La cró­ni­ca

Tiempo - - SUMARIO - Jo­sé one­to @one­to_p

Ha­ce unos días, cuan­do ya ha­bía em­pe­za­do la cuen­ta atrás del re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, fi­ja­do pa­ra el do­min­go 1 de oc­tu­bre, la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya

Sáenz de San­ta­ma­ría, la per­so­na de­sig­na­da por Ma­riano Ra­joy pa­ra coor­di­nar la po­lí­ti­ca a se­guir en el desafío más gra­ve que tie­ne el país des­de la de­mo­cra­cia, ha­cía una re­fe­ren­cia a la “so­bre­ac­tua­ción” y a la “so­bre­rreac­ción”, a pro­pó­si­to de la for­ma de ac­tuar del Go­bierno fren­te al pro­cés: “La fuer­za de las le­yes no ne­ce­si­ta una so­bre­ac­tua­ción ni una so­bre­rreac­ción del Go­bierno”.

Era la res­pues­ta de la vi­ce­pre­si­den­ta a la pre­gun­ta so­bre la po­si­bi­li­dad de que el Go­bierno re­cu­rra al ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción y sus­pen­da de­ter­mi­na­das com­pe­ten­cias de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra evi­tar el re­fe­rén­dum. El ar­tícu­lo 155 es de los po­cos re­cur­sos del Eje­cu­ti­vo pa­ra im­pe­dir la rup­tu­ra de Ca­ta­lu­ña con Es­pa­ña y, con esa res­pues­ta tan me­di­da, lo que pa­re­ce de­du­cir­se es que, aho­ra, la apli­ca­ción de ese ar­tícu­lo es­tá des­car­ta­da.

Des­car­ta­da por­que no ha ha­bi­do es­tos úl­ti­mos me­ses la me­nor mues­tra de ac­tua­ción ni de reac­ción (por lo que no pue­de ha­blar­se de so­bre­ac­tua­ción y so­bre­rreac­ción), al mar­gen de los re­cur­sos en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, an­te una si­tua­ción que se agra­va día a día, sin que se se­pa cuál es el plan del Go­bierno ni cuál es el plan B, ni si hay un plan C.

Son aho­ra los ex­per­tos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas los que han he­cho pú­bli­co que

A diez se­ma­nas del re­fe­rén­dum, con la si­tua­ción agra­ván­do­se día a día y des­car­ta­do el ar­tícu­lo 155, el mis­te­rio más ab­so­lu­to en­vuel­ve los pla­nes del Go­bierno fren­te al desafío

ya es de­ma­sia­do tar­de pa­ra apli­car el ar­tícu­lo 155, que es­ta­ble­ce que “si una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma no cum­plie­re las obli­ga­cio­nes que la Cons­ti­tu­ción u otras le­yes le im­pon­gan, o ac­tua­re de for­ma que aten­te gra­ve­men­te al in­te­rés general de Es­pa­ña, el Go­bierno, pre­vio re­que­ri­mien­to al pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad y, en el ca­so de no ser aten­di­do, con la apro­ba­ción por ma­yo­ría ab­so­lu­ta del Se­na­do, po­drá adop­tar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra obli­gar a aque­lla al cum­pli­mien­to for­zo­so de di­chas obli­ga­cio­nes”· Lo gra­ve es, co­mo re­cor­da­ba re­cien­te­men­te Jor­ge de Es­te­ban en el pe­rió­di­co El Mun­do, que pa­ra la apli­ca­ción de ese ar­tícu­lo hu­bie­ra he­cho fal­ta que se desa­rro­lla­ra con­ve­nien­te­men­te, por­que “pa­ra su eje­cu­ción hay que se­guir las re­glas pro­ce­di­men­ta­les que se re­co­gen en el ar­tícu­lo 189 y en otros com­ple­men­ta­rios del Re­gla­men­to del Se­na­do”

Así, el pro­ce­so co­mien­za con la re­mi­sión del Go­bierno al Se­na­do de un in­for­me en el que se de­ta­lle el con­te­ni­do y el al­can­ce de las me­di­das de con­trol que pre­ten­da adop­tar. En el es­cri­to de­be in­cluir­se jus­ti­fi­can­te de ha­ber rea­li­za­do el co­rres­pon­dien­te re­que­ri­mien­to al pre­si­den­te au­to­nó­mi­co im­pli­ca­do, así co­mo las prue­bas que de­mues­tren el in­cum­pli­mien­to por par­te de es­te. El in­for­me se­rá so­me­ti­do a la con­si­de­ra­ción de la Me­sa del Se­na­do que, a su vez, lo tras­la­da­rá a la Co­mi­sión de las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas o pro­ce­de­rá a cons­ti­tuir una co­mi­sión es­pe­cial que ana­li­ce la pe­ti­ción del Go­bierno y dé una res­pues­ta ra­zo­na­da so­bre si pro­ce­de o no apro­bar su so­li­ci­tud. En di­cha res­pues­ta pue­den in­cluir­se con­di­cio­nes, mo­di­fi­ca­cio­nes o li­mi­ta­cio­nes a la mis­ma.

En ca­so de dar luz ver­de a la de­man­da del Eje­cu­ti­vo, la co­mi­sión de­be re­que­rir por me­dio del pre­si­den­te de la Cá­ma­ra al pre­si­den­te de la au­to­no­mía afec­ta­da pa­ra que en un pla­zo de­ter­mi­na­do en­víe al Se­na­do cuan­tos in­for­mes, es­tu­dios, da­tos y ale­ga­cio­nes crea opor­tu­nos pa­ra de­fen­der su pos­tu­ra y, ade­más, de­sig­ne a la per­so­na que asu­mi­rá la re­pre­sen­ta­ción de sus in­tere­ses. Cum­pli­dos to­dos es­tos trá­mi­tes, se so­me­te a vo­ta­ción en el Se­na­do, que aho­ra es­tá de va­ca­cio­nes has­ta sep­tiem­bre. Es de­cir que te­ne­mos los pla­zos ca­du­ca­dos.

¿So­lu­ción que se ma­ne­ja? La apli­ca­ción de la Ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal. Esa nor­ma­ti­va, apro­ba­da en 2015 en vir­tud de un acuer­do en­tre el Par­ti­do Po­pu­lar y el PSOE, fa­cul­ta al je­fe del Eje­cu­ti­vo pa­ra de­cre­tar una “si­tua­ción de in­te­rés pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal” y or­ga­ni­zar una es­truc­tu­ra que ga­ran­ti­ce “la de­fen­sa de Es­pa­ña y sus prin­ci­pios y va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les”. El tex­to es cla­ro: “Se en­ten­de­rá por se­gu­ri­dad na­cio­nal la ac­ción del Es­ta­do di­ri­gi­da a pro­te­ger la li­ber­tad, los de­re­chos y bie­nes­tar de los ciu­da­da­nos”. La Ley de Se­gu­ri­dad con­tem­pla que el je­fe del Eje­cu­ti­vo asu­ma una se­rie de fun­cio­nes pa­ra po­der dar ór­de­nes en to­dos los ám­bi­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción, in­clu­yen­do las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do y es­ta­ble­ce que “la si­tua­ción de in­te­rés pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal se de­cla­ra­rá por el pre­si­den­te del Go­bierno me­dian­te real de­cre­to”. La de­cla­ra­ción de es­ta “si­tua­ción de in­te­rés pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal” de­be in­cluir “la de­fi­ni­ción de la cri­sis” “el ám­bi­to geo­grá­fi­co del te­rri­to­rio afec­ta­do” y “la du­ra­ción y, en su ca­so, po­si­ble pró­rro­ga”. Asi­mis­mo, con­tem­pla la po­si­bi­li­dad del “nom­bra­mien­to de una au­to­ri­dad fun­cio­nal”, en cu­yo ca­so se de­ben “de­ter­mi­nar sus com­pe­ten­cias pa­ra di­ri­gir y coor­di­nar las ac­tua­cio­nes que pro­ce­dan”.

Pe­ro la reali­dad es que, en vís­pe­ras de las va­ca­cio­nes y a diez se­ma­nas del re­fe­rén­dum, el mis­te­rio más ab­so­lu­to en­vuel­ve las in­ten­cio­nes del Go­bierno, que so­lo in­sis­te en que el re­fe­rén­dum no se ce­le­bra­rá, y por el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos so­lo pue­de es­tar con­di­cio­na­do por la cri­sis que vi­ve el Eje­cu­ti­vo de la Ge­ne­ra­li­tat, que ha pur­ga­do a tres de sus con­se­je­ros por im­po­si­ción de Oriol Jun­que­ras y por las re­sis­ten­cias que han sa­li­do a re­lu­cir a apo­yar un re­fe­rén­dum que pue­de te­ner re­per­cu­sio­nes en el pa­tri­mo­nio de quie­nes lo or­ga­ni­cen... Y, cla­ro, eso... ni to­car­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.