per­so­nal en la que la po­lí­ti­ca, ac­ti­vi­dad en la que nun­ca qui­so en­trar de lleno, pri­me­ro le lle­vó ha­cia arri­ba y des­pués le des­po­jó de sus car­gos.

Es­te abo­ga­do, que el pró­xi­mo 8 de agos­to ha­bría cum­pli­do 70 años, sa­có su opo­si­ción al cuer­po de Ins­pec­ción de Ha­cien­da jun­to al ex­pre­si­den­te del Go­bierno Jo­sé Ma­ría Az­nar, al que siem­pre le unió una gran amis­tad la­bra­da en su ju­ven­tud. Al igual que en el ca­so de Az­nar, la vi­da profesional de Ble­sa no es­tu­vo li­ga­da a su tí­tu­lo de ins­pec­tor de Ha­cien­da. En­tre 1986 y 1996 se de­di­có a ejer­cer la abo­ga­cía co­mo ex­per­to en De­re­cho Tri­bu­ta­rio y man­tu­vo siem­pre una es­tre­cha re­la­ción con el ex­pre­si­den­te del Go­bierno, a quien ase­so­ra­ba cuan­do se pre­sen­ta­ba la oca­sión.

Con Jo­sé Ma­ría Az­nar en La Mon­cloa, en 1996 Mi­guel Ble­sa en­tra­ba en el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Ca­ja Ma­drid. Ese mis­mo año sus­ti­tuía a Ma­rio Con­de co­mo con­se­je­ro de An­te­na 3 en re­pre­sen­ta­ción de Ba­nes­to. Po­co des­pués, y con el apo­yo de los con­se­je­ros que re­pre­sen­ta­ban al PP, a Iz­quier­da Uni­da y a CCOO, Ble­sa era nom­bra­do pre­si­den­te de Ca­ja Ma­drid, car­go en el que es­tu­vo has­ta 2010.

Aque­llos eran tiem­pos de vino y ro­sas pa­ra la ac­ti­vi­dad ban­ca­ria en general y pa­ra las ca­jas de aho­rros en par­ti­cu­lar. El ne­go­cio de es­tas úl­ti­mas se fue ex­pan­dien­do has­ta lle­gar a la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008, cuan­do con­ta­ban con una cuo­ta de mer­ca­do de prác­ti­ca­men­te la mi­tad del ne­go­cio fi­nan­cie­ro de Es­pa­ña. Ca­ja Ma­drid no fue una ex­cep­ción. Cuan­do Mi­guel Ble­sa lle­gó a la en­ti­dad co­mo pre­si­den­te en 1996, la ca­ja te­nía 33.600 mi­llo­nes de eu­ros en ac­ti­vos. Cuan­do de­jó la pre­si­den­cia en 2010, el ne­go­cio al­can­za­ba los 192.000 mi­llo­nes de eu­ros. El ta­ma­ño de la en­ti­dad se ha­bía mul­ti­pli­ca­do ca­si por seis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.