por la es­cua­dra

Tiempo - - SUMARIO - Luis Al­go­rri fa­ce­book.com/lui­sal­go­rri

El Ca­nal His­to­ria, ha­ce no mu­chos años, era una ani­mo­sa cro­no­pia­da en la que se es­for­za­ban en con­tar­te lo que di­ce el tí­tu­lo: la his­to­ria del mun­do. A ve­ces con muy po­cos me­dios, pe­ro se les no­ta­ba la bue­na in­ten­ción. Pa­ra con­tar­te la con­quis­ta de la Ga­lia, sa­lían ocho ro­ma­nos co­rrien­do de un se­to a otro con mu­cha pres­te­za; lue­go apa­re­cían otros ocho ga­los co­rrien­do en sen­ti­do con­tra­rio. Es­ta­ba cla­ro que los ac­to­res eran los mis­mos, pe­ro la idea se en­ten­día.

Aho­ra ese ca­nal se de­di­ca, muy ma­yo­ri­ta­ria­men­te, a con­ver­tir en pre­sun­to es­pec­tácu­lo la com­pra­ven­ta de cha­ta­rra (El pre­cio de la His­to­ria) y a ha­blar una y otra vez de los ex­tra­te­rres­tres que es­tán en­tre no­so­tros. Sa­len unos su­pues­tos ex­per­tos y ase­gu­ran que sí, que los hom­bre­ci­llos ver­des y de ojos sal­to­nes an­dan por to­das par­tes, asus­tan a los pi­lo­tos de los avio­nes, los cap­tan los ra­da­res y... cual­quier día apa­re­ce­rán, mohí­nos y ca­biz­ba­jos, en la co­la del pa­ro, por­que a esa ma­nía de to­mar a la gen­te por im­bé­cil le que­da, por fuer­za, muy po­co tiem­po. Aca­ba­rá con ella un ar­ti­lu­gio que ha sus­ti­tui­do en nues­tras vi­das a lo que des­de ha­ce cien­tos de años he­mos lla­ma­do al­ma: el te­lé­fono mó­vil.

Es­tos pro­gra­mas, co­mo tan­tos, vi­ven de la cre­du­li­dad de las bue­nas gen­tes y de las ga­nas que tie­nen mu­chas personas –las ra­zo­nes son muy va­ria­das– de creer en bru­jas, tras­gos, cuen­tos y apa­ri­cio­nes. Es de­cir, de creer en lo que se sa­le de lo nor­mal, de lo co­ti­diano, de lo de­mos­tra­ble y... abu­rri­do.

Por esa ra­zón, en los pro­gra­mas de ex­tra­te­rres­tres se re­cu­rre siem­pre a la mis­ma es­tra­ta­ge­ma: se ofre­cen imá­ge­nes bo­rro­sas, de ín­fi­ma ca­li­dad, tomadas por pre­sun­tos afi­cio­na­dos que ca­sual­men­te pa­sa­ban por allí y acer­ta­ron a sa­car la cá­ma­ra. ¿Y dón­de la sa­ca­ron? Pues don­de se sue­len de­jar ver los ex­tra­te­rres­tres, que es siem­pre en la quin­ta pu­ñe­ta: bos­ques, des­cam­pa­dos, pla­yas de­sier­tas en días nu­bla­dos, lu­ga­res le­ja­ní­si­mos y ape­nas po­bla­dos. Es cu­rio­so que lo mis­mo ha­ga siem­pre la San­tí­si­ma Vir­gen, que, cuan­do ha te­ni­do a bien ba­jar a la tie­rra pa­ra de­cir es­to o lo otro, so­lo se apa­re­cía a pas­tor­ci­llos, ni­ños más o me­nos avis­pa­dos o se­ño­ras de pue­blo que po­nían los ojos en blan­co con mu­chí­si­mo sa­le­ro (re­cuer­den la pe­lí­cu­la Los jue­ves, mi­la­gro, de Ber­lan­ga); ja­más se ha cor­po­rei­za­do Nues­tra Se­ño­ra ni ha dan­za­do el sol en la Ci­be­les, en la pla­ya de Be­ni­dorm una tar­de de agos­to, en el Ber­na­béu du­ran­te un clá­si­co ni en la ple­na­ria de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, con el éxi­to de crí­ti­ca y pú­bli­co que eso ha­bría te­ni­do.

Pues con los ex­tra­te­rres­tres ocu­rre igual. Se apa­re­cen na­da más que don­de hay tres pai­sa­ni­nes con una cá­ma­ra de mier­da que ja­más en­fo­ca co­mo es de­bi­do ni se es­tá quie­ta, con lo cual nun­ca sa­bes si lo que sa­le en la pan­ta­lla es una na­ve de Kry­pton o la fa­mo­sa te­te­ra de Ber­trand Rus­sell.

Eso tie­ne los días con­ta­dos. Aho­ra, cual­quie­ra de us­te­des lle­va en el bol­si­llo un mó­vil con una cá­ma­ra de 12 me­ga­pí­xe­les, una aber­tu­ra de f/1.7, es­ta­bi­li­za­dor óp­ti­co y au­to­en­fo­que lá­ser hí­bri­do. Prác­ti­ca­men­te to­do lo que pa­sa en el mun­do (in­clui­dos los des­cam­pa­dos) es im­pe­ca­ble­men­te gra­ba­do por un cha­val con el sán­sun o el ai­fo­ne. Den­tro de na­da, ya no va a ha­ber quien se crea las imá­ge­nes de pla­ti­tos de ca­fé pe­ga­dos a un hi­lo y des­en­fo­ca­das a pro­pó­si­to. Y la Ma­dre del Sal­va­dor se lo pen­sa­rá dos ve­ces an­tes de arries­gar­se a que la inocen­te pas­tor­zue­la le pi­da que se ha­ga un sel­fi con él pa­ra col­gar­lo en Fa­ce­book. Así que el Ca­nal His­to­ria ten­drá que vol­ver a sa­car a los ocho ro­ma­nos re­ver­si­bles. Y de­ja­re­mos de sen­tir que nos to­man por idio­tas. Es­tu­pen­do.

Con los ex­tra­te­rres­tres aca­ba­rá un ar­ti­lu­gio que, en nues­tras vi­das, ha sus­ti­tui­do al al­ma: el te­lé­fono mó­vil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.