His­to­ria. La som­bra de Ta­lley­rand

Es co­ro­na­do rey de los bel­gas Leo­pol­do de Sa­jo­nia-Co­bur­go. Ta­lley­rand mue­ve los hi­los de la in­de­pen­den­cia de Bél­gi­ca

Tiempo - - SUMARIO - Luis Re­yes

Ta­lley­rand so­bre­vi­vió en el Go­bierno de Fran­cia con seis re­gí­me­nes dis­tin­tos y enemi­gos en­tre sí

Hay per­so­na­jes que la His­to­ria no pue­de evi­tar por más que lo in­ten­te. Da lo mis­mo que ha­ya ca­ta­clis­mos po­lí­ti­cos, que los re­gí­me­nes cai­gan, que to­do cam­bie… ellos si­guen in­mu­ta­ble­men­te en pri­me­ra fi­la, o qui­zá en la som­bra, pe­ro mo­vien­do los hi­los. El ar­que­ti­po es Ta­lley­rand, ani­mal po­lí­ti­co que du­ran­te más de 40 años di­se­ña la po­lí­ti­ca de Eu­ro­pa, tra­za el ma­pa del con­ti­nen­te.

Char­les-Mau­ri­ce de Ta­lley­rand-Pé­ri­gord na­ce en una fa­mi­lia de la al­ta no­ble­za fran­ce­sa con raí­ces en el si­glo X. Es pri­mo­gé­ni­to, pe­ro una co­je­ra de na­ci­mien­to le veta la ca­rre­ra de las ar­mas. Pa­ra un no­ble de su al­cur­nia eso es inad­mi­si­ble y pier­de la pri­mo­ge­ni­tu­ra, sien­do des­ti­nan­do a la Igle­sia. Sa­cer­do­te por im­po­si­ción, Ta­lley­rand con­ju­ga la so­ta­na con la vi­da de un li­ber­tino so­fis­ti­ca­do, lo que no im­pi­de que sea or­de­na­do obis­po de Au­tum.

En 1789 acu­de co­mo re­pre­sen­tan­te del cle­ro a los Es­ta­dos Ge­ne­ra­les con­vo­ca­dos por Luis XVI. Ha­cía 175 años que no se reunía aquel Par­la­men­to, y su con­vo­ca­to­ria su­po­ne el ini­cio de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Pa­ra Ta­lley­rand aque­llo es una epi­fa­nía, en­cuen­tra a los 35 años su au­tén­ti­ca vo­ca­ción, la po­lí­ti­ca. A par­tir de en­ton­ces es­ta­rá en el cen­tro de los acon­te­ci­mien­tos que du­ran­te un cuar­to de si­glo con­mo­cio­nan Eu­ro­pa, y adop­ta ese fre­ne­sí que de­ca­pi­ta re­yes, bo­rra o crea Es­ta­dos y ofre­ce co­ro­nas a los gue­rre­ros, co­mo for­ma de vi­da. Es im­po­si­ble en el es­pa­cio de es­tas pá­gi­nas per­ge­ñar si­quie­ra la ca­rre­ra de Ta­lley­rand: pre­si­den­te de la Asam­blea, ministro, pri­mer ministro o em­ba­ja­dor con seis re­gí­me­nes dis­tin­tos y enemi­gos en­tre sí: la Con­ven­ción (Pri­me­ra Re­pú­bli­ca), el Di­rec­to­rio, el Con­su­la­do, el Im­pe­rio, la Res­tau­ra­ción y la mo­nar­quía or­lea­nis­ta.

En 1815 la ba­ta­lla de Wa­ter­loo, de­rro­ta de­fi­ni­ti­va de Na­po­león, po­ne pun­to fi­nal al fre­ne­sí ci­ta­do, cie­rra la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Ta­lley­rand es nom­bra­do pri­mer ministro por Luis XVIII, que ha vuel­to al trono de nue­vo. Pa­re­ce el can­to del cis­ne, du­ra po­co y des­pués vie­ne la caí­da. In­gla­te­rra ha im­pues­to a Luis XVIII un je­fe de Go­bierno li­be­ral co­mo Ta­lley­rand, pe­ro la opo­si­ción de los ul­tra­con­ser­va­do­res, ha­cia los que se in­cli­na el rey, es fe­roz, y ha de pre­sen­tar su di­mi­sión a los dos me­ses y me­dio. Tie­ne 60 años, es un an­ciano in­vá­li­do, se ha que­ma­do co­mo nin­gún otro po­lí­ti­co lo hi­cie­ra... Ya ha pa­sa­do su épo­ca, di­cen to­dos, pe­ro su len­gua, ar­ma le­tal, fus­ti­ga a los mi­nis­tros reac­cio­na­rios y el rey ter­mi­na por ex­pul­sar­lo de la cor­te. Ta­lley­rand no acep­ta la ju­bi­la­ción y con­ti­núa

in­tri­gan­do des­de la opo­si­ción li­be­ral. Con ad­mi­ra­ble em­pe­ño por­fía du­ran­te 15 años has­ta que lle­ga su opor­tu­ni­dad. En 1830 es­ta­lla una re­vo­lu­ción en Pa­rís, sur­gen las ba­rri­ca­das en las ca­lles, y Ta­lley­rand pa­tro­ci­na la subida al trono de Luis Fe­li­pe de Or­leans, “el rey bur­gués”. Re­cha­zan­do mi­nis­te­rios so­li­ci­ta ser nom­bra­do em­ba­ja­dor en Lon­dres, pues sa­be que el nue­vo ré­gi­men, por el que él ha apos­ta­do, ne­ce­si­ta el apo­yo in­glés pa­ra so­bre­vi­vir.

Coa­li­ción li­be­ral

En su men­te es­tá la idea de una “En­ten­te Cor­dial” fran­co-bri­tá­ni­ca, que so­la­men­te él pue­de lo­grar. Es, en efec­to, vie­jo ami­go del pri­mer ministro, We­lling­ton, y en In­gla­te­rra se le aco­ge gran­dio­sa­men­te, su nom­bre es aplau­di­do en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, la so­cie­dad se de­ja se­du­cir por sus fies­tas y ban­que­tes, tie­ne tan­ta in­ti­mi­dad con el ministro de Ex­te­rio­res, lord Pal­mers­ton, que es­te le lla­ma ca­ri­ño­sa­men­te Old Ta­lley (Vie­jo Ta­lley). La opo­si­ción lle­ga a acu­sar al Go­bierno británico de es­tar di­ri­gi­do por Ta­lley­rand. “Veo a Fran­cia do­mi­nán­do­nos a to­dos gra­cias al há­bil po­lí­ti­co que la re­pre­sen­ta”, true­na el mar­qués de Lon­don­derry en el Par­la­men­to.

Des­de Lon­dres Ta­lley­rand mue­ve los hi­los pa­ra la crea­ción de un nue­vo país, Bél­gi­ca. El Con­gre­so de Vie­na ha crea­do el Reino de Ho­lan­da y le ha re­ga­la­do Bél­gi­ca, pe­ro los bel­gas ca­tó­li­cos se sien­ten opri­mi­dos por una mo­nar­quía pro­tes­tan­te. Cuan­do Pa­rís se le­van­ta en la Re­vo­lu­ción de 1830, Bru­se­las si­gue su ejem­plo. El Con­gre­so Na­cio­nal Bel­ga pro­cla­ma la in­de­pen­den­cia y le ofre­ce la co­ro­na a Luis de Or­leans, hi­jo del rey Luis Fe­li­pe de Fran­cia. In­gla­te­rra des­con­fía, no quie­re que Bél­gi­ca se con­vier­ta en un sa­té­li­te de Fran­cia, pe­ro con mano iz­quier­da Ta­lley­rand pro­po­ne a Leo­pol­do de Sa­jo­nia-Co­bur­go. Se tra­ta de un prín­ci­pe ale­mán, pe­ro me­dio in­glés, por­que es viu­do de la prin­ce­sa de Ga­les, pre­ma­tu­ra­men­te fa­lle­ci­da. Es por tan­to irre­pro­cha­ble pa­ra Lon­dres, que ya no po­ne pe­gas a que un ejér­ci­to fran­cés en­tre en Bél­gi­ca pa­ra sos­te­ner­lo, cuan­do tras su co­ro­na­ción en ju­lio de 1831 Ho­lan­da le de­cla­ra la gue­rra al nue­vo país.

La cul­mi­na­ción de su em­ba­ja­da y de su ca­rre­ra po­lí­ti­ca es la fir­ma en 1834 del Tra­ta­do de la Cuá­dru­ple Alian­za, Fran­cia, In­gla­te­rra, Es­pa­ña y Por­tu­gal. Es al­go nue­vo, una coa­li­ción po­lí­ti­ca y mi­li­tar del li­be­ra­lis­mo eu­ro­peo, que in­clu­so en­vía tro­pas a lu­char en la I Gue­rra Car­lis­ta pa­ra sos­te­ner al Go­bierno isa­be­lino de Ma­drid, o a com­ba­tir en Por­tu­gal a los ab­so­lu­tis­tas. Des­pués de ese éxi­to his­tó­ri­co re­gre­sa a Fran­cia. En con­tras­te con el apre­cio del que go­za­ba en In­gla­te­rra, en Pa­rís tie­ne más enemi­gos que na­die, le lla­man el Sa­tán de las Tu­lle­rías y el

Dia­blo co­jo, pe­ro aún le ofre­cen ser je­fe del Go­bierno aun­que tie­ne más de 80 años. Se sien­te can­sa­do pa­ra el tra­ba­jo, pe­ro de­sig­na a quien lo ocu­pa­rá, Adolp­he Thiers, un pro­te­gi­do su­yo.

Has­ta el fi­nal, mo­vien­do los hi­los.

—1 1 — Ta­lley­rand, el Sa­tán de las Tu­lle­rías y el Dia­blo co­jo.

— 2 2 — Leo­pol­do de Sa­jo­nia-Co­bur­go, rey de los bel­gas, cuan­do era prín­ci­pe de Ga­les con­sor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.