Seis vi­das postolím­pi­cas

25 años des­pués de los Jue­gos Olím­pi­cos de Bar­ce­lo­na 92, TIEM­PO reúne a me­dia do­ce­na de nues­tros me­da­llis­tas

Tiempo - - SUMARIO - Por Mi­guel Amo­res

Mu­chos años des­pués, pa­sean­do por sus hec­tá­reas de al­go­do­na­les en An­dú­jar (Jaén), el ex­fon­dis­ta soriano Fer­mín Ca­cho ha­bía de re­cor­dar aque­lla tar­de re­mo­ta en que se en­te­ró de que Bar­ce­lo­na ha­bía si­do ele­gi­da pa­ra aco­ger los si­guien­tes Jue­gos Olím­pi­cos. Fue el 17 de oc­tu­bre de 1986, a la salida del ins­ti­tu­to. Ca­cho era en­ton­ces so­lo un jo­ven atle­ta pro­me­te­dor de 17 años y lo pri­me­ro que pen­só es que a él le gus­ta­ría par­ti­ci­par en esas olim­pia­das. Con el pa­so del tiem­po su am­bi­ción de­por­ti­va fue au­men­tan­do (“quie­ro es­tar en la fi­nal de 1.500”, “quie­ro es­tar en el po­dio”) has­ta que en 1991 ya so­lo te­nía un ob­je­ti­vo en la ca­be­za: ser cam­peón olím­pi­co. Eso fue al­go que se cum­plió el 8 de agos­to de 1992, en el es­ta­dio de Mont­juïc, cuan­do Ca­cho se con­vir­tió en el pri­mer gran icono del olim­pis­mo es­pa­ñol al im­po­ner­se con ab­so­lu­ta ro­tun­di­dad al res­to de sus ri­va­les en la fi­nal de 1.500 me­tros li­sos.

Hoy, 25 años des­pués de aque­lla ges­ta y ca­si 30 des­de aquel pri­mer pen­sa­mien­to so­bre Bar­ce­lo­na 92, Fer­mín Ca­cho es un hom­bre de 48 años, ca­sa­do y con cua­tro hi­jas. Des­de su re­ti­ra­da ofi­cial de 2003 (e in­clu­so an­tes) el exatle­ta soriano no ha de­ja­do de ha­cer co­sas fue­ra de las pis­tas. Lo pri­me­ro fue mon­tar a me­dias con el ex­cam­peón mun­dial de ma­ra­tón, su pai­sano Abel An­tón, un par de tien­das de­por­ti­vas en So­ria. Lue­go ad­qui­rió ac­cio­nes de un ho­tel de cua­tro es­tre­llas en esa mis­ma ciu­dad, que en los tiem­pos en Pri­me­ra Di­vi­sión del Nu­man­cia era el lu­gar ele­gi­do por la plan­ti­lla del Real Ma­drid pa­ra hos­pe­dar­se. En 1997 co­no­ció a su mu­jer y se fue a vi­vir a An­dú­jar, don­de fue con­ce­jal por el PSOE en­tre 2003 y 2011 y ase­sor de Deportes de la Dipu­tación de Jaén. Allí ad­qui­rió tie­rras

Fer­mín Ca­cho tu­vo un ho­tel de cua­tro es­tre­llas en So­ria don­de se hos­pe­da­ban los ju­ga­do­res del Real Ma­drid

que pos­te­rior­men­te con­vir­tió en al­go­do­na­les, y de cu­ya ad­mi­nis­tra­ción ac­tual­men­te se ocu­pa su cu­ña­do. Y du­ran­te to­do es­te tiem­po Ca­cho ha rea­li­za­do una in­ten­sa la­bor de con­fe­ren­cian­te por to­da Es­pa­ña. En sus via­jes siem­pre por­ta su me­da­lla olím­pi­ca, que de tan­to aje­treo ha aca­ba­do por per­der el es­mal­te de los bor­des.

Una me­da­lla de oro con los bor­des des­gas­ta­dos tal vez sea la me­jor me­tá­fo­ra del du­ro pro­ce­so de re­con­ver­sión que de­ben afron­tar los atle­tas olím­pi­cos cuan­do lle­ga el mo­men­to de la re­ti­ra­da. La glo­ria olím­pi­ca siem­pre es­ta­rá allí, a ve­ces en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de una na­ción en­te­ra, co­mo fue el ca­so de Fer­mín Ca­cho; pe­ro la vi­da si­gue, y tras la re­ti­ra­da, con re­glas muy dis­tin­tas a las de la al­ta com­pe­ti­ción. Ca­cho re­su­me con una fra­se esa pa­ra­dó­ji­ca si­tua­ción vi­tal en que que­dan los de­por­tis­tas de éli­te cuan­do, ge­ne­ral­men­te me­dia­dos los trein­ta, tie­nen que afron­tar el mo­men­to de su adiós: “De­ma­sia­do vie­jo pa­ra com­pe­tir, de­ma­sia­do jo­ven pa­ra la vi­da”.

En es­te pun­to, la tra­yec­to­ria la­bo­ral de un ex­cam­peón olím­pi­co es tan va­ria­da o más que la de al­guien in­ca­paz de ha­cer tres fle­xio­nes se­gui­das. El ejem­plo de Ca­cho, de em­pre­sa­rio de ar­tícu­los de­por­ti­vos a cul­ti­va­dor de al­go­dón pa­san­do por con­ce­jal del PSOE, es un ca­so tí­pi­co (aun­que ni mu­cho me­nos el más sor­pren­den­te) de que tras la glo­ria olím­pi­ca la vi­da real lle­va a los atle­tas por to­do ti­po de ve­ri­cue­tos vi­ta­les y la­bo­ra­les.

An­tes de na­da, es ne­ce­sa­rio acla­rar que ga­nar una me­da­lla olím­pi­ca no lle­va apa­re­ja­da nin­gún ti­po de re­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca tras la re­ti­ra­da del atle­ta. Los ex­cam­peo­nes olím­pi­cos no tie­nen el pri­vi­le­gio de los ex­pre­si­den­tes del Go­bierno, que tras su man­da­to go­zan de una pen­sión vi­ta­li­cia y un pues­to ase­gu­ra­do en el Con­se­jo de Es­ta­do.

La gran re­vo­lu­ción de Bar­ce­lo­na 92 fue que, dos años des­pués de que se apro­ba­ra su de­sig­na­ción co­mo se­de olím­pi­ca, en 1988, se pu­so en mar­cha el pro­gra­ma de be­cas ADO que per­mi­tió que los atle­tas pu­die­ran de­di­car­se pro­fe­sio­nal­men­te a su ac­ti­vi­dad de­por­ti­va. Sin em­bar­go, el gran pro­ble­ma de es­tas be­cas es que no da­ba de al­ta a sus be­ne­fi­cia­rios en la Se­gu­ri­dad So­cial. Se da­ba la pa­ra­do­ja (y aún se si­gue dan­do) de que cam­peo­nes olím­pi­cos que se ha­bían des­lo­ma­do du­ran­te años pa­ra con­se­guir

Fo­to: JE­SúS DomíNGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.