Re­tro­pla­gio

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - jo­sé antonio ma­ri­na

Aveces he sen­ti­do la dis­pa­ra­ta­da im­pre­sión de que al­guien me ha­bía pla­gia­do co­sas que yo no ha­bía pu­bli­ca­do to­da­vía, pe­ro que es­ta­ba a pun­to de ha­cer­lo. Eso me ha su­ce­di­do con la apa­ri­ción del li­bro de Yu­val Noah Ha­ri­ri De ani­ma­les a dio­ses, cu­yas te­sis coin­ci­dían asom­bro­sa­men­te con las que yo es­ta­ba de­fen­dien­do en Tra­ta­do de fi­lo­so­fía zoom. Am­bos man­te­ne­mos que la his­to­ria real ha es­ta­do mo­vi­da por po­de­ro­sas fic­cio­nes. Las nor­mas so­cia­les que sus­ten­ta­ron las gran­des co­mu­ni­da­des se ba­sa­ban en la creen­cia en mi­tos com­par­ti­dos. Creemos en un or­den par­ti­cu­lar no por­que sea ob­je­ti­va­men­te cier­to, sino por­que da un sen­ti­do –tal vez te­rri­ble– a la ac­ción co­lec­ti­va. Re­cuer­den la mi­to­lo­gía na­zi. Pa­ra que el or­den ima­gi­na­do se man­ten­ga, de­be ol­vi­dar­se o no ad­mi­tir que es una fic­ción ima­gi­na­da. Po­de­mos po­ner co­mo ejem­plo el na­cio­na­lis­mo. Es un mi­to, una fic­ción in­ven­ta­da a lo lar­go de la his­to­ria pa­ra au­nar vo­lun­ta­des mo­vi­li­zan­do sen­ti­mien­tos. Pe­ro in­clu­so es­tos sen­ti­mien­tos que nos pa­re­cen es­pon­tá­neos es­tán ya tro­que­la­dos por las fic­cio­nes so­cia­les en que na­ce­mos.

De­fen­der las fic­cio­nes co­mo si fue­ran reali­da­des na­tu­ra­les ina­mo­vi­bles es una ten­ta­ción per­ma­nen­te y pe­li­gro­sa. Na­cie­ron –los na­cio­na­lis­mos tam­bién– co­mo soluciones in­ven­ta­das pa­ra pro­ble­mas pro­fun­dos, y so­lo se las pue­de dis­cu­tir en el mar­co de un “prag­ma­tis­mo de la fic­ción”, sin ape­lar a le­yes na­tu­ra­les per­ma­nen­tes. Es­ta­ría dis­pues­to a dis­cu­tir so­bre la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, pon­go por ejem­plo, den­tro de un mar­co que re­co­no­cie­ra que no es­ta­mos ha­blan­do de esen­cias trans­cen­den­ta­les, sino de for­mas más o me­nos efi­cien­tes

Hay ideas que es­tán en el am­bien­te, y que pue­den cris­ta­li­zar al mis­mo tiem­po en va­rias ca­be­zas

de arre­glar los con­flic­tos y las am­bi­cio­nes hu­ma­nas. Los na­cio­na­lis­mos esen­cia­lis­tas han si­do siem­pre un pe­li­gro, co­mo lo son las afir­ma­cio­nes esen­cia­lis­tas de cas­tas, cla­ses so­cia­les, cul­tu­ras o dog­mas re­li­gio­sos. Son fru­tos de la his­to­ria y, si so­mos in­te­li­gen­tes, de­be­mos co­no­cer su evo­lu­ción pa­ra no de­jar­nos atra­par en la tram­pa mor­tal de con­si­de­rar reali­da­des lo que no son más que ór­de­nes ima­gi­na­rios, fic­cio­nes crea­das por la in­te­li­gen­cia hu­ma­na. Vuel­vo a mi sen­sa­ción de re­tro­pla­gio, de ser pla­gia­do por ade­lan­ta­do. Tie­ne una jus­ti­fi­ca­ción. Hay ideas que es­tán en el am­bien­te, y que pue­den cris­ta­li­zar al mis­mo tiem­po en va­rias ca­be­zas.

Isaac New­ton y Gott­fried Leib­niz in­ven­ta­ron el cálcu­lo in­fi­ni­te­si­mal por se­pa­ra­do. El oxí­geno fue des­cu­bier­to en 1774 por Jo­seph Priestley en Lon­dres, y por Carl Wil­helm Schee­le en Sue­cia. John Na­pier y Henry Briggs desa­rro­lla­ron los lo­ga­rit­mos en In­gla­te­rra, mien­tras que Joost Bür­gi lo hi­zo en Sui­za. Y la ra­dio fue in­ven­ta­da si­mul­tá­nea­men­te al­re­de­dor de 1900 por Gui­ller­mo Mar­co­ni y Ni­ko­la Tes­la. En el am­bien­te es­tá la con­vic­ción de que los na­cio­na­lis­mos son una fic­ción que ha ol­vi­da­do que lo es y que ne­ce­si­ta man­te­ner­se a ba­se de cre­du­li­dad emo­cio­nal. Eso es lo que los ha­ce apa­re­cer, an­te el pen­sa­mien­to crí­ti­co, co­mo una fic­ción que pu­do re­sul­tar útil en su mo­men­to, pe­ro que ha de­mos­tra­do que crea más pro­ble­mas de los que re­suel­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.