La in­su­rrec­ción, a la es­pe­ra de un error

En su im­po­ten­cia, el in­de­pen­den­tis­mo pa­re­ce bus­car un in­ci­den­te que des­en­ca­de­ne la aten­ción internacional

Tiempo - - SUMARIO -

De la Es­pa­ña más ne­gra que­dan en Ca­ta­lu­ña, co­mo en la ma­yo­ría de te­rri­to­rios, ves­ti­gios ape­nas vi­si­bles, di­fu­mi­na­dos en­tre com­por­ta­mien­tos y nor­mas apa­ren­te­men­te com­pa­ti­bles con las mí­ni­mas exi­gen­cias de una de­mo­cra­cia ya con­va­li­da­da. In­vi­si­bles al me­nos has­ta el mo­men­to en el que de­ter­mi­na­das de­cla­ra­cio­nes y ac­ti­tu­des nos han ve­ni­do a re­cor­dar, ca­si a dia­rio, ese ADN anar­coi­de tan nues­tro, es­pe­cial­men­te arrai­ga­do en un sec­tor de la so­cie­dad ca­ta­la­na. Lo cu­rio­so del ca­so es que, aho­ra, en­tre los que en ma­yor me­di­da ani­man a la in­su­rrec­ción con­tra el Es­ta­do en­con­tre­mos al­gu­nos ape­lli­dos que cons­tru­ye­ron sus for­tu­nas en pleno fran­quis­mo.

Ha­ce unos días re­ve­la­ba Xa­vier Vidal-Folch en El País que “el Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat pla­nea pro­vo­car dra­mas de or­den pú­bli­co en torno al 1 de oc­tu­bre”, y aña­día: “Ar­tur Mas pos­tu­la, en pri­va­do, rea­li­zar ocu­pa­cio­nes ma­si­vas de edi­fi­cios es­tra­té­gi­cos”. La coor­di­na­do­ra del PDeCAT, Mar­ta Pas­cal, ha­bía di­cho ho­ras an­tes que los “sol­da­dos” de es­te par­ti­do es­tán dis­pues­tos a ha­cer “lo que ha­ga fal­ta” pa­ra que se ce­le­bre el re­fe­rén­dum. Si­mul­tá­nea­men­te, Oriol Jun­que­ras ele­va­ba el tono, pre­gun­tán­do­se en una ra­dio ami­ga: “¿Qué nos es­tán di­cien­do, que de­ja­rán a mis hi­jos en la ca­lle?”. Él, por mu­cho que le acha­quen cier­ta irres­pon­sa­bi­li­dad pa­ter­na, no se da por alu­di­do.

Los acon­te­ci­mien­tos se ve­nían pre­ci­pi­tan­do des­de que Puig­de­mont, un

pre­si­dent no con­va­li­da­do en las ur­nas, de­ci­dió que­mar las na­ves ex­pul­san­do del

Go­vern a lo que de sen­sa­to que­da­ba, pa-

La Unión Eu­ro­pea es­pe­ra una res­pues­ta con­tun­den­te del Es­ta­do a tan­ta in­sen­sa­tez

ra des­pués si­tuar al fren­te de los Mos­sos d’Es­qua­dra a un ti­po de es­ca­sa vo­ca­ción re­fle­xi­va, a un profesional de la des­ca­li­fi­ca­ción, a un con­tras­ta­do in­to­le­ran­te. O sea, al más inade­cua­do de los per­so­na­jes que ha­bía pa­ra di­ri­gir un cuer­po de se­gu­ri­dad del ta­ma­ño e im­por­tan­cia de los Mos­sos; aun­que, bien es cier­to, pue­de que el idó­neo pa­ra im­po­ner la apli­ca­ción de una ley an­ti­de­mo­crá­ti­ca no de­ba­ti­da por el Par­la­ment. Y to­do es­to pa­sa­ba mien­tras dis­tin­tas co­mi­sio­nes bi­la­te­ra­les Go­bierno cen­tral-Ge­ne­ra­li­tat si­guen ne­go­cian­do co­mo si tal co­sa no­ta­bles me­jo­ras de las com­pe­ten­cias de es­ta úl­ti­ma, se abren las puer­tas del Cen­tro de In­te­li­gen­cia con­tra el Te­rro­ris­mo y el Cri­men Or­ga­ni­za­do (Cit­co) a la Po­li­cía au­to­nó­mi­ca ca­ta­la­na, o el lobby a tres ban­das (Go­bierno del Es­ta­do, Go­vern y Ayun­ta­mien­to) pa­ra traer­se la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to a Bar­ce­lo­na si­gue ha­cien­do a con­cien­cia su tra­ba­jo.

La te­me­ri­dad siem­pre es una ten­ta­ción atrac­ti­va, mu­cho más que el car- gan­te ejer­ci­cio de cum­plir res­pon­sa­ble­men­te con las obli­ga­cio­nes asu­mi­das. Má­xi­me cuan­do te has ce­rra­do tan­tas puer­tas que ya no te que­da otra salida. El in­de­pen­den­tis­mo qui­so pri­me­ro se­du­cir, sa­lió por el mun­do a pro­cla­mar la bue­na nue­va y so­lo re­ci­bió por­ta­zos. Lo peor pa­ra Mas y Puig­de­mont es com­pro­bar que los paí­ses se­rios, em­pe­zan­do por los de la UE, sin ex­cep­ción re­le­van­te, es­pe­ran una res­pues­ta con­tun­den­te del Es­ta­do a tan­ta in­sen­sa­tez. Quie­ren que pier­da el se­pa­ra­tis­mo, y que se no­te que ha per­di­do. No con­vie­ne dar pie a otras aven­tu­ras, y me­nos en un mo­men­to en el que Eu­ro­pa as­pi­ra a con­fir­mar un cier­to re­sur­gi­mien­to.

La his­to­ria se re­pi­te

De es­te mo­do, hay quien pen­só que ha­bía que pa­sar del in­ten­to de se­duc­ción, frus­tra­do, a la pro­vo­ca­ción. Se es­tá bus­can­do un in­ci­den­te gra­ve, al­go que obli­gue a la BBC a abrir los in­for­ma­ti­vos: ¿la ocu­pa­ción del edi­fi­cio de la Te­le­fó­ni­ca, co­mo en el 37?; ¿una ac­ción vio­len­ta que dé lu­gar a la con­si­guien­te res­pues­ta po­li­cial y pa­ra la que no fal­ta­rán vo­lun­ta­rios?; ¿la de­ten­ción de un res­pon­sa­ble po­lí­ti­co? Por esas si­nuo­si­da­des tran­si­tan al­gu­nos teó­ri­cos del se­ce­sio­nis­mo, a la es­pe­ra de que Ma­drid co­me­ta un error, el error que lle­van es­pe­ran­do ha­ce se­ma­nas y que, a la vis­ta de la ma­la pin­ta del en­fer­mo, cuan­do acon­tez­ca ya no se­rá un error, sino una ne­ce­si­dad.

A to­do es­to, el PSOE de Pe­dro Sán­chez an­da en­re­da­do en un en­jam­bre de por­ta­vo­ces sin que aún se­pa­mos qué es exac­ta­men­te lo que pro­po­ne. Qui­ta de la deu­da, Con­se­jo de Jus­ti­cia... Se sa­can co­ne­jos de la chis­te­ra sin aten­der a lo esen­cial: el in­de­pen­den­tis­mo ha ro­to Ca­ta­lu­ña, ha des­tro­za­do el ca­ta­la­nis­mo, ha di­suel­to el na­cio­na­lis­mo dia­lo­gan­te y aho­ra se dis­po­ne a em­pon­zo­ñar las ins­ti­tu­cio­nes que si­guen me­re­cien­do el res­pe­to ciu­da­dano.

Con­ven­dría que Sán­chez pu­sie­ra or­den, y le­ye­ra la no­ve­la que Lo­ren­zo Sil­va de­di­ca a la fi­gu­ra del general Aranguren, Recordarán tu nom­bre (Pla­ne­ta). Re­co­no­ce­rá cier­tas ac­ti­tu­des. Y siem­pre se apren­de al­go. En es­te ca­so, y prin­ci­pal­men­te, que la his­to­ria, por des­gra­cia, sue­le re­pe­tir­se.

fo­to: ri­cArd cu­gAt

Reunión del Go­bierno ca­ta­lán el pa­sa­do 18 de ju­lio.

Agus­tín Va­lla­do­lid @Agus­tin2666

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.