El VEn­di­do

Tiempo - - ACTUALIDAD -

El pa­sa­do mes de no­viem­bre, una se­ma­na des­pués del triun­fo de Trump en las ur­nas, la ga­la li­te­ra­ria más im­por­tan­te de Es­ta­dos Uni­dos, la en­tre­ga de los Na­tio­nal Book Awards, des­pe­día ocho años de Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma con una suer­te de apo­teo­sis de las le­tras afro­ame­ri­ca­nas. Tres de los cua­tro pre­mios en la reunión anual de la li­te­ra­tu­ra más in­flu­yen­te del pla­ne­ta fue­ron a pa­rar aque­lla no­che a au­to­res ne­gros. Se re­for­za­ba así una lí­nea que ya en 2015 ha­bía sa­lu­da­do la irrup­ción de un en­sa­yo for­mi­da­ble, En­tre el mun­do y yo, de Ta-Nehe­si Coa­tes, y que so­lo un mes an­tes de la ga­la, en oc­tu­bre de 2016, ha­bía co­no­ci­do un nue­vo es­tí­mu­lo con la con­ce­sión a El

ven­di­do, de Paul Beatty, del Man Boo­ker Pri­ze, uno de los re­co­no­ci­mien­tos más co­di­cia­dos del ám­bi­to li­te­ra­rio. Era, por cier­to, la pri­me­ra vez que un escritor nor­te­ame­ri­cano ob­te­nía el pre­mio des­de que en 2014 el Boo­ker se abrie­ra a sus co­le­gas del otro la­do del char­co. Malpaso pu­bli­ca aho­ra la no­ve­la de Beatty, quien hu­bo de ver có­mo die­ci­sie­te editoriales in­gle­sas re­cha­za­ron su obra, lo cual in­si­núa lo in­có­mo­do y fe­roz de su li­bro. En efec­to, El ven­di­do no es un tex­to ama­ble, pe­ro na­die di­jo que la li­te­ra­tu­ra de­ba ser­lo. Muy al con­tra­rio. La li­te­ra­tu­ra, al me­nos la que me­re­ce ese nom­bre, tie­ne que ver con la in­quie­tud y con el desa­so­sie­go. Y si bien El ven­di­do es un li­bro di­ver­ti­dí­si­mo, que po­ne al lec­tor en la ór­bi­ta de la car­ca­ja­da a me­nu­do, re­ga­la una ri­sa car­ga­da de ma­la uva, que jus­ti­fi­ca un es­ca­lo­frío en la mé­du­la. La sá­ti­ra co­mo revelación de mi­se­rias y de­for­mi­da­des. La sá­ti­ra co­mo ex­trac­ción de la pie­dra de la lo­cu­ra. La sá­ti­ra co­mo tra­duc­ción a cier­to es­pe­ran­to de la in­te­li­gen­cia de las más ab­sur­das es­pe­ran­zas y de las más pre­ca­rias reali­da­des. Acep­tan­do que la ra­za nun­ca ha si­do la ma­dre del ra­cis­mo, sino su hi­ja in­de­sea­da, Beatty da una vuel­ta de tuer­ca al pe­lia­gu­do asun­to y re­tra­ta la vi­da de un es­plén­di­do bo­ca­zas, ape­lli­da­do Yo, quien, si­guien­do una ló­gi­ca dis­pa­ra­ta­da, con­du­ce el de­ba­te ra­cial has­ta la pa­ra­do­ja. ¿Qué ha­cer con un ne­gro que, pa­ra pre­ser­var la exis­ten­cia de un en­torno que se des­mo­ro­na, pro­mue­ve el se­gre­ga­cio­nis­mo co­mo lí­mi­te y de­fen­sa na­tu­ral? ¿Es el se­ñor Yo un ra­cis­ta al cua­dra­do, un idio­ta o un cla­ri­vi­den­te? ¿Exis­te una ra­zón de la ne­gri­tud, un gue­to emo­cio­nal inefa­ble, o de­trás de to­do esen­cia­lis­mo so­lo se es­con­de otro nom­bre pa­ra la ig­no­ran­cia? Fic­ción in­co­mo­dí­si­ma pa­ra los de den­tro y pa­ra los de fue­ra (pe­ro ¿hay un den­tro y un fue­ra?), Beatty ha arri­ma­do el as­cua tu­te­lar de la iro­nía a una sar­di­na que no se de­ja pes­car fá­cil­men­te, la de una hu­ma­ni­dad es­cin­di­da en gra­dos de pig­men­ta­ción. El re­sul­ta­do, des­lum­bran­te des­de el pun­to de vis­ta li­te­ra­rio, es un no­ve­lón que me­re­ce ser si­tua­do, des­de ya, jun­to a otros gran­des epi­so­dios de la sá­ti­ra nor­te­ame­ri­ca­na, ca­so de La ho­gue­ra pú­bli­ca, de Ro­bert Coo­ver, Tram­pa 22, de Jo­seph He­ller, o Ka­roo, de Ste­ve Te­sich.

Ri­car­do me­nén­dez sal­món

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.