Car­ta del director

Tiempo - - SUMARIO - más in­for­ma­ción: @je­su­s_­ri­va­ses y en el blog de Je­sús Ri­va­sés en www.tiem­po­dehoy.com

ONa­die co­no­ce de ver­dad los ver­da­de­ros pla­nes de Oriol Jun­que­ras, ni sus ad­ver­sa­rios di­rec­tos del PDeCaT, ni, por su­pues­to, el Go­bierno de Ma­riano ra­joy

riol Jun­que­ras, vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y lí­der de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC), es un per­so­na­je neo­gó­ti­co, ca­tó­li­co y sen­ti­men­tal y tan com­ple­jo co­mo el mis­mo Mar­qués de Bra­do­mín ima­gi­na­do por Va­lle In­clán. El po­lí­ti­co in­de­pen­den­tis­ta, que por otra par­te man­tie­ne ex­ce­len­tes re­la­cio­nes per­so­na­les con la vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya

Sáenz de San­ta­ma­ría, ha con­se­gui­do ob­je­ti­vos no­ta­bles, co­mo lle­var al bor­de del abis­mo a sus ri­va­les del aho­ra PDeCAT de Car­les Puig­de­mont y Ar­tur Mas. Tam­bién ha lo­gra­do que cual­quier fra­ca­so del lla­ma­do pro­cés y de la jor­na­da de la con­sul­ta del 1-O se apun­ten en el de­be de sus ad­ver­sa­rios ex con­ver­gen­tes, por en­ci­ma in­clu­so de la pur­ga en el Go­bierno ca­ta­lán a la que obli­gó al pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y que, por su­pues­to, no afec­tó a nin­gún con­se­ller pro­ce­den­te de las fi­las de ERC. Ade­más, ni sus ad­ver­sa­rios y ri­va­les ca­ta­la­nes ni tam­po­co na­die en el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy pue­de cer­ti­fi­car cuá­les son las ver­da­de­ras in­ten­cio­nes de Jun­que­ras, el his­to­ria­dor eco­nó­mi­co de pro­fe­sión que con­si­guió ac­ce­so co­mo in­ves­ti­ga­dor a los ar­chi­vos se­cre­tos del Va­ti­cano, en cu­yos pa­si­llos co­no­ció –y char­ló en va­rias oca­sio­nes, in­clu­so de fút­bol, del Ba­rça y del Ba­yern de Mu­nich– al en­ton­ces car­de­nal Jo­seph

Rat­zin­ger, el que lue­go se­ría Be­ne­dic­to XVI, con­si­de­ra­do co­mo un pa­pa neo­gó­ti­co, un pon­tí­fi­ce fir­me en sus ideas –co­mo Jun­que­ras– pe­ro sin án­gu­los rec­tos.

Oriol Jun­que­ras es­tá en cen­tro del la­be­rin­to ca­ta­lán, pe­ro al mis­mo tiem­po lo so­bre­vue­la. Hay quie­nes creen que su ob­je­ti­vo, cons­cien­te de que la in­de­pen­den­cia es im­po­si­ble, es des­tro­zar po­lí­ti­ca­men­te al PDeCAT, al­go que ya tie­ne ca­si con­se­gui­do, ac­ce­der a la pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat y, des­de allí, sin re­nun­ciar a na­da, ne­go­ciar una nue­va si­tua­ción con el Go­bierno de Ra­joy. Otros, por el con­tra­rio, de­fien­den –y ape­lan a su ca­rác­ter sen­ti­men­tal– que ni ama­ga ni tam­po­co va de fa­rol, y que quie­re dar el gran pa­so a la in­de­pen­den­cia, le cues­te lo que le cues­te, por­que es­tá con­ven­ci­do de que cual­quier me­di­da en su con­tra le for­ta­le­ce­rá. Los pri­me­ros re­cuer­dan que, has­ta aho­ra, Jun­que­ras no ha fir­ma­do ni in­ter­ve­ni­do en na­da que le com­pro­me­ta le­gal­men­te. Los se­gun­dos es­gri­men que el lí­der de ERC pre­fie­re que pri­me­ro se achi­cha­rren

Puig­de­mont y los ex con­ver­gen­tes y que cuan­do ya es­tén fue­ra de jue­go, él ca­si en so­li­ta­rio to­ma­ría el re­le­vo y lle­ga­do el ca­so se con­ver­ti­ría en el már­tir in­de­pen­den­tis­ta. Una es­tra­te­gia tam­bién en­vol­ven­te, neo­gó­ti­ca en de­fi­ni­ti­va.

Car­les Puig­de­mont ha sa­li­do con más que ma­gu­lla­du­ras de la cri­sis-pur­ga de su Go­vern. El lío in­terno en su par­ti­do, el PDeCAT, va en au­men­to y ya hay quie­nes le acu­san de ac­tuar ca­si en con­ni­ven­cia con la CUP, al­go que es­pan­ta a los his­tó­ri­cos con­ver­gen­tes y a una bue­na par­te de su tra­di­cio­nal clien­te­la elec­to­ral, in­clui­da la lla­ma­da “bur­gue­sía ca­ta­la­na”, al­gu­nos de cu­yos miem­bros ad­mi­ten en pri­va­do que “em­pie­zan a te­ner mie­do”. Puig­de­mont ya ha es­ca­pa­do al con­trol del PDeCAT y aho­ra mu­chos re­cuer­dan que su nom­bre pa­ra

pre­si­dir la Ge­ne­ra­li­tat, cuan­do la CUP ve­tó a Ar­tur

Mas, lo su­gi­rió Be­net Sa­le­llas, uno de los im­pul­so­res del gru­po que li­de­ra en el Par­la­men­to ca­ta­lán An­na Ga­briel.

Puig­de­mont su­po que la co­rrien­te más mo­de­ra­da del PDeCAT pre­pa­ra­ba al­go con­tra él y, con la pre­sión aña­di­da de Jun­que­ras, que tam­bién te­nía ca­si to­dos los da­tos, se ade­lan­tó y mo­vió fi­cha en el

Go­vern y, por su­pues­to, en la lí­nea que que­ría el lí­der de ERC. Los pla­nes de los no in­de­pen­den­tis­tas del PDeCAT con­sis­tían en ha­cer im­plo­sio­nar al Eje­cu­ti­vo de Puig­de­mont, con­vo­car elec­cio­nes, pa­sar a la opo­si­ción –por­que son cons­cien­tes de su pró­xi­mo fra­ca­so en las ur­nas– y des­de allí re­com­po­ner el par­ti­do. Ar­gu­men­ta­ban que cuan­to más tiem­po pa­se peo­res se­rán sus re­sul­ta­dos en las ur­nas y que, cla­ro, siem­pre es me­jor ser opo­si­ción con un cier­to pe­so que que­dar­se al bor­de de la irre­le­van­cia. Puig­de­mont, sin em­bar­go, con el alien­to de Jun­que­ras en la nu­ca y Ar­tur Mas de gue­rri­lle­ro, ti­ró por la ca­lle de en­me­dio y obli­gó a su par­ti­do a res­pal­dar­le.

“En nin­gún mo­men­to de su his­to­ria con­tem­po­rá­nea Ca­ta­lu­ña ha­bía te­ni­do una po­lí­ti­ca y una di­rec­ción tan in­cons­cien­te co­mo la que tie­ne aho­ra”, es­cri­bía Jo­sep Pla en su cró­ni­cas de la Re­pú­bli­ca en mar­zo de 1932. Han pa­sa­do 85 años, pe­ro al­gu­nos ven pa­ra­le­lis­mos, en un mo­men­to en el que, co­mo afir­ma­ba el escritor ca­ta­lán en 1935, “la si­tua­ción es muy con­fu­sa y con­tra­dic­to­ria” y ca­si na­da es lo que pa­re­ce. Y si na­die sa­be lo que de ver­dad pien­sa Oriol Jun­que­ras, hay quie­nes tam­bién des­pis­tan, co­mo el aho­ra con­se­ller de Em­pre­sa, San­ti

Vi­la, con­si­de­ra­do mo­de­ra­do por mu­chos pe­ro que re­sis­te en el Go­vern de Puig­de­mont, mien­tras que pa­ra otros no es de fiar y so­lo es­pe­ra su opor­tu­ni­dad, al mis­mo tiem­po que man­tie­ne re­la­cio­nes cor­dia­les con mi­nis­tros de Ra­joy a los que les di­ce que, si no fue­ra ca­ta­lán, es­ta­ría en sus fi­las o muy cer­ca. To­do tam­bién muy neo­gó­ti­co y tan con­fu­so que in­clu­so un co­no­ci­do em­pre­sa­rio ca­ta­lán au­gu­ra­ba en Ma­drid la se­ma­na pa­sa­da, en una so­bre­me­sa pri­va­da, cla­ro, que to­do es­to aca­ba­rá con al­gún lí­der in­de­pen­den­tis­ta en la cár­cel. Es lo úl­ti­mo que quie­re Ra­joy y quién sa­be si lo que de ver­dad, de ama­go — en ama­go, per­si­gue Jun­que­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.