GuE­rra po­lí­ti­ca

Tiempo - - ECONOMIA -

En pa­ra­le­lo a la ex­pan­sión del ne­go­cio, mu­chas ca­jas de aho­rros se ha­bían con­ver­ti­do en au­tén­ti­cos bra­zos eje­cu­to­res de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de los Go­bier­nos de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. El pe­so de los po­lí­ti­cos en las de­ci­sio­nes de es­tas ins­ti­tu­cio­nes era muy im­por­tan­te y en Ca­ja Ma­drid, a par­tir de 2008, se abrió una au­tén­ti­ca ba­ta­lla cam­pal so­te­rra­da que era fiel re­fle­jo de la no me­nos cruen-

ta gue­rra in­ter­na que en aque­llos años su­fría el PP, tras ha­ber per­di­do las elec­cio­nes de 2004 y 2008 an­te el PSOE de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro.

En con­cre­to, la pug­na en­tre Es­pe­ran­za Agui­rre, por aquel en­ton­ces pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, con Ma­riano Ra­joy y Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón lle­gó tam­bién a los des­pa­chos de Ca­ja Ma­drid, don­de se lu­cha­ba a bra­zo par­ti­do por co­lo­car al can­di­da­to a pre­si­den­te. Es­pe­ran­za Agui­rre apos­ta­ba por su del­fín de en­ton­ces, Ig­na­cio Gon­zá­lez (hoy en pri­sión). Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón era par­ti­da­rio de la con­ti­nui­dad de Ble­sa un man­da­to más y Ma­riano Ra­joy aca­bó me­dian­do en el con­flic­to pa­ra po­ner a quien fi­nal­men­te lle­gó a la pre­si­den­cia de la en­ti­dad en 2010, y que no era otro que Ro­dri­go Ra­to.

Ble­sa, que siem­pre ha­bía es­ta­do en ca­si to­das las qui­nie­las pa­ra pre­si­dir gran­des em­pre­sas pri­va­ti­za­das en la eta­pa de Az­nar, co­mo Te­le­fó­ni­ca, En­de­sa o Ar­gen­ta­ria (que aca­bó des­pués en la ór­bi­ta de BBVA), con­fe­sa­ba el día de su sus­ti­tu­ción por Ra­to, en enero de 2010, que en su caí­da ha­bía ha­bi­do “de­ma­sia­do rui­do”, y no se re­fe­ría pre­ci­sa­men­te al me­diá­ti­co, sino al po­lí­ti­co.

Ya co­mo ex­ban­que­ro, con más de 60 años, con re­cur­sos eco­nó­mi­cos su­fi­cien­tes y con una nue­va pa­re­ja a la que ha­bía co­no­ci­do en Ca­ja Ma­drid y con la que aca­bó ca­sán­do­se, a Ble­sa se le aso­cia­ba con un ho­ri­zon­te apa­ci­ble en el que te­nían ca­bi­da sus gran­des afi­cio­nes de vi­da so­cial in­ten­sa y la ca­za, que le ha­bía lle­va­do a re­co­rrer me­dio mun­do en bus­ca de pie­zas úni­cas. Pe­ro to­do eso se trun­có de gol­pe en 2013 cuan­do en­tró por dos ve­ces en la pri­sión de So­to del Real.

Su vi­da des­de en­ton­ces nun­ca fue igual. Hu­bo un an­tes y un des­pués de Mi­guel Ble­sa tras su pa­so por la cár­cel. Las ac­ti­vi­da­des so­cia­les re­gis­tra­ron un ba­jón muy im­por­tan­te y de­jó de la­do las gi­ras en bus­ca de ani­ma­les úni­cos a los que dar ca­za. In­clu­so an­ti­guos ami­gos y personas in­flu­yen­tes del PP de­ja­ron de tra­tar­le tan asi­dua­men­te co­mo an­tes. Ade­más, se ini­cia­ba por aquel en­ton­ces el pro­ce­so que aca­ba­ría con él mis­mo y con Ro­dri­go Ra­to, impu­tados y con­de­na­dos por el uso de las tar­je­tas

black. La vi­da ju­di­cial del ex­ban­que­ro ha si­do muy in­ten­sa en los años pre­vios a su muer­te.

ble­sa te­nía muy po­cas po­si­bi­li­da­des de li­brar­se de va­rios años en pri­sión y aún te­nía otro jui­cio pen­dien­te con pe­ti­ción de cár­cel

apo­yo Al­ber­to Rui­zGa­llar­dón apo­yó a Mi­guel Ble­sa pa­ra que si­guie­ra en Ca­ja Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.