Ve­ne­zue­la con­tra Ni­co­lás Ma­du­ro

La con­sul­ta con­vo­ca­da por la opo­si­ción mues­tra el gra­do de re­cha­zo con­tra el pre­si­den­te

Tiempo - - SUMARIO - Al­fon­so s. pa­lo­ma­res @as­pa­lo­ma­res

Un vien­to de desobe­dien­cia emo­cio­nal lle­vó a los ve­ne­zo­la­nos a acu­dir ma­si­va­men­te a las ur­nas pa­ra re­cha­zar el re­fe­rén­dum con­vo­ca­do por Ni­co­lás Ma­du­ro pa­ra ele­gir una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te que re­es­cri­ba una nue­va Cons­ti­tu­ción. Un tra­je cons­ti­tu­cio­nal que se adap­te al bo­li­va­ris­mo de Ma­du­ro. Los ve­ne­zo­la­nos lle­van más de cien días ma­ni­fes­tán­do­se con­tra un ré­gi­men in­efi­caz y re­pre­si­vo. Lo que pre­ten­día la opo­si­ción con es­ta con­sul­ta en las ur­nas era to­mar­le el pul­so al re­cha­zo po­pu­lar que agi­ta las ca­lles de Ve­ne­zue­la.

No se tra­ta­ba exac­ta­men­te de un re­fe­rén­dum, ya que no lo or­ga­ni­za­ba El Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral sino la Asam­blea Na­cio­nal, y no lo plan­tea­ba el Go­bierno sino la Me­sa de Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD), la pla­ta­for­ma que ar­ti­cu­la a to­da la opo­si­ción. No te­nía por lo tan­to va­li­dez ju­rí­di­ca, pe­ro sí un gran va­lor sim­bó­li­co, ya que me­di­ría la di­men­sión del re­cha­zo al pre­si­den­te. Más de sie­te mi­llo­nes de ciu­da­da­nos que vi­ven en el país o en el exterior acu­die­ron a vo­tar, una ci­fra im­pre­sio­nan­te si te­ne­mos en cuen­ta que la Cons­ti­tu­ción ac­tual la vo­ta­ron cua­tro mi­llo­nes.

En es­ta oca­sión no es­ta­ban abier­tos los 45.000 co­le­gios elec­to­ra­les de las elec­cio­nes nor­ma­les sino so­la­men­te

14.000. El Go­bierno des­apro­bó la con­sul­ta y ame­na­zó a los em­plea­dos pú­bli­cos y a los que son be­ne­fi­cia­rios de pro­gra­mas so­cia­les, pe­ro no va­lió de na­da, el fan­tas­ma del mie­do no asus­tó a na­die. Tam­po­co la vio­len­cia, a pe­sar de que en al­gu­nos co­le­gios hu­bo pre­sio­nes de los pa­ra­mi­li­ta­res y en el dis­tri­to Ca­tia de Caracas se pro­du­jo un se­rio en­fren­ta­mien­to que ter­mi­nó con un vo­tan­te ase­si­na­do y dos he­ri­dos. La con­vo­ca­to­ria te­nía tres pre­gun­tas a las que ha­bía que con­tes­tar “sí” o “no”: si los ve­ne­zo­la­nos acep­ta­ban una Cons­ti­tu­yen­te con­vo­ca­da sin la apro­ba­ción del pue­blo; si la Fuer­za Ar­ma­da Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na de­be de­fen­der la Cons­ti­tu­ción de 1999 y al Par­la­men­to; y el apo­yo o no a unas elec­cio­nes li­bres.

de­rro­ta mo­ral

que, al me­nos en un pri­mer mo­men­to, uti­li­zó un len­gua­je mo­de­ra­do in­vi­tan­do a la opo­si­ción a un nue­vo ci­clo de diá­lo­go por la paz. El mis­mo día del ple­bis­ci­to con­vo­ca­do por la opo­si­ción los

cha­vis­tas ha­bían con­tra­pro­gra­ma­do con el en­sa­yo de un si­mu­la­cro del re­fe­rén­dum con­vo­ca­do pa­ra la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te. Pa­re­ce que es­te en­sa­yo, se­gún al­gu­nos co­men­ta­ris­tas, tu­vo muy po­co éxi­to, a pe­sar de la pro­pa­gan­da lle­va­da a ca­bo por las te­le­vi­sio­nes y me­dios afi­nes.

El éxi­to de la opo­si­ción ha si­do cla­ro y cla­mo­ro­so, quie­re ex­plo­tar­lo pre­sio­nan­do al Go­bierno pa­ra que des­con­vo­que la Cons­ti­tu­yen­te, que de­ja­ría fue­ra de jue­go a la ac­tual Asam­blea Na­cio­nal. No pa­re­ce que Ma­du­ro es­té dis­pues­to a ha­cer esa con­ce­sión. La cri­sis en Ve­ne­zue­la ha ele­va­do su tem­pe­ra­tu­ra. Ve­re­mos si op­ta por el diá­lo­go co­mo di­jo Ma­du­ro al ver la ma­rea de la mo­vi­li­za­ción po­pu­lar. Y el Ejér­ci­to, ¿qué ha­rá el Ejér­ci­to? He ahí la gran in­cóg­ni­ta. Es­ta­mos en la ho­ra ce­ro de la cri­sis ve­ne­zo­la­na.

de paí­ses sud­ame­ri­ca­nos, en­tre ellos el co­lom­biano Andrés Pas­tra­na y el me­ji­cano Vi­cen­te Fox, ofi­cia­ron de ga­ran­tes del pro­ce­so. Los cin­co ex­man­da­ta­rios han coin­ci­di­do en des­ta­car el en­tu­sias­mo ma­si­vo de los vo­tan­tes. Ha­ce tiem­po que la opo­si­ción qui­so lle­var a ca­bo un re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio del man­da­to pre­si­den­cial, pre­vis­to por la Cons­ti­tu­ción, pe­ro Ma­du­ro hi­zo to­do lo po­si­ble por evi­tar­lo y lo evi­tó, por eso es­ta con­vo­ca­to­ria es una gran de­rro­ta mo­ral del pre­si­den­te ve­ne­zo­lano. La ma­si­va afluen­cia ha sor­pren­di­do a Ma­du­ro, que en es­ta oca­sión no ha usa­do su len­gua­je in­sul­tan­te y gro­tes­co pa­ra des­ca­li­fi­car a la opo­si­ción y sus se­gui­do­res sino

Los por­ta­vo­ces de los con­vo­can­tes han anun­cia­do que el 98% de los par­ti­ci­pan­tes vo­ta­ron “sí” a los tres apar­ta­dos. Los rec­to­res de las prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des de Ve­ne­zue­la y cin­co ex­pre­si­den­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.