en­tre­vis­ta. Daniel Ric­ciar­do

“in­ten­to ha­cer so­lo las co­sas que me ha­cen fe­liz”

Tiempo - - SUMARIO - Por mar­tin mo­ra­vec Fo­to: paul Crock/afp/getty images

El pi­lo­to aus­tra­liano Daniel Ric­ciar­do es un ti­po son­rien­te. Des­de 2014, es­te hom­bre oriun­do de Perth co­rre pa­ra el equi­po Red Bull de la Fór­mu­la 1.

P_ Se pa­sa la tem­po­ra­da de via­je con la Fór­mu­la 1. ¿Los años han mo­di­fi­ca­do pa­ra us­ted la idea de ho­gar y de fa­mi­lia?

R_ La fa­mi­lia si­gue sien­do im­por­tan­te, pe­ro cuan­do uno es­tá le­jos apren­de a va­lo­rar­la más. El tiem­po que com­par­ti­mos aho­ra tie­ne ma­yor ca­li­dad. Cuan­do ves a tu fa­mi­lia to­dos los días, po­si­ble­men­te no la apre­cias tan­to. Pe­ro no­so­tros siem­pre he­mos es­ta­do muy uni­dos. Cuan­do me mu­dé a Eu­ro­pa, aún es­ta­ba enamo­ra­do de Aus­tra­lia. No dis­fru­té Eu­ro­pa tan­to co­mo Aus­tra­lia. Siem­pre pen­sa­ba en es­tar en ca­sa en Na­vi­dad otra vez. Con el tiem­po apren­dí a apre­ciar otros ho­ga­res. Pe­ro mi ver­da­de­ro ho­gar es­tá en Aus­tra­lia.

P_ ¿Tie­ne al­gu­nos ri­tua­les al re­en­con­trar­se con fa­mi­lia y ami­gos?

R_ In­ten­to en­con­trar­me con to­dos mis ami­gos. Lue­go so­le­mos ha­cer mo­to­cross. Va­mos al de­sier­to y pa­sa­mos allí unos días sin te­lé­fono, so­lo pa­ra di­ver­tir­nos. Con mi fa­mi­lia in­ten­to pa­sar un buen tiem­po, co­mer bien jun­tos. Mi ma­dre siem­pre quie­re co­ci­nar pa­ra mí cuan­do es­toy en ca­sa. Y yo le per­mi­to esa ale­gría. Me ha­ce cos­to­let­ta alla mi­la­ne­se. Tam­bién ha­ce pas­tas, pe­ro in­ten­to no co­mer tan­to de eso. Lo que más me gus­ta son los ño­quis.

P_ ¿Le cues­ta más o me­nos que an­tes con­fiar en las personas?

R_ Creo que se vol­vió más sen­ci­llo con el tiem­po. Cuan­to ma­yor eres, más sa­bio. Te das cuen­ta an­tes si al­guien es digno de con­fian­za o no. Pe­ro yo no he te­ni­do es­te pro­ble­ma aún. Siem­pre in­ten­to dar­les pri­me­ro una opor­tu­ni­dad a las personas.

P_ Siem­pre se le ve son­rien­te. ¿Es us­ted fe­liz?

R_ Sí. No es ar­ti­fi­cial. Siem­pre fui un ni­ño fe­liz. Me gus­ta pa­sar­lo bien. No me gus­ta en­fa­dar­me. Hay épo­cas en las que tam­bién me enojo, pe­ro no me gus­tan. In­ten­to ha­cer so­lo las co­sas que me ha­cen fe­liz.

P_ A ve­ces a las personas de buen hu­mor se les echa en ca­ra fal­ta de se­rie­dad.

R_ En­tien­do lo que quie­re de­cir. Pe­ro yo pue­do cam­biar el in­te­rrup­tor sin pro­ble­ma. Es­te tra­ba­jo es di­ver­ti­do, pe­ro tam­bién es un asun­to se­rio. Cuan­do co­rro una ca­rre­ra, pue­do ha­cer am­bas co­sas.

P_ ¿Cuán­do se po­ne de mal hu­mor?

R_ Ge­ne­ral­men­te si es­toy can­sa­do o ten­go sue­ño. En­ton­ces no quie­ro ha­cer na­da. Cuan­do se jun­tan am­bas co­sas, es te­rri­ble [ríe]. Cuan­do en el cir­cui­to no ofrez­co el ren­di­mien­to del que soy ca­paz me en­fa­do. Es una opor­tu­ni­dad ser un pi­lo­to aquí y quie­ro jus­ti­fi­car esa opor­tu­ni­dad. Si no, me en­fa­do.

P_ ¿Có­mo ma­ne­ja la frus­tra­ción?

R_ Ge­ne­ral­men­te sir­ve adop­tar otra pers­pec­ti­va y mi­rar el cua­dro general. En­ton­ces la frus­tra­ción du­ra so­lo un par de ho­ras o un día. Es im­por­tan­te, in­clu­so des­pués de una ca­rre­ra que no es­tu­vo en­tre las me­jo­res, re­fle­xio­nar so­bre lo que uno pue­de me­jo­rar pa­ra no vol­ver a sen­tir lo mis­mo.

P_ ¿Frus­tra­ción o fe­li­ci­dad? ¿Cuál es la ma­yor fuen­te de ener­gía?

R_ La fe­li­ci­dad. Al­gu­nas de mis me­jo­res ca­rre­ras las co­rrí tras un fin de se­ma­na de di­ver­sión. [DPA]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.