Gen­te. La cró­ni­ca se­ma­nal de Ire­ne Por­te­ro

Tiempo - - SUMARIO - ire­ne por­te­ro

En Es­pa­ña se si­guen ce­le­bran­do fies­tas de ca­ri­dad. Es muy bo­ni­to es­to, muy an­ti­guo. La gen­te ri­ca y fa­mo­sa se vis­te con lo me­jor que tie­ne o que le pres­tan, se em­pe­ri­fo­lla vi­va, se jun­tan to­dos en un si­tio ca­rí­si­mo, se co­men una ce­na de aú­pa y, de al­gún mo­do di­fí­cil de en­ten­der, de to­do eso sa­len unos eu­ri­tos pa­ra los po­bres. Lo aca­ban de ha­cer en Mar­be­lla Eva Lon­go­ria y Ma­ría Bra­vo, pa­ra la sex­ta edi­ción del Glo­bal Gift. Am­bas se pre­sen­ta­ron ata­via­das a lo sul­ta­na de Per­sia, muy pin­ta­das, muy trans­pa­ren­tes, muy sie­te­ve­le­ras ellas, muy mo­nas. Lorena Ber­nal es­ta­ba muy ele­gan­te, en azul pu­rí­si­ma ilu­sión, pe­ro con un ves­ti­do has­ta el sue­lo que da­ba ca­lor so­lo de ver­la. Do­ña Ana Vic­to­ria Gar­cía Obre­gón se pre­sen­tó, a su edad, con un ves­ti­do rojo mo­de­lo Mon­to­ro, por los tre­men­dos re­cor­tes y ti­je­re­ta­zos en la es­pal­da. Oli­via de Bor­bón iba de la Asun­ción de Nues­tra Se­ño­ra, y su pa­re­ja, Ju­lián Po­rras, des­en­to­na­ba un po­co, por­que na­die le di­jo que allí el que se ca­sa­ba no era él. Rafael Amar­go (le si­guen in­vi­tan­do a es­tas co­sas) pa­re­cía que se aca­ba­ba de ba­jar de la mu­la, y Nu­ria Fer­gó, tam­bién de rojo, iba en plan po­de­río, Jua­ni­ta Rei­na o ga­le­ra ve­ne­cia­na, que a es­tos efec­tos vie­ne a ser lo mis­mo. Po­bres, lo que se di­ce po­bres, no vi a nin­guno. Les da­rían sus mo­ne­das en la co­ci­na, di­go yo.

Otra fies­ta que du­ra­ba ya de­ma­sia­do es la de la com--

pe­ti­ción en­tre Ro­cío Ca­rras­co y Antonio Da­vid Flo­res por la cus­to­dia de su ni­ñi­to, Da­vid. El úl­ti­mo epi­so­dio fue en los juz­ga­dos de Al­co­ben­das. Pa­re­ce que se aca­ba el cu­le­brón: la cria­tu­ra tie­ne ya 18 años y pue­de vi­vir con quien le dé la pu­ñe­te­ra ga­na. Lo que no de­ja de sor­pren­der­me es que, pa­ra es­tas co­sas y pa­ra los en­tie­rros, to­do el mun­do se pon­ga ga­fas de sol. Aun­que sea de no­che.

Tiem­pos de gue­rra

En Ma­drid se pre­sen­tó la se­rie Tiem­pos de gue­rra, he­cha pa­ra Atres­me­dia TV, que es­tá am­bien­ta­da en los años 20 del si­glo pa­sa­do y que ha­bla... pues eso, de gen­te que no se lle­va­ba bien, ¿ver­dad? Pues es cu­rio­so que mu­chas de las ac­tri­ces se pre­sen­ta­ron ves­ti­das más o me­nos co­mo se ves­tía la gen­te co­rrien­te en la épo­ca aque­lla. Eché de me­nos a Pe­pe Sa­cris­tán, que si­gue pa­re­cien­do un bra­zo de mar, se pon­ga lo que se pon­ga. Pe­ro las chi­cas... A ver, Alicia Bo­rra­che­ro, no; es­ta mu­jer es una se­ño­ra y se plan­tó allí con una ca­mi­sa y unos va­que­ros, co­mo es na­tu­ral. Amaia Sa­la­man­ca tam­bién es­ta­ba es­tu­pen­da, cons­te. Pe­ro ¿y los to­pi­tos blan­cos de Verónica Sán­chez, que mi tía To­ñi tie­ne un ves­ti­do así y ya no se lo po­ne por­que di­ce que le re­cuer­da a la abue­la? ¿Y las flo­res de ali­vio de lu­to de An­na Moliner? ¿Y eso que se pu­so Alicia Ru­bio, que pa­re­cía re­cién salida de la du­cha? Que la gue­rra aque­lla ya se aca­bó. Mo­ni­nas.

EvaXL­xoxnxg­xoxr­xi­xa y Ma­ría Bra­vo

Alicia Ru­bio

An­na Moliner

Antonio Da­vid Flo­res, su hi­jo Da­vid y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.