Así se­rá la de­cla­ra­ción de Ra­joy an­te la Au­dien­cia

El 26 de ju­lio com­pa­re­ce­rá co­mo tes­ti­go en el jui­cio que sien­ta en el ban­qui­llo a Co­rrea y Bár­ce­nas. Co­mo “ciu­da­dano”, pe­ro con de­fe­ren­cias por ser pre­si­den­te

Tiempo - - SUMARIO - por Cla­ra pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

el tri­bu­nal ha es­ta­do en­sa­yan­do una ubi­ca­ción es­pe­cial pa­ra ra­joy, qui­zá en la ta­ri­ma de las de­fen­sas

el 26 de ju­lio, Ma­riano Ra­joy ha­rá his­to­ria. Por pri­me­ra vez, un pre­si­den­te del Go­bierno acu­di­rá a de­cla­rar co­mo tes­ti­go an­te un tri­bu­nal. An­tes que él, en 1995 Adolfo Suá­rez de­cla­ró vo­lun­ta­ria­men­te por el ca­so Ba­nes­to y Fe­li­pe Gon­zá­lez tes­ti­fi­có en dos oca­sio­nes, en 1998 co­mo tes­ti­go en el jui­cio por el se­cues­tro de Se­gun­do Ma­rey a ma­nos de los GAL y en 2001 por el ca­so de

los fon­dos re­ser­va­dos. Sin em­bar­go, el he­cho sin pre­ce­den­tes aho­ra es que Ra­joy tes­ti­fi­ca­rá sien­do pre­si­den­te del Go­bierno, car­go que Suá­rez y Gon­zá­lez ya no ejer­cían. Lo ha­rá en la Au­dien­cia Na­cio­nal, en la vis­ta oral por la pri­me­ra épo­ca –de 1999 a 2005– de la tra­ma Gür­tel, en ca­li­dad de se­cre­ta­rio general del PP en­tre 2003 y 2004. El au­to por el que dos de los tres ma­gis­tra­dos que com­po­nen el tri­bu­nal –el pre­si­den­te, Án­gel Hur­ta­do, emi­tió un vo­to par­ti­cu­lar en con­tra– dis­pu­sie­ron que Ra­joy de­cla­ra­ra en per­so­na in­di­ca­ba que lo ha­ría no “co­mo pre­si­den­te, sino co­mo un ciu­da­dano es­pa­ñol (...) en un ac­to ciu­da­dano que se en­mar­ca en la nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca y el Es­ta­do de De­re­cho”.

Sin em­bar­go, le­jos de ser un ac­to nor­mal, las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­rán la com­pa­re­cen­cia de Ma­riano Ra­joy dis­ta­rán bas­tan­te de las con­di­cio­nes en las que lo ha­ría cual­quier otro ciu­da­dano, por cues­tio­nes de se­gu­ri­dad, de pro­to­co­lo y tam­bién por de­fe­ren­cias por par­te del tri­bu­nal que se lle­van pre­pa­ran­do des­de ha­ce se­ma­nas.

A pe­sar de que la Au­dien­cia Na­cio­nal se en­cuen­tra a 180 me­tros de la se­de na­cio­nal del PP, en la mañana del 26 de ju­lio, Ra­joy ten­drá que ir des­de el pa­la­cio de la Mon­cloa has­ta el po­lí­gono in­dus­trial de San Fer­nan­do de He­na­res, don­de es­tá la se­de de la Au­dien­cia que aco­ge ma­cro­pro­ce­sos co­mo el del 11-M o aho­ra los de las tar­je­tas black y la Gür­tel. Cuan­do an­tes de las 9.30, la ho­ra a la que es­tá ci­ta­do, Ra­joy pon­ga un pie en el edi­fi­cio, ya se ha­brán pro­du­ci­do dos cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les. Por una par­te, el cor­dón de se­gu­ri­dad, que se es­pe­ra que es­té re­for­za­do de­bi­do a su pre­sen­cia. Por otra, por­que Ra­joy se­rá re­ci­bi­do por el pre­si­den­te de la Au­dien­cia, Jo­sé Ra­món Navarro, al­go que se­ría nor­mal en una vi­si­ta pro­to­co­la­ria al tri­bu­nal, pe­ro no en es­te ca­so, se­gún un ex al­to car­go de Pro­to­co­lo. “Es­ta vi­si­ta del pre­si­den­te Ra­joy se de­be abor­dar de for­ma di­fe­ren­te. Aun­que no hay nin­gu­na nor­ma, mi con­se­jo se­ría que no se mar­ca­ra la di­fe­ren­cia con res­pec­to a cual­quier otro ciu­da­dano”, aña­de es­te di­plo­má­ti­co, que apun­ta a que se­gu­ra­men­te en el in­te­rior del edi­fi­cio es­ta­rá acom­pa­ña­do por un fun­cio­na­rio de la Au­dien­cia, se agi­li­za­rán las me­di­das de se­gu­ri­dad o dis­pon­drá “de una sa­li­ta es­pe­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.